sábado, 1 de enero de 2011

Arena y roca

El litoral cantábrico está jalonado de playas. Unos son grandes arenales, aunque siempre disponiendo de algun obstáculo emergente; otras, las más, son extensiones de arena que raramente superan los 500-600 metros. En todo caso, practicar spinning en arena no excluye una inspección concienzuda de los márgenes, que con toda seguridad estarán poblados de material pétreo

Sobre esta base se desarrolla todo un ecosistema, que atrae a los organismos que sirvan a la nutrición de la lubina; con seguridad, albergará recintos que darán buen resguardo a nuestra amiga en su acoso por las vastas extensiones aledañas.

Así tenemos un panorama arquetípico que no desaprovecharemos.

Bien seguro que hay accesos imposibles, a no ser que nos decantemos, con acertado criterio, por hacer nuestra exploración en los momentos de vaciante. El estudio riguroso de las mareas y su concatenación con un acceso por los pasos, es la clave.

Esta sistemática nos permitirá cambiar el rumbo, exender nuestro panorama más allá del simple y cómodo deambular por la base de arena, lanzando a la rompiente.



De un lugar a otro hay vacilación, pues requiere un esfuerzo. Pero sabremos sobreponernos y tener gran cuidado al desplazarse a zonas más intrincadas.



Lubinas bonitas como esta no son infrecuentes si planeamos bien la jornada. Esta fue pescacda estos días.


3 comentarios:

  1. Bonita pieza y bonitos paisajes para la práctica del spinning.Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Hola Carlos,bonita pieza,eso es empezar(o terminar)bien el año.un saludo Maestro

    ResponderEliminar
  3. Maestro y lesath,al más puro estilo Jedi.Meritoria y magestuosa loba.
    Enhorabuena,un saludo.

    ResponderEliminar