sábado, 7 de agosto de 2010

Recuerdos acerca de soft lubineros



Cualquier soft que mantenga ciertos parámetros de diseño puede funcionar con la lubina. Jerks, Shad, Worms y tipo lanzón (sand eel)…da igual, pues todas estas categorías, diferenciadas por su tipo de acción, son señuelos que atraen a nuestra preciada compañera de viaje.


A modo de recordatorio, ya sabéis que los jerks (de jerking, o sea, movimiento a base de tirones) suelen presentar fisonomía alargada y una cola de diseño variable. Lo más indicativo es que su acción no es muy activa en modo cranking. Están cabalmente diseñados para entregar una gran capacidad de cambios de dirección y movimientos entrópicos, giros y variaciones en cuanto modificamos su traslación con un súbito impulso de la puntera de la caña.


Los Shads o pikies, tiene esa forma inequívoca de pez pasto. Y una cola claramente en forma de paleta o remo, cuyo diseño variará francamente poco. En realidad no son otra cosa que minnows que funcionan de maravilla con una recuperación lineal o cranking. Se basa en el diseño de ese elemento distal, cuya forma genera una agitación continua muy atrayente para los depredadores.


La forma alargada de los gusanos o worms ya por sí sola permite deducir que ante cualquier alteración de la trayectoria ese cuerpo tan delgado vibrará y se contorneará como haría una lombriz marina fuera de su nido en la basa bajo las piedras. Es la esencia de estos artificiales. Y se comportan así, ante cualquier toque (jerking o twitching) inesperado y aleatorio que demos a la puntera de la caña de spinning.

No son tan diferentes algunos modelos que imitan al lanzón. Hay tantos como intenso es el conocimiento que el diseñador tiene de la preferencia de la lubina por este tipo de nutrición en particular. Se comportan muy bien con el empleo de jerking, generando cambios radicales de trayectoria, muy locos y enérgicos y son muy usados, casi irrenunciables, para una amante de los soft baits.

En esta ocasión dotamos a todos ellos de unas cabezas tipo jig, pero para usarlos, como bien sabemos, en la prospección de zonas donde es posible cruzarse con las correrías del robalo..

Es cabal adaptar el diseño y peso de la cabeza:

El diseño: pues siempre mejoraremos la acción en aguas someras con cabezas estilizadas antes que toscas o redondas.

El peso; pues resulta perentorio conocer la velocidad de hundimiento que, junto al diseño, la velocidad de recuperación y el tipo de fondo, serán parámetros de imprescindible dominio.

Imaginaos usando un shad grande, de unos 15cm al que le hemos colocado un jig head de 45 gramos. Si lo pretendemos emplear en un fondo muy somero (de un metro o menos) o bien en una zona donde se alternan sierras someras con pozos más profundos…pues en el primer caso, si el fondo es abrupto o repleto de algas deberemos ajustar mucho la velocidad. A velocidades lentas bajará más por lo que ese tipo de recuperación no será útil. Esta circunstancia puede encaminarnos a emplear un ratio alto y subir la puntera de la caña para poder pasar con éxito, con la incertidumbre de si con este sistema alentaremos o no el ataque de alguna lubina que no esté muy activa.

Si ajustamos el peso y nos decantamos por una cabeza ligera y de otro tipo quizá perdamos unos metros de lance pero os permitirá un recorrido lento, más paradas en pozos cuya localización conocemos y, por ende, poner a disposición del depredador el señuelo en cuestión.

Todas las decisiones que tomemos se basarán en el conocimiento del terreno, sin duda.

En un área dominada por canales, pozos de arena y grava y continuas sierras de roca, los jerks y los lanzones funcionan de maravilla ¿por qué? Pues porque disponen de una gran actividad funcionando en el modo “dientes de sierra”, o sea, dejando caer o profundizar, momento en que presentan gran actividad, incluso dando toques de puntera en esos instantes. Todo ello pues sabemos que en esos pozos estará la pieza codiciada.

Con los Shads actuaremos igual, aunque su rango de efectividad quizá sea algo mayor ya que si bien la caída al fondo, pese a ser activa, no es tan abigarrada como en algunos del tipo lanzón o worm, sí que cumplen y suelen mantener actividad durante toda la trayectoria efectiva.


Probad modelos, cabezas y pesos y adaptarlas al tipo de fondo y condiciones de la mar, es el dilema que sustenta la pasión por estos señuelos blandos.


Tipo Worm y tipo lanzón

Shad

De izquierda a derecha:

X-layer (Megabass)-cabeza Okashira
Slu Go SS (Lunkercity)-cabeza redonda
Lanzón X (DelalanDe)-cabeza picol´eau
Gliter Shad (DelalanDe)-cabeza Xörus basic
Rolling Shad(XÖRUS)-Cabeza Xörus rolling
Shad GT(DelalanDe)
Sand eel (Savage gear)-Cabeza savage gear




No hay comentarios:

Publicar un comentario