sábado, 7 de junio de 2008

Básico movimientos


Aprovecho para comentar algunos de los movimientos más adecuados al objeto de manejar con éxito estos cachivaches (extraído de artículo publicado en feder pesca MAR).

LA DANZA DE LOS MINNOWS

Diseño actual-> amplio panorama posibilidades - muñeca educada - material adecuado.

Tipos más representativos (ver esquema):

Jerking (Golpe enérgico...)

Modo:

1. Puntera en posición baja.
2. Recuperamos. Mejor -para lubina- lentamente (< 1 metro por segundo) continuo.
3. De repente damos un golpe de muñeca. Debe ser bastante violento, de modo que el jerk altere su navegación. Estos señuelos están diseñados (alteración del centro de gravedad con el movimiento brusco) para dar un giro sobre el eje longitudinal, asomando los flancos y dando destellos.
4. Recuperamos.
5. Otro golpe...y así sucesivamente.

Emulación:

Puede ser un alevín (Mújol, Abadejo, Jurel, Caballa, Sardina, Aguja...) o un pez pasto de tamaño pequeño (Lanzón, Gobio, Chucleto...) que evoluciona normalmente, dando esos destellos (muy típicos de los mújoles) o un ejemplar con problemas de movimiento, con algún tipo de lesión. La lubina apreciará esa manera de circular a intervalos. En la parada corta (justo al reiniciar la marcha) se notarán la mayoría de ataques.

Stop and go (parar y seguir)

Modo:

1. Recuperamos en modo normal
2. Parada en seco, sobre un segundo de tiempo, más o menos.
3. Seguimos
4. Parada en seco...repetimos a intervalos más bien regulares.

Emulación:

Una vez más, podemos deducir la presencia de un pez sin fuerzas, que deambula en espacios cortos y luego se para. Una lubina lo verá (o sentirá) y se verá atraída. En condiciones de salud, el alevín saldría disparado, pero nuestro señuelo reproduce la conducta de un individuo marcado por una tara. El depredador lo engullirá sin más.

Twitching (golpes nerviosos, convulsos…)

Modo:

1. Recuperamos un par de vueltas (máximo tres manivelas)
2. Un golpe tenue de muñeca
3. Recuperamos un octavo de vuelta (aproximado). La cadencia de recuperación será mínima, la suficiente para no perder el contacto con el artificial. Se trata de dar toques continuos y recuperar lentamente al mismo tiempo. Hay que practicar bastante.
4. Un golpe de muñeca...
5. Seguimos. La natación se altera en intervalos muy cortos. La inercia del pez hace que la cola se adelante algo, creando un movimiento sinuoso (típico de la fórmula walking the dog usada con los paseantes).

Emulación:

Crea una estampa de pez con graves alteraciones que impiden una evolución normal. Es como si no tuviera potencia o las aletas pectorales y caudal no funcionasen correctamente. La lubina se cebará ante una presa desvalida.


Los procedimientos anteriormente expuestos se pueden considerar como el pan nuestro de cada día en materia de manejo de minnows. También conviene dar una visión acerca de conceptos que no dependen tanto del “modus operandi” del pescador:
Rolling (Rodar, girar sobre sí...)
Se llama “rolling” (rodar sobre sí mismo) a los giros sobre el eje longitudinal que caracterizan a estos artificiales. Se generan de forma autómata, con el pez en marcha y merced a un meditado centro de gravedad, que se encuentra emplazado en el lugar preciso, juiciosamente planificado por la posición y masa de los contrapesos (fijos y móviles), por la forma del babero y por la arquitectura general del señuelo.
Los contrapesos situados en la zona antero-centro- ventral fuerzan un punto de equilibrio inestable. La acción del babero (seuelen ser palaetas anchas, con desplazamiento inmportante de agua) es el detonante que lo pone en funcionamiento, amén de provocar una clara tendencia a “picar” con la cabeza hacia el fondo. Si observamos el proceso desde una posición avanzada sobre la línea de natación, vemos que la rotación involucra a un área que no llega a los 180 º , (circunferencia sobre el eje), y la mayoría de las veces se mueve en la sección de unos 90º; por consiguiente, el rolling no es total, aunque algunos artificiales (como por ejemplo del tipo de la serie tide minnow de DUO o la Shore Line de Daiwa y otros formatos como el Edonis de Megabass, entre otros muchos ejemplos) destacan -particularmente- por la frecuencia de giro (aspecto muy importante y variable) y ángulo abarcado.
Algunos de los modelos más técnicamente evolucionados están diseñados para ejercitar este tipo de movimiento de manera espectacular, si bien muchos de los minnows de hoy en día muestran, en mayor o menor grado, esta propiedad; facilita, sin duda, el trabajo del pescador, que puede contar con una muestra atractiva y recrearse así en todo tipo de movimientos, incluso (o mejor) de naturaleza pausada. Se trata, a la postre, de un ejercicio de vivacidad, durante el cual exhibe –el pez artificial- sus flancos a toda velocidad, lanzando al medio circundante una multitud de brillos y ráfagas destellantes.
Wobbling (tambalearse...)
El estudiado centro de gravedad de algunos peces artificiales origina, en modo de recuperación, un bamboleo, un tembleque manifiesto que no hace sino sumar propiedades atrayentes al modelo. Esta función consigue que el señuelo exhiba un típico nadar nervioso, con un coleteo enérgico y un bamboleo que le hace describir una línea discontinua, serpenteando, efectuando, en su recorrido, “eses” más o menos pronunciadas. Los minnows con alta capacidad “wobbling” suelen prestarse a un simple y eficaz manejo a baja velocidad, y así son de estimulantes para la lubina.
Exite un gradiente amplio: desde plugs dotados de un wobbling de cola de gran frecuencia, parámetro que se muestra como el aspecto más visible de su acción ( veamos rogos -jackson-, gokou -bells-, x-cross -Daiwa-...) hasta otros que combinan un fuerte wobbling de cola con un cabeceo a ambos lados, y correponde con la serie más común y representativa ( la segunda -Maria -, Aile F magnet - DUEL-, Sugar minnow -Bassday-...) y otros con movimientos sugerentes mezcla de wobbling y rolling muy activos (Feed Shallow -Tackle House-...) o menos activos (NODE -tackle House-, Fernando Domínguez, Navarone -DUO-IMA-...).
Los ejemplos son variados, y sólo la idiosincrasia de cada pez artificial marca pautas diferenciadoras entorno a estos comportamientos tan generales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario