martes, 22 de febrero de 2011

fiebre de febrero

No hay que conformarse, no todo está perdido. sólo estamos en febrero. La meteorología, en este mes, responde a patrones invernales: borrasca potente, vientos de tercer cuadrante y mucho mar de fondo; agua a raudales, y aire que nos pueden hace desistir de emprender tan soñada aventura. Sin embargo, sabemos que las lubinas están cerca de la costa. Hay indicios más allá de la especulación o el deseo.

He pescado bien este mes. Entre borrascas siempre hay unas horas que dejan campo abierto a la exploración de los mejores escenarios. A lo largo de los años, he comprobado cómo ha de regir el cumplimiento de estos parámetros.

Pese a comprobar que las lubinas han apagado su actividad relativa, no debemos cejar en el empeño. Es muy importante adivinar los recintos donde es más probable hallarlas. Si me decís que en la rompiente batida habitualmente, puede que sí; pero, pese a que este día de supuesta calma las condiciones permitan el acceso, no tendremos asegurado, al ciento por ciento, el éxito. Con tantísimo mar de fondo previo, apuesto porque estos peces tienden a cobijarse en cabezos, con preferencia por las zonas de resguardo más al este de promontorios y estructuras. Visitar de vez en cuando tales tramos de costa, especialmente sin son de sustrato arenoso o de grava, reporta a las lubinas alimento fácil de conseguir y un espacio de relax, cercano a los puntos donde la estructura del fondo (guijarrales estables a cierta profundidad) permite un desove óptimo.

Por ello no serán tan simples los encuentros en zonas de rompientes bravías. Pero no imposibles, sobre todo si aprovechamos equipos XH y logramos distancias de lance hacia puntos más estables, pues en el veril no resulta tan probable constatar ataques.

Así que tenemos un mes complicado, hecho que, al mismo tiempo, pone a prueba nuestras fuentes de conocimientos y experiencia. Y estaremos, quizás, más cerca que nunca, de entablar una lucha con el robalo soñado, os lo aseguro. Pero será costoso, y habrá que explorar la costa minuciosamente, algo que requerirá un conocimiento exhaustivo y preciso…y suerte, sin ninguna duda.

4 comentarios:

  1. Seguro que tú intuición no falla Carlos y tendremos la fortuna de comtemplar a ese grandioso róbalo en ,tus experimentadas manos.En mi caso,lo intentaré este finde...haber si suena la flauta.

    Un saludo y suerte.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena refexión...
    El empeño dará sus frutos y las ganas no deben perderse, aunque los resultado no sean los esperados...

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Aupa Carlos:

    El que la sigue la consigue....

    Seguro que tu intuición, dará sus frutos

    Un saludo

    ( Iñaki Muga )

    ResponderEliminar
  4. Buenas.
    Ese robalo soñado del que hablas, ¿existe?. Espero no pescarlo nunca y seguir soñando.
    Saludos.

    ResponderEliminar