domingo, 9 de agosto de 2009

Spinning lubina: diseños acertados (Parte 1ª)

Spinning lubina: diseños acertados

Objetivo: llegar más lejos, ser vistos, oídos... y deseados.


PRESENTACIÓN

Enfocaremos este artículo desde varios puntos de vista, pero siempre a partir de una idea original: conocer aspectos que dan cuenta de la capacidad de estos señuelos para captar la atención de los peces. Para ello me he decantado por plantear tres puntos de capital importancia. Como quiera que los dos últimos ya vienen siendo tratados en diferentes artículos y sé que contáis con mucha experiencia al respecto, me centraré con especial dedicación en una revisión acerca de los caracteres ligados a la morfología (emanada de la ingeniería y alta tecnología) que, virtualmente, han sido responsables, en estos últimos años, de la mejora técnica, tanto en el lance (distancia y facilidad) como en la propia acción. Los he venido en denominar:

· Lance: la capacidad para ser enviados a una razonable distancia, eventualidad que puede marcar el éxito de una jornada de pesca.

· Acción: los modos de acción, variados, que van desde señuelos que actúan en superficie a aquellos que exploran fondos de hasta 5 metros. En ello puede ir la localización de una avispada lubina que se ha emboscado.

· Visión: El pez artificial puede entrar por la vista a un depredador, por lo que el aspecto exterior marca, sin lugar para la duda, la elección del modelo apropiado.


LANCE

Los más recientes eventos nacidos en el know-how aplicado al sector de la pesca recreativa, hacen proliferar toda suerte de ingenios con un mismo y laudable fin: facilitar al pescador el lance de los artificiales hasta distancias hace poco inalcanzables, circunstancia que ha incrementado de mareara plausible las expectativas de dar con las piezas deportivas cada vez más escasas y recelosas.

Analizaré los modelos (sistemas) que conozco (urge decir que desde la más profana –pero atenta- de las observaciones personales) y que he probado, a saber:

Sin Modo de transferencia:

Simple: el arquetipo de minnow tradicional, como protagonista de los primeros pasos en el diseño de estos cachivaches, se reducía a un cuerpo fabricado preferentemente en madera (Balsa de Rápala...) Unas buenas aptitudes para la imitación pero verdaderas limitaciones a la hora de emprender un próspero vuelo; nada de bolas de contrapeso, ni sonajeros... nada de nada. Hoy se siguen usando desde costa, pero han sido claramente superados, cuentan menos ante las sorprendentes novedades, y casi se reservan para el “curri” costero.


Con bolas (tipo longcasting, de rápala) o con otro tipo de contrapeso (algún paseante moderno como el Wander, por ejemplo), pero una ingeniería muy bien estudiada que permite, a la postre, satisfacer al pescador medio.

Con Sistemas de transferencia:

De concepción más bien reciente, desde la aparición hace unos años de la marca registrada por la casa nipona Duel (YO-Zuri) que revolucionó el mercado de los señuelos con el sistema magnético de transferencia, que a continuación veremos. Cada empresa ha optado por diferentes posibilidades, que a continuación se reflejan:

· MAGNÉTICOS:

Aile magnet (Duel-Yo-Zuri), Blues code (María Yamashita), Feed sallow (Tackle House), ZBL minnow (Zip baits)...

Cuatro ejemplos:

1º- Duel: el innovador. Túnel cerrado y recto. Desplazamiento longitudinal. Tres bolas, una de ellas –la situada en posición retrasada- imantada. Un Tope inferior, con aspecto de borne metálico, con una función cabalmente ideada: retener fielmente la bola imán. La fuerza centrífuga que se genera, mejor dicho, la inercia durante el proceso de compresión de la caña en el momento del agitado lance, es responsable última de la carga de las pesadas esferas en el borde posterior del señuelo, al final del canal. Una vez que el pez toma contacto suficiente con el agua, se deposita más o menos horizontalmente (según centro de gravedad del modelo) y las bolas se desplazan por gravedad, quedando las (pueden ser varias) anteriores a la bola imantada inmovilizadas por esta última.

2º- Otros originales sistemas recurren a la transferencia magnética. Alguno como, por ejemplo, el pergeñado para el Feed Shallow (y el K-ten Blue Ocean BKS, por ejemplo), de la Compañía japonesa Tackle House, dispone de un tope en posición adelantada y que se encaja perpendicularmente a la horizontal, esto es, al canal donde se deposita la bola (en este caso una sola), cuya acción se sujeta a un similar principio físico que en el caso anteriormente relatado.

3º- No queda ahí la cosa, lo que da idea del espíritu innovador que viene caracterizando a este polifacético sector. Algún paseante muy efectivo ( Compañías María Yamashita, Hart...) incorpora un sistema eficaz: el habitual túnel acoge un cilindro metálico que se desplaza como un pistón. En el extremo anterior, una pieza con capacidad imán retendrá el artilugio durante la acción del señuelo. La eficacia se demuestra con la consecución de impensables distancias de lance hace pocos años.


4º- El sistema Mag Drive (en foto, modelo ZBL Minnow System 15 HDF), ideado en el seno de la corporación Zip Baits, supone un salto adelante en la concepción actualizada de sistemas de transferencia. Como en el caso anterior el contrapeso lo constituye un cilindro (pero muy alargado) en tungsteno. La particularidad es que este pistón discurre sobre un eje o vástago dentro del canal. La transmisión de potencia, durante la fase de inercia inmediatamente previa al vuelo del artificial, es tan fuerte que los ingenieros han recurrido a un tope situado en el extremo posterior con el objetivo de amortiguar el golpe. Delante, un imán retiene al émbolo durante la fase natatoria del minnow. La situación del peso es tal que contribuye a crear un centro de gravedad que estabiliza al artificial de manera sobresaliente, dotando a tales señuelos de una capacidad de lance y de una acción verdaderamente encomiables.

Continuará...

1 comentario:

  1. Eres como una enciclopedia.Cuanta sapiencia sobre la pesca..
    S2

    ResponderEliminar