domingo, 19 de febrero de 2017

Trato de no sucumbir ante la perspectiva de convertirme en un hombre supersticioso. No me dejo intimidar por la inexorable ley que rige el destino, a pesar de mis habituales románticos lamentos acerca del paso del tiempo. Sin embargo, creo que estoy abocado a entonar con viva voz el dicho popular "¡ meigas haberlas, haylas!"
La Smith dragon bait tenía que quebrar, sí o sí, era cuestión de fuero. Hace unas semanas me libré literalmente de la muerte, con solo unos rasguños. La vara salió ilesa, si bien mi certate pasó al taller sine die.

Ayer tarde eché unas varadas para comprobar la efectividad de los nuevos colores del Sandy. En un lance, enganche el vinilo y rompió el blank de la caña. Ante estos avatares, más bien comunes, lo normal es que rompa el bajo de línea ( que además no era muy potente, de unas 25 lb). Pero ya van al menos tres veces con esta que sucumbe el blank. Y no hay respuesta, porque te quedas con la duda acerca de la viabilidad del mismo, de su calidad y resistencia ante una flexión máxima.

Con el freno del Clash regulado a un 60 ℅ más o menos, creo que no debería haber roto, salvo que tuviera algún golpe oculto tras la caída o que el blank Smith no tenga la calidad esperada. Al final me quedo prematuramente si está caña de spinning y veré si intento pedir un recambio o me olvido del tema.

 Os dejo unas fotos del Sandy. El head light engañó varias lubinas, que fueron devueltas. Este inicio de año no encuentro el momento para dar por comenzada la temporada. Voy muy poco a pescar y por mi zona más cercana. Buscaré ánimo para intentarlo por otras posturas, pero me siento bajo de energía. Ya veremos...










viernes, 17 de febrero de 2017

Llegué ahora al Faro (Mera). Poco mar, pero parece que tira de NO. Ya no me cambio. A ver estos días si puedo echar unos lances.



 No hay fecha en el calendario marcada con la palabra “robalo”.  Cada marea  ahí quisiera estar, pero no puede ser. Ese cordón umbilical se desconecta, y me entristece. Sería un apéndice más, de esa peña que el mar bate; sería ese viejo barbudo de aspecto desaliñado, caña en mano; sería ese bohemio, de caseta de madera y fuego de leña; sería el vigía, con otero desde el cantil que da a la playa virgen; sería ese personaje extraño, atribulado, filósofo del salitre…soy un cincuentón, con limitaciones cada luna más evidentes: el cuerpo, se resiente; el tiempo, en decadencia; la lubina, ausente. Y sería ése, portador de la vara entre pinos de ribera, siempre de reojo viendo la resaca, ahí abajo, donde baja a ese pedrero del cual los cangrejos escapan. Ahí estaría ese hombre, meditando  en soledad, en la más profunda y melancólica postura de pescador empedernido, de drogadicto de la espuma, del aroma a algas, del tacto de la piel del robalo cobrado. Envejecemos,   sí; pero el mar… el mar  también se muere

martes, 14 de febrero de 2017

Compré el de 62 gramos, blister combo porque quería ver y probar las cabezas específicas. No sé qué opinarán las roballizas, pero yo flipo...



Iba a probarlos, pues tengo un par de horas libres. Pero llueve a mares, así que ahí os envío fotos y comentarios, desde el coche.


"Head light" quizá el que cuente con más posibilidades, pues este verde apagado y esa mancha amarilla son excelentes detalles.



Qué bonito es el "salted herring". Tono violáceo muy oscuro combinado con un claro y purpurina azul cielo.




"Clear Sky" cielo claro, en el que destaca cierto resalte de las costillas en flanco.



"Tequila sunrise" que dará muchísimo juego en cambios de  luz y en aguas de espuma.



Increíble, este "robo cod" : oscuro dorso, línea lateral marcada, aleta pectoral pardo rojiza, vientre fluo, cabeza plata y rasgos en rojo sangre...







El fin de semana viro al final, de sudeste a sudoeste. Ahora llueve, intensamente a intervalos. El domingo hice unos lances, por mi zona. Ni atisbo de lubinas.

Sumé dos colores más del Z ser upper 125 S. No quiero dejar en el olvido este jerk tan impresionante.


El bay guizzard shad responde a una librea tan bien conseguida que tendrá jornadas gloriosas. Ese tono gris plata sin estridencias junto a esas  manchas craneales resumen una perfecta combinación.

El staines gold corresponde al clásico oscuro en lomo y oro en flancos. Este color, y sus variantes, siempre me han dado buen resultado en aguas "blancas".




jueves, 9 de febrero de 2017

Funciona bien. No tiene la suavidad de un certate ni desarrolla la potencia del saltiga. La línea sale rápido. El asa del pick-up queda fija en una buena posición, que no interfiere con posición de los dedos durante el lance. La recuperación  se hace fácil y veloz gracias a un ratio elevado y una manivela práctica. El cierre es muy eficaz. La línea se ajusta a la hendidura del guía hilos. No he tenido problemas de ovillos. El PE se acumula perfectamente. El freno se regula enseguida. La adaptación es sencilla, de juego de niños.

Ahora requiere horas de trato duro. Veremos cuántas jornadas resiste.




Penn Clash 4000. 1ª review

Me he adaptado tanto a las propuestas del tándem Daiwa/Shimano que me cuesta salir de este entorno. Las colecciones se amplían año tras año hasta un punto en que resulta difícil interpretar qué quieren demostrar ambos fabricantes.  Para un pescador como yo, la información dista mucho de ser eficaz, pese a la ingente cantidad de elementos con que me encuentro, especialmente en  internet. Sí  he percibido un hecho y es que , pese a que el acceso a las gamas bajas y medias goza de ciertas facilidades  por la economía de adquisición, si deseamos  de verdad la fiabilidad que muchos precisamos es obligado llegar a la gama más alta. Y carretes como el exist, el saltiga, el stella sw, el twin power SW...  son caros, demasiado caros.

Con un presupuesto  ajustado no me permito ahora la idea de adquirir un top. Estuve meditando sobre la gama media de Shimano. Tenemos el Stradic nuevo en formato FK y Cl4, el nuevo ultregra y el Nasci (un tanto por debajo).  Le di vueltas al tema y me dije ¿por qué no miras algo más? Me acordé de la colección Penn, que recientemente se había dotado de un carrete ligero y en tamaños muy adecuados para spinning  lubinero. Cómo no, se trata del Clash, en su tamaño 4000.





Poco más de 200 euros…un poquito más que un stradic 5000FK hagane…no sé, viendo componentes, comprobando todas las características, salvo error o equívoco y a falta de las pruebas de campo,  es que no sé si se puede dudar. El Penn es un carrete habilitado para SW spinning, claramente diseñado para ello y dotado de unos materiales y montaje óptimos.

Cuenta con un peso (304 gramos, en foto 322 gramos cargando PE Kairiki #2 300 metros) que no es nada excesivo, teniendo en cuenta que un 5000 shimano o un 3012 daiwa pesan solo unos 30-40 gramos menos.

Cuenta con una relación ratio 6.2:1, alta, que le da una capacidad de recuperación superior a los 90 cm por vuelta. Unos  94 cm (6.2:1 // 37 in=93,98 cm)

Cuenta con una bobina de alta capacidad (recordad que, por ejemplo, un certate 3012H carga un máximo de 200 metros de pe #1.5). Calculo unos 340-350 m de PE #2 (capacidad braid informada por Penn: 0.25mm /330m //0.29mm/240m // 0.36mm/170m). Es fiable, así que recordad meter un colchón, calculando en función del braid. Lamentablemente, Penn no nos especifica capacidad para líneas inferiores a 0.25mm, que son las que más empleamos.

Y cuenta con muchas características que a continuación veremos.

Este es el resumen técnico suministrado por la marca:

Bobina y cuerpo de aluminio
Rotor Techno-Balanced™
Tecnología mecanizada CNC Gear™
Freno HT100 con arandelas de carbono
Aro de “pick up” reforzado
Guiahilos sobredimensionado
Manivela ambidiestra
Indicadores de capacidad
9 + 1 rodamientos a bolas de inox
Peso: 303gr
Potencia de freno: 11,3 kg
 Ratio: 6:2.1






Ahora vamos a descifrar los datos:

La bobina, como el cuerpo, es de aluminio. El aspecto es moderno, actual pero nada innovador, algo extrapolable a todo el carrete.

La manivela sí es bonita, se enrosca perfectamente  ( unos 10 giros) y viene acabada en un pomo de foam duro, nada estilizado pero que da confianza.










El rotor se mantiene seguro, con un tornillo grande bien retenido por  una corona atornillada (como siempre, este tornillito es bien difícil de manipular). El eje es robusto y la bobina asentará sobre un rodamiento también sellado. Buen aspecto del conjunto, sin más.



Hay que fijarse, "made un china"


El modelo 4000 lleva un piñón (piñón sobre el eje, que conmuta con rotor) de latón mecanizado y un piñón principal de engranaje impulsor de aluminio mecanizado. No os asustéis, el latón es una resistente aleación de cobre y zinc. No es bronce, pero es un material muy resistente, y frecuente en nuestros carretes de pesca.


Vemos el piñón ( pinion gear) y un esquema muy ortodoxo. El Drive gear (corona) se apoya en dos rodamientos sellados muy potentes.







Todo ello está mecanizado mediante el uso de una CNC, máquina dotada de computadora de control numérico, algo que tampoco es nada extraordinario hoy. Así que tenemos una corona drive gear de aluminio sobre un piñón de latón, una combinación no perfecta pero suficiente para un carrete de esta categoría y precio.

El cuerpo está mecanizado en aluminio, pero el rotor o cazoleta de los modelos 2000 al 5000 es de carbono (los superiores 6000-8000 vienen en aluminio). Ligereza y resistencia para un formato que no espero dé problemas. Viene diseñado con un sistema que penn llama techno balanced RR30 que  no sé cómo  funciona, pero que incluirá una supervisión de diseño para estabilizar el rotor durante el giro y facilitar el equilibrio del carrete.




El freno es muy potente, y  es todo un detalle dotarlo de selladores de carbono. Su capacidad de va más allá de los 11 kilogramos, una brutalidad en el caso de la pesca de la lubina. El tapón dispone de una junta de goma, la cual asegura cierto aislamiento de las piezas interiores del mecanismo. No da sensación de una alta precisión, pero es suficientemente progresivo. El sonido es agradable y marcado, de ese tono que tanto nos gusta oír cuando un buen robalo lo pone a prueba.





 Una instalación simple, como en el resto de componentes. Las arandelas de fricción son de carbono.



El sistema pick Up promete horas de uso. Se cierra de forma contundente,


 Line roller sin fruslerías. Cuatro piezas más tornillo de fijación. El rodamiento es sellado. El sistema no puede ser más simple, eficaz y - espero- duradero.







Cuerpo, bobina y manivela en aluminio

Pick- up simple y eficaz.  Line roller dotado de cojinete sellado.

Freno potente, con 2 discos de carbono.

 Corona (drive gear) en aluminio sobre piñón (pinion gear) en latón mecanizado, con soporte de dos rodamientos sellados.

Bobina con mucha capacidad de línea.

Ratio suficiente.

Un conjunto ligero +- 300 gramos para tamaño.

Precio contenido, si tenemos en cuenta calidad de materiales en su conjunto.


Rodamientos sellados, aluminio, un estilo moderno, pero no vanguardista. Sin dotaciones tecnológicas de primer nivel, lejos aún de las propuestas de los fabricantes japoneses más reputados. Mantiene la “austeridad” típica de los carretes americanos, que apuestan por la fiabilidad y calidad a precios moderados.


Personalmente , le pido resistencia para las durísimas pruebas a que le voy a someter, en especial a los golpes, al agua de mar y , lo que más me preocupa, un sistema de recuperación optimo que evite los ovillos en el braid, uno de los aspectos más insidiosos y que daiwa y Shimano han sabido resolver de  manera definitiva. Y todo ello solo  es posible con la prueba personal e intransferible, que es, en definitiva, la que dictamina la calidad de un producto.




martes, 31 de enero de 2017

Hablando de tiempos "modernos" tendría que ir a los " tiempos flashminnow" o las más recientes colecciones limitadas del SLS 17, para sentir la curiosidad que siento por la llegada de los nuevos colores Sandy andy.

Creo con fe ciega en las propiedades de este soft, que ha destacado este año pasado con múltiples capturas de lubinas y varios robalos.

Decir que me lo esperaba es faltar a la humildad de que hace gala este espacio, pero le vi tantas propiedades que los acontecimientos confirmaron mi opinión preliminar.

De estos nuevos colores 2017, no sé cuál preferir, pues me gustan todos. Pero sí que echo en falta una capa clara blanca y un dorso rosáceo. Me queda la esperanza de ver capas en franjas verticales multicolor o bitono  del tipo Candy, tan usadas en Japón. Ya vendrán, tiempo al tiempo.









Clear sky 








                                  Robo cod






Salted herring


                          Tequila sunrise








                               Head light


Sin despreciar los tonos que salieron en 2016, en especial el tobis ammo, je,je...



Blue glamour




Fancy cola


Tobis ammo








                                      Gold fish


Purple rain




Ghost tobis


He " curado" mis heridas. El sábado planifiqué un viaje pero lo tuve que cancelar y fui por mi zona habitual, donde es más que habitual no encontrar robalo alguno.

Estoy viendo el mar, desde el faro de Mera. Ya viene fuerte, aunque sopla poco aire. Para lo que se espera de aquí al domingo esto no es nada. Ahora, a esperar el momento...