viernes, 24 de diciembre de 2010

Esforzado encuentro con esta zona, que hacía tiempo no visitaba. Mar potente, de onda turbada, de caldosa orilla. Tanta agua dulce como para mutar playas y pedregales. Y unas aguas tupidas, turbulentas, de contraste capaz de generar una vivificante sensación...

"¡ Imposible que un robalo no las busque, camuflado y sereno...".

Un gran ataque, casi imprevisto, mas el robalo consiguió expulsar a ese extraño pez de aguijones. Suerte, algo de lo que me alegro, por más que echo de menos la curvatura de la caña, el estimulante sonido de la línea...enfin, las sensaciones que dan patente a esta piel de agotado pescador.

Saludos y buena esperanza en esta noche. Mi familia mantiene la tradición de reunirse en torno a la mesa, en espíritu cordial, al calor del hogar. Os deseo a todos lo mismo, amigos.













4 comentarios:

  1. Felices Fiestas a todos y especialmente a ti Carlos, agradeciendote tu magnifico tabajo en el blog.
    Un cordial saludo.

    Jesus

    ResponderEliminar
  2. Lo mismo te digo Carlos. Buena cena en compañía de los tuyos. Un abrazo y ¡¡¡Que aproveche!!! Por cierto; Bonitas fotos y buen mar.

    ResponderEliminar
  3. Hola Carlos,pues el sitio parece algo complicado,si te entra una gorda tienes que ser un artista para sacarla en ese sitio,porque me imagino que no podras soltar hilo.un saludo

    ResponderEliminar
  4. Felices Fiestas Carlos, para ti y para los tuyos !!!!!!!!!!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar