viernes, 3 de junio de 2011




He leído con atención el  Borrador de Anteproyecto de Ley de

Como primer sentimiento me uno a todos los blogueros que han salido al paso del mismo, quizá por temor a los recortes en todo el litoral. Pero la exaltación debe dejar paso a un análisis, escalón necesario ante cualquier postura común.

Una vez leído, a pesar de las eventuales interpretaciones (todas las disposiciones reglamentarias adolecen de la misma vicisitud), extraigo estas conclusiones personales:


Sobre todo en lo concerniente a la pesca recreativa TÍTULO I CAPÍTULO 3). Resulta interesante. Pero las restricciones no son nada nuevo. Sí inquieta que algunas de las medidas ( horarios y zonas, principalmente) quedan sujetas a la arbitrariedad de la Consejería de Gobierno, hecho y circunstancia que puede ser claramente debatible.

He analizado varios puntos:

Artª 25- 5 A: restringe la pesca de superficie (embarcada 7ª,  como desde tierra), a una sola línea o caña por pescador. Claramente es restrictivo poniendo en cuestión y operatividad técnica varias disciplinas, como puede ser el surf casting.

Se permiten los señuelos, como deducción que habla de máximo de 3 anzuelos por línea o caña pero excluye los señuelos siempre que estén autorizados. Así que, los que usualmente son dedicados a nuestras especies de spinning parece que no estarían desautorizados.


Artº 27 -1- De forma general y en pesca desde tierra, el horario es libre, salvo en zonas protegidas, en que se restringe a orto-ocaso. Pero en este apartado queda patente la discrecionalidad que puede ejercer la Consejería de Gobierno. En las playas, fuera del horario de baño, me entra la duda  ante la posibilidad de prohibición.

Artº28 -3 las distancias entre embarcaciones de 7ª y profesional ¡Parecen enormes en cuanto al tema de túnidos ( ¿tres millas?), pero es un tema que  no conozco bien.

Artº 29:23- cupo. 3 kilogramos por pescador y día en pesca de superficie. Descontando un pez menor de kilogramos. Ahora habrá que dedicarle tiempo a la interpretación. Es claramente restrictivo.

33 Prohibiciones:

b. en cuanto al engodo sólo prohibe el uso de sustancias que puedan verter sangre y tóxicos. Así que es interpretable, claro está

o: pesca a menos de 250 metros de zona de baños. Esto habrá que ver cómo se sustancia, pues si es de día o noche y tal y tal.

R: la carnada acompañada de factura de compra.



Bueno, en un análisis a vuelapluma las restricciones no son mucho mayores que las que estamos acostumbrados a ver en la actualidad. En el caso de Canarias, y me atrevo a comprobar que en resto de las CC.AA. es similiar, queda expedita la vía a la arbitrariedad dictada por la Consejería de turno.

El caso es que  podemos mantener nuestra afición y sí que podemos ser capaces de contestar aquellos preceptos que conculquen nuestros derechos, algo que supongo los colegas Canarios, a quien saludo desde este espacio, ya están haciendo.

Hay un déficit estructural, y es la falta de capacidad de comprensión por parte de la Autoridad de la importancia social –y seguro económica- de la pesca recreativa.

Y hay aspectos que nunca entran en las valoraciones de los gestores. Uno de ellos es la tendencia “captura y suelta”. No entiendo qué problema supone la práctica de esta modalidad en zonas protegidas, que quedarían abiertas a las inmensas posibilidades del turismo. Papanatismo falto de ilustración y ausencia de capacidad de auscultar el devenir, frente a un sector profesional cada temporada más duro en sus posiciones;  aunque hay que reconocer que la Legislación pone coto real a su inmensa capacidad de injerencia en el medio marino.

Un abrazo.

1 comentario:

  1. Me alegro de conocerte. Cada día te quiero más.
    Un Abrazo.
    Frank. (El Guiri Gallego)

    ResponderEliminar