lunes, 19 de julio de 2010

Especulaciones M- H-XH...distancia






Casi ni me planteo otra opción. Hoy por hoy ajusto mis necesidades y capacidad de acuerdo con la fórmula <500.

¿Cuál es esta fórmula? Pues nada tan fácil como la suma –en gramos- del peso de la caña y el carrete. Y debe dar un resultado menor a 500 –gramos, se entiende-.

¡Algo que era impensable hace sólo unos años! Y ahora, te permite acceder a un equipo de spinning marino de potencia M. Mi espalda no está para practicar durante muchas horas el lance de señuelos pesados con equipo equivalente. Por ello, el 90 % de las ocasiones ese equipo “500” es el elegido. O sea, una caña bi-tramo de 9,4´ a 10´ y un carrete correspondiente. Las cañas las encontramos con pesos que, en el estrato de potencia médium (15-45 gramos) suelen bajar de los 200 gramos. ¿Y el carrete?...pues se complica el asunto en los tamaños 4000-5000 Shimano (3000-3500 Daiwa), salvo si optamos por productos que han sido muy aligerados – léase tipo Rarenium, sí, una rareza, pero que estimo será repetitiva en el futuro-. Entonces nos quedan los 2500 (menos de 300 gramos) para llegar a nuestra imperativa fórmula.

Unamos a este combinado un braid de última generación, de numeración proporcional al especificado por la caña. Estaríamos, normalmente, en un PE #2 según el formato japonés. Sería nuestro tan utilizado 23/100, o sea, un 20 lb americano. Y especifico este formato como media entre lo que usamos con más frecuencia si de spinning en zonas rocosas se habla.

Unamos un Leader pongamos que en un 42/100, para cubrir todas las necesidades.

Y pongamos algún minnow LD moderno, como podría ser un nº 1 como el SLS 17 S-G (el plug nadador que más distancia consigo).

Un lance con viento a favor. Contamos: 1,2,3….92 vueltas de un carrete con ratio 4.8-1 y unos 75 cm ( de media) por vuelta….y sale un multiplicado de 69, unos 69 metros, en la barrera de los ¡70 metros! esa distancia mágica que hace bien poco se nos antojaba imposible.

A partir de aquí, una entelequia, un imposible, aunque forzando la capacidad de la caña esos jigs y chivos de 40 gramos sí que pueden algo más. Pero la limitación técnica se impone cuando vemos ese bajo, a 100 metros, al que no llegamos. –“Vaya, me podría haber traído el equipo pesado”- lamento…

Pongamos, para la caña de 11-12´ XH-XXH, que ya pesa lo suyo (por lo general más de 240-280 gramos), el carrete 5000 de algo menos de 400 gramos. Aunque no viene mal el 6000 Shimano, o el 4500 daiwa, aunque ya estamos usando la fórmula <800, en el mejor de los casos. Y claro, salvaguardaremos un incremento en la capacidad para conseguir metros, pero pronto empezará el renqueante dolor de hombro…y eso por muy compensada que esté la caña en el butt.

Pero la maldición de la distancia siempre está ahí. Y vemos cómo se diluye a base de dolor y sacrificio. Como con este equipo que no falla.

En las fotos veis una caña Shimano Surf Leader EX-T y un Daiwa GAME 3500 cargado con trenzado de 20 lb. Bueno, era la formula elegida para llegar a este bajo que veis, a más de 100 metros.

La eterna duda…






No hay comentarios:

Publicar un comentario