lunes, 22 de junio de 2009

Varivas Shock Leader

YGK, Toray, Sunline...son excelentes marcas niponas. Varivas también crea excepcionales líneas de pesca.

Había probado hace tiempo un braided (Avani Sea Bass) que me gustó por su suavidad y tenacidad. Deseaba contrastar algún producto de la gama extensa de líneas, tanto de copoliamidas como de fluorocarbonos.

ASí que me decidí a pedir una bobina de cada.


La idea que tengo está muy "verde", pues llevo unas 5 salidas de pesca probando uno y otro. No obstante, me atrevo a dar unas impresiones muy personales:

Varivas Shock Leader Monofilamento 30 lb: es un nylon de aspecto mórbido y que me ha parecido destacar por una baja elasticidad. EL color es de un gris cobalto que da una impresión que, sin ser desagradable, tampoco transmite confianza. No sé, es algo personal, pero los monofilamentos de poliamida me gustan claros o como mucho en tonos rosáceos y miel, o verdes muy claros. Pero es sólo un aspecto que no tiene gran importancia.

No sometí a pruebas de esfuerzo. Por eso -repito- es sólo un contraste apriorístico. Y así me parece que, tanto el calibrado como la elasticidad y la resistencia a la abrasión, se adecúan a usar este "mono" como línea para confeccionar bajos para spinning.

En el último aspecto, la verdad es que los roces hacen mella en la capa superficial, que tiende a deshilachar cuando le exigimos pasos continuos por escollos y zonas abrasivas. Esto no deja de ser algo normal. Pero, el núcleo sigue mostrando contundencia.

Algo muy importante en un shock leader es su comportamiento en el nudo. No en vano, de este lazo con la línea principal ( normalmente, trenzado) dependerá , en gran medida, el éxito de una captura. He realizado unos cuantos nudos Albright con trenzados de 0.20mm-0.23mm-0.28mm. Todos con el trenzado que mejores sensaciones me da eta temporada ( fireline braided). El nudo con el 0.20mm, dando unas 14 vueltas con la superlínea sobre el monofilamento, se asegura muy fácil ( desliza de maravilla) y crea un nudo final que ha demostrado resistir lo indecible ( una vez más, no lo sometí a pruebas de resistencia a tracción).

Así que, a la espera que saque más aspectos reseñables, sin ser un monofilamento excepcional ( a mí me encanta el Sunline SIglón, algo "sobrenatural, a pesar del paso de los años) sí que es muy válido para efectuar nuestras conexiones.

l
EL Varivas Shock Leader Fluorocarbono 30 lb: Ya es una línea completamente pergueñada en polímero fluorocarbono. Así que, ya de primeras, manifiesta las peculiaridades de este tipo de líneas tan usadas en la actualidad.

Es rígido, inelástico, de bajísima visibilidad y muy resistente a abrasión.

EL Varivas se comporta así, pero me ha satisfecho algo muy importante, una vez más: la contumacia en el nudo. Este punto suele dar tremendos problemas en los fluoros habituales ( el seaguar, un ejemplo de calidad, pero que hay que "mimar" en este apartado) . EL Varivas se adapta bastante bien. EL Albright se preprar de forma simple, desliza bien y queda estupendamente fijado. EL cabo resiste y mantiene la integridad, pese a que me tomo ciertas reservas verificando cada varios lances que no ha habido un ablandamiento del nudo, cosa que suele pasar en ocasiones con los fluoruros.

Dos buenos hilos, muy capaces de darnos la tranquilidad necesaria cuando queremos confiar en este punto absolutamente crucial en la confección de un montaje para lanzar nuestros señuelos preferidos. Y a la hora de la elección: pues el fluorocarbono es sensiblemente más caro, si bien aporta resistencia a abrasión y camuflaje en aguas claras. En contrapartida, el nailon es mucho más económico, muy resistente a tracción, de más simple -y garante- nudo, aunque es ciertamente visible.

Una medida intermedia: usar monofilamentos de nailon ( hoy son modernas copoliamidas) con aguas turbias y en la noche y dejar los fluorocarbonos para días con aguas claras. Notaréis la diferencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario