viernes, 15 de enero de 2010

La caña de Spinning (1)

Con éste, comienzo una serie de artículos dedicados a profundizar en el tema de las cañas. Un desarrollo general, una clasificación de acuerdo con tipos de spinning, unas claves para la elección...

-¿Cómo está fabricada una caña actual?


La inmensa mayoría se terminan sobre un blank de fibra de grafito y resinas. De compuestos naturales (rayón, Poliacrilonitrilo –PAN- y las breas) se producen las fibras de carbono, sobre una matriz de resinas epoxi. El proceso de carbonización que genera la fibra se suele realizar a unos 1.200 grados, dando luz a un carbono primario, que ya cuenta con buenas propiedades. La obtención de módulos elevados (dotados de gran capacidad de resistencia mecánica), requiere una fase tecnológica avanzada (en I+D y en costes), denominada “grafitización” (las fibras se entremezclan e imbrican dando origen a grafito con varias estructuras tridimensionales). Para ello, se precisan hornos capaces de llevar el producto a temperaturas superiores a los 2.000 ºC.


Otro paso es la creación del “prepeg”, que es el compuesto al que se añaden las resinas. Estas últimas, endurecen y dotan de cohesión a las fibras de grafito que, de otra forma, serían excesivamente frágiles. Luego, la fórmula que se emplea en la elaboración del prepeg determinará el tipo de blank (si es duro, blando, potencia, resistencia...). Si os apetece, podéis revisar los números de enero de 2007 de esta revista (Feder Pesca MAR-Editorial Grupo V) y, por supuesto, cualquier fuente de información relacionada.


Partes de la vara

También pasaré de “puntillas” sobre esta cuestión:


-Tenemos la puntera (tip), cimera o rabiza, que es el tramo final, más delgado, y donde van implantadas las últimas anillas.


-El blank, que es el cuerpo de la caña, sin anillado, ni impresiones, ni porta - carretes...En las cañas de alta estofa casi impera el uso de grafito de alto módulo. ¿Qué quiere decir esto? pues que se busca la mayor resistencia. En esencia, el módulo se calcula a partir de la resistencia de materiales mediante la aplicación de dos conceptos: la presión o acción de una fuerza sobre una superficie determinada. Cuanto mayor sea, quiere decir que el grafito es más capaz de resistir la flexión (módulo elástico HM).


No os compliquéis con los términos. En ocasiones obtenemos información sobre el tema. Partamos de un módulo declarado de 30 toneladas (en el mercado americano se expresan en libras por pulgada cuadrada, pero esto ya sería para nota). Normalmente, este dato se refiere al módulo en presión de kilos fuerza por milímetro cuadrado. El cálculo lo tenéis en cualquier conversor de unidades, pero os pongo un ejemplo:


30 toneladas = 30.000 kilogramos. Entendemos que viene expresado (lo normal, pues sino serían cifras astronómicas) en Kilogramo fuerza * milímetro cuadrado. Esta cifra, trasladada a Gpa*, nos da una cifra de 294,1 Gpa. Son casi 300 Gpa, que es una cantidad que determina un carbono de alto módulo (HM). Pero hay blanks con módulos superiores. Para considerarse de Ultra Alto Módulo (UHM), ya debería superar los 500 Gpa, o sea, unas 50 toneladas.


*(Gigapascal, es la unidad de presión-fuerza más empleada. 1 Gpa equivale a 1.000.000.000 Pascales -> 1 Pascal = 1 newton por metro cuadrado = 0,1 Kilogramos fuerza por metro cuadrado).


A partir de módulos de 40 toneladas, se trata de excelentes blanks, pero la integridad final siempre vendrá íntimamente relacionada con la formulación de la matriz de resinas; así que hay que tener cuidado con las cañas de mucho módulo, pues pese a la enorme resistencia a la elongación y la elasticidad, pueden romper, como ya sabemos por experiencia.


Para evitar estos desaguisados se suele reforzar, de muchas formas:


-Los diseñadores se valen de materiales como el kevlar, aunque casi ya no se presencia en los nuevos formatos de spinning; sí que se generaliza el refuerzo mediante fibras UHM, y mayormente HM y HR, que se pueden cruzar durante el proceso de extensión de la fibra de grafito ( se ve en las cañas, como cintas en espiral o en cruz).


-Algunos ingenieros han optado por otros elementos, como el Boro (boron). Es un metaloide de bajo peso molecular. Interesan las fibras de boro, que -embebidas en matriz epoxi- desarrollan una extraordinaria rigidez y ligereza.


-Y hay series de cañas que seguro habéis visto o probado y que se publicitan haciendo referencia al titanio. Es un metal muy maleable, de elevada tenacidad y enorme resistencia a la tracción.


-El mango (grip) lo podemos considerar como la zona de agarre de la vara, entre el porta - carretes y el talón. Nos quedamos con el concepto “grip” como los puntos de agarre, tanto a una (raro en spinning) como a dos manos. Si menciono la distancia de “grip” entended que se trata de los centímetros entre los agarres naturales. Uno de los cuales está, naturalmente, a la altura del apoyo del carrete; el otro suele situarse en el mismo talón, si bien cada pescador se adapta a un tipo de lance. Personalmente, cuando utilizo cañas de surfspinning -que disponen de larga talonera y un grip extenso-, prefiero agarre corto, pues soy fan de los grip cortos, pues me facilitan un Push & Pull rápido y eficaz.


Los “grip” de EVA y corcho son los más ampliamente difundidos:


-El EVA o goma EVA o FOAMY (Etileno Acetato de Vinilo) es un pariente del neopreno. Se ha convertido en un polímero termoplástico de gran difusión. Los mangos realizados con este material son suaves, muy resistentes a la sal y al desgaste, impermeables y de seguro empuñe.


-El corcho sigue produciéndose y sus cualidades las conocemos (ligereza, agarre, durabilidad..). Proviene el corcho del conocido “Quercus ruber”, árbol muy difundido en países como Portugal (de donde proviene gran parte del material utilizado en las cañas de spinning y mosca), España e Italia.


-El talón o talonera (butt) es el final más grueso de la caña. La estructura del butt es fundamental, pues no sólo consideramos butt el simple extremo sino que el concepto lo extendemos a casi todo el talón, pues es de trascendental importancia en la acción final de la caña. Para entendernos entre nosotros, repararemos en el término como la talonera de la caña, siempre como porción o tramo más consistente y recio de la misma.


Seguirá...

1 comentario:

  1. Nuevamente una clase magistral. Espero impaciente las siguientes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar