domingo, 4 de abril de 2010

Días en "blanco"

Estos días disfruté de un descanso. Cuatro días, con la ilusión que todos nosotros ponemos. Pero sólo dos jornadas estuvieron hábiles para la práctica de spinning en los pedreros asturianos. Y no aparecieron.

Al menos, pude retratar este maraviolloso paisaje norteño, en el occidente astur.


Cabo Blanco, el sábado. Ya veis el mar cómo "engordó"








Punta de la Atalaya.




Mis Shore Line 17, tan "fotogénicos" como siempre.


Desde "los molinos" costa abigarrada. Y entre esa espuma, perfecta, no había roballos, o no querían mis artificiales.


Desembocadura del "Navia". Una luz maravillosa par un ocaso que advertía el cambio en el mar.

2 comentarios:

  1. vaya olas nos mandaba hoy el cantábrico...

    ResponderEliminar
  2. Bien vale el bolo poder contemplar el azul, embravecido y furioso...muchas veces (pienso yo) quizá el hecho de pescar o no, no sea tan trascendente, sino el hecho de poder estar ahí, ¿no? bueno, al menos a veces para mi sí; los pensamientos y las reflexiones que a veces surgen en esa "capilla natural del pensamiento", son valiosísimos, son importantes para nuestro devenir... Muchas veces, necesitamos sentirnos vivos ahí por el hecho de simplemente, abstraernos, pero realmente en esa abstracción es en donde surge la esencia de nosotros mismos...Un saludo amigos!

    ResponderEliminar