sábado, 10 de enero de 2009

Lubina y su estudio: Exterior e interior

EXTERIOR E INTERIOR: ORGANOS Y SENTIDOS

El desarrollo de las extremidades propias de los vertebrados que habitan el espacio emergido se suple en los peces con la génesis de unos apéndices denominados aletas. En la lubina se alcanza una poderosa organización, con la presencia, desde el primer estadio de desarrollo, de dos protuberancias en la parte del lomo o dorsal que darán lugar a las aletas dorsales. Sirven al perciforme para mantener el equilibrio corporal y facilitar los cambios de dirección. Constan de una serie de radios: la primera cuenta con un número medio de nueve, todos recios, composición dura que deviene en llamarlos estructurales; la segunda, hace gala de unos doce radios blandos o tegumentarios.

Situadas en el vientre se verán un par de aletas pélvicas que se sitúan en su origen cerca de la apertura opercular. Se destinan a función de equilibrio y cuentan con al menos un radio inicial -de calidad estructural- seguida de unos 4 o 5 blandos.

Una pala denominada anal, que parte desde el orificio que conocemos como ano o cloaca, dispone normalmente tres espinas y al menos diez radios blandos.

La caudal es el motor de impulsión, la principal palanca que impulsa a velocidad de vértigo a un carnicero. Parte de un grueso pedúnculo, es ancha, ligeramente ahorquillada y se arquitectura sobre un número variable de radios blandos.

Diferenciamos, a tenor de lo visto:

· Aletas impares: dos dorsales, anal y caudal. Todas dotadas de tono oscuro
· Aletas pares: pectorales y pélvicas: coloraciones más claras, incluso blanquecinas en las pélvicas.




PIEL Y ESCAMAS: cutícula->epidermis-> dermis

La cutícula cubre el cuerpo y las escamas y al tacto da una sensación pegajosa. De esta impresión es responsable una serie de células que segregan una capa de mucus (mucina) lubricante. Esta mucina protege la piel de posibles infecciones, planteando una barrera física a bacterias, hongos y virus; además, facilita el deslizamiento del animal en el agua y sirve de parachoques en los continuos roces con el entorno.

Escamas ctenoides aserradas. Nuestra protagonista se viste con escamas de tamaño moderado y aspecto cuadrangular. El borde anterior o fijo está enraizado en la dermis. El posterior es aserrado, con un perfil repleto de dientes finísimos y cortantes que sólo se aprecian con el uso del microscopio o de la lente (ver escaneado de dos escamas). De la parte delantera parten una serie de columnas radiculares que se van estrechando hasta finalizar en un ángulo agudo en la zona que delimita la porción de la escama libre (que se ve con el animal vivo). Los anillos típicos de crecimiento se vislumbran de manera objetiva en las partes laterales de esta formación. Todas estas escamas que se encuentran tapizando el cuerpo de la lubina son de tipo ctenoide y en la línea lateral se cuenta un número que va entre sesenta y setenta unidades (he contado –con paciencia de Galileo- numeraciones entorno a las 69 unidades).

Si embargo, alrededor de ojos y sobre los opérculos se mantienen escamas cicloides, de forma más o menos ovoide. Se trata de estructuras mucho más antiguas en la historia evolutiva y que han permanecido en los peces actuales.

ESQUELETO Y MÚSCULOS

El esqueleto, como corresponde a un vertebrado, consta de partes fundamentales: cabeza, columna vertebral, cintura pectoral y costillas.

La estructura del cráneo es compleja y en ella se distinguen huesos principales como los maxilares (mandíbulas), los huesos operculares y el hueso temporal del cráneo.

Las dos primeras vértebras se llaman atlas y axis y se encuentran bastante soldadas al cráneo, de modo y manera que se ven restringidos los giros de toda la cabeza. A partir de aquí se extiende la columna vertebral, formada por vértebras. En la parte del tronco surgen – de las vértebras- unas formaciones laterales sobre las que se apoyan las costillas (las grandes espinas). Su función es la de proteger los órganos internos. La médula espinal está protegida por el arco neural, y en las vértebras caudales (que no disponen de costillas) existe un arco hemal que se encarga de aislar convenientemente a importantes vasos sanguíneos.

La musculatura de este pez presenta una disposición compartida con otros teleósteos conocidos. Dentro de los músculos esqueléticos (de accionamiento voluntario y que sirven fundamentalmente para el movimiento) los mas potentes son el músculo opercular y los mandibulares. Junto a estos se encuentran los responsables de la traslación del pez: los epaxiales se sitúan en el plano superior y en la parte ventral actúan los hipaxiales. Son importantes los músculos que levantan la aleta dorsal y anal, aquellos que accionan la aleta caudal y los adductores/abductores, que controlan a las aletas pelvianas y pectorales.

Aparte tendremos el músculo cardiaco, que compone la parte motora del corazón; también los lisos, que se encuentran en la pared intestinal, en ojo, en conductos de reproducción y en las arterias. Todos se controlan de forma involuntaria.


VÍSCERAS

Una disección nos deja al descubierto los órganos principales:

El hígado, voluminoso, con un color pardo-rojizo, alguna de cuyas principales funciones consisten en el almacenamiento de grasas y glucógeno (energía) y la elaboración de la bilis, compuesto de sales que ayuda a emulsionar las grasas de la dieta. Incluso se ve un conducto que comunica con el intestino, el colédoco.

El corazón, de marcado color bermellón, presenta forma triangular.

El estómago (en la foto, dado de vuelta, viéndose pliegues) tiene forma de saco alargado. Sus funciones primordiales son: almacenamiento de alimentos y primera digestión de proteínas mediante la pepsina y el ácido clorhídrico (este último, además, acidifica el medio evitando proliferación de bacterias).

El páncreas no se percibe en la foto ya que es un órgano complejo de aislar. Produce insulina, hormona vital en el metabolismo de los azúcares; también enzimas trascendentales en la digestión intestinal de proteínas, grasas y carbohidratos.

El intestino no es muy largo, tal y como corresponde a una dieta rica en proteína animal, pero sí podemos diferencia con seguridad la parte anterior, una media y el tramo final o recto, que termina en la cloaca, por donde salen los productos de desecho.

Otro órgano importante es el bazo. Este sí, si que se observa al natural (alargado, compacto y color pardo rojizo) y actúa en la generación de células de la sangre.


RESPIRACIÓN

El sistema respiratorio se basa en la captación de oxígeno del medio mediante las agallas. Vemos una foto en que se aprecia el sistema de la lubina. Debajo de cada opérculo se implantan cuatro arcos branquiales. En cada uno de ellos se instala una holobranquia, formada por dos hemibranquias que sustentan laminillas primarias y secundarias. Un conjunto de arterias sitas en los arcos se ramifican por las laminillas (circulación aferente) y retornan (circulación eferente). El caudal de agua con oxígeno circula en sentido contrario a la sangre. Un proceso físico/químico de intercambio (en que entra en juego la hemoglobina de los glóbulos rojos), permite el paso del oxígeno al torrente sanguíneo. El anhídrido carbónico se libera en sentido contrario una vez ha sido desdoblado a partir del bicarbonato (forma en que viaja en parte en plasma sanguíneo). Además, las branquias son fundamentales en el proceso de eliminación de sales con la excreción (eliminación) de iones como los cloruros.

SISTEMA CIRCULATORIO

El sistema circulatorio se basa en el corazón, que recibe la sangre oxigenada desde las agallas y la envía a través de la arteria principal: la aorta.


2 comentarios:

  1. Muy buenos esos macros con la camara,del articulo ya no digo nada,como siempre en tu linea tiu......
    Muy bueno.

    Mis mas sinceras felicitaciones....Ah y feliz año.

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho. Lleva tu firma. Chapeau!!!!!!!!

    ResponderEliminar