jueves, 14 de abril de 2011

Buscando escenarios.

El spinning se vuelve complicado en estos escenarios. Fuera de playas ( arenales y cantos) o zonas intermareales bajas, los acantilados que tienen sus cimientos en zonas donde no desocupa la marea, se vuelven complicados. El mar rompe con fuerza, sólo parado por los bajíos que hacen de obstáculo natural. Pero la ola funciona sobre agua y rompe directamente sobre la roca. Los ascensos y descensos de nivel son muy intensos y bruscos. Esto no ayuda a conseguir una buena posición, ni facilita el funcionamiento de nuestros plugs habituales.

Si lanzamos desde alto, bien protegidos, deberemos emplear cañas largas. Aun y así, los últimos metros de recorrido del artificial sufren problemas de acción, por la resaca y la altura (más todavía si la caña es muy potente). Ello se subsana empleando señuelos pesados y no los minnows nadadores. Pero éstos son tan buenos para la lubina que debemos encontrar rincones donde podamos lanzar más en horizontal y conseguir meter la puntera de la caña bien debajo, de forma que la natación del pez artificial sea lo más natural posible y llegue hasta la misma orilla.

Siempre hay rincones en los que nos podemos acomodar. Se trata de entrantes, de lo que llamamos laxeiras, incluso de zonas adyacentes a túneles excavados por la erosión ( furnas)…Siempre hemos de conseguir el mejor lugar. Pero estas plataformas están abiertas a un peligro constante de inundación. Los golpes de un tren de olas pueden hacer mucho daño al pescador desprevenido, incluso arrastrarlo y poner en peligro la misma vida.

La experiencia te enseña a posicionarte en estas áreas. A la sazón, conviene extremar la observancia de unos puntos cardinales, a saber:

- Obligatorio observar siempre el mar, sin un solo despiste. La agilidad visual es indispensable. Con mar de fondo nos habituaremos a predecir la llegada de un tren de ondas más alto que los anteriores. El periodo puede ser más o menos corto ( 10-16 segundos en mares de fondo de sudoeste), pero es diferente cuando llega un grupo de grandes olas. Éstas son muy peligrosas. Las primeras no supondrán problemas si estamos seguros en nuestra posición; las segundas las advertiremos en la lejanía y así sabremos buscar retaguardia.

Esa retaguardia es absolutamente imprescindible. Por favor, extremen las precauciones en este sentido. Si vemos un spot desde el que lanzar a una zona con aguas muy buenas, asegurarse que tiene salida para atrás.

-Otra cuestión trascendental es perder tiempo. Me refiero a un tiempo ganado, que es dejar transcurrir al menos 10-15 minutos antes de bajar al lugar elegido. Es un mínimo prudencial para catalogar cómo funciona el mar este día y cómo golpea y con qué intensidad y frecuencia allá donde pretendemos colocarnos. No cejéis en este empeño. Escrutad, con sana paciencia.

-Las mareas, su intensidad: pues en mareas muertas podremos confiarnos más. Durante las sicigias, los cambios en altura son muy rápidos y podemos estar en un lugar que no sea mojado y en unos minutos este mismo espacio sea barrido de forma preocupante, dándonos, con suerte, un primer y último “aviso”.

-Protección atrás, ya vista, o vía de escape y protección delante: es conveniente tener visión de cómo viene el mar. Y que haya algún parapeto que nos proteja de un arrastre directo. Así, si nos retrasamos unas milésimas de segundo en emprender la escapada, al menos la pared o el bajío nos reservarán sólo una mojadura, algo leve para lo que podría convertirse en un accidente de fatales consecuencias.

-Si hemos lanzado y viene una ola que pide retirada no hay problema. Podemos dejar de recuperar el señuelo unos segundos, o recuperar desde más arriba los primeros metros, pues funcionará. Realmente esta posición es oportuna en los últimos instantes, cuando el señuelo llega a las rocas.

- Ni que decir tienen que un ataque de un roballo se puede producir en la misma orilla. Por ello es conveniente llevar algo flojo el freno, pues ya sabemos qué pueden hacer las aristas y los percebes con nuestro bajo de línea. Una vez clavado el pez también podremos mantener la lucha desde más alto, con la esperanza de así separar la línea de los cortantes que tanto busca la lubina en su desesperación.

-Y en el momento en que nuestra captura esté debidamente cansada, tendremos oportunidad para bajar, varar y recuperar, sin dejar de mirar el mar, pues este instante es muy peligroso. Así que, con paciencia, varar lo más atrás posible, al abrigo. Sin nervios ni apuros.

Sólo es un pez, mítico y nuestra razón de ser como pescadores, pero loa vida nos traerá más oportunidades, no os quepa la menor duda.


8 comentarios:

  1. Buen articulo,Carlos... SEGURIDAD Y PREVENCION DEL PELIGRO.
    La pesca se entiende como un modo de relajamiento,no tiene porque ser extresante.Un Saudo

    ResponderEliminar
  2. Sí, artista, la verdad es que hay que tener mucho cuidadín. SOn todo idas y venidas ( y ni así se va la barriga), y pocos robalos...pero es lo que hay.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Buenas.
    Buff, Resbalones, golpes de mar, bajadas complicadas y en diferentes condiciones... cuando lo pienso demasiado me angustio. Pero lo importante de verdad es volver a casa y no que te traigan.
    Gran artículo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Cuanta razón tienes Maestro, no soy nuevo por tus páginas pero hacía mucho que no entraba y veo que sigues en plena forma, nos vemos :)

    ResponderEliminar
  5. Buenas.

    Dos consideraciones:

    1 - En el escenario que indicas (acantilado) veo muy útiles los vinilos con cabezas plomadas. Para ese tipo de pesca semi-vertical creo que son lo más adecuado.
    2 - Muy buenos tus comentarios sobre seguridad. Aunque son de una lógica aplastante, siempre es bueno un recordatorio.

    Un saludo desde Irun.

    Fernan

    ResponderEliminar
  6. Fernan:

    -Con un equipo L-M y las líneas normales, la distancia de lanzamiento de una cabeza 25-30gramos no es equiparable a la de un slim moderno. La acción también es diferente. Sí que son muy buenas y las uso muchísimo, pero en un fondo con profundidad vaariables y en bajamar puedes cmbinar su uso con el de los plugs más comunes.UN sistema que va excepcional es una ondulante o un jensen combinado con un vinilo. EL tándem es ideal por distancia de lance y cuando el mar aprieta.

    - La lógica es necesaria y mejor el recordaatorio, pues sabes que cualquier mínimo despiste lleva acarreados problemas insalvables. Y por ende viene bien para los compañeros con menos experiencia, que en ocasiones no observan as debidas precauciones.

    UN abrazo a todos y gracias por los comcentarios.

    ResponderEliminar
  7. Very good and helpful article. No need for hero fisherman, only alive fisherman is a need.
    Very good job!
    A Salut from Greece

    ResponderEliminar