sábado, 19 de febrero de 2011

¿Están por ahí?

El mar también descansa, situación que alienta nuestra voluntad, alma en pena que vagó sin tino estas turbulentas fechas pasadas . Lo intenté por la tarde, y también esta mañana... pero no contacté con "ellas". Lo intentaré de nuevo mañana.

Me pareció raro no encontrar lubinas en su terreno; pero bueno, no siempre se acierta, o bien se han separado de la costa tras el temporal. En muchas ocasiones, tanta agitación consigue efectos contrarios a los que deseamos: bate con fuerza y crea corrientes que vuelven incompatible el normal devenir de los peces, que buscan otros territorios. Esta circunstancia la he vivido en muchas ocasiones. Pero también es cierto que esta calma relativa, si prospera, ha de arrimar a tiro de caña a tan preciosas criaturas.

Os deseo suerte y que capturéis el robalo de vuestra vida, que seguro está en el mar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario