jueves, 11 de agosto de 2011

EN compañía de Frank

Prefiero pescar solo. Sí, llamadme raro. Me da lo mismo. Cada uno es como es.

Y si voy acompañado, que sea de gente como Frank. Da gusto compartir unos instantes de vida con pescadores así de naturales y divertidos.

Tras varios días de encierro gripal, coincidimos hoy para otorgar a nuestras pupilas el calor de una maravillosa puesta de sol.  Sólo había que evitar dirigir la mirada a la multitud de barcas de pesca profesional. No son bienvenidas cuando recuperan redes a tan escasos metros de la costa. Pero bueno, es su vida, no la mía.

Y nos centramos en dirigir los slim a la distancia y  dirección adecuada. Como el maná , surgieron lubinas de donde no había. Y Frank  le dio muy duro. 

Retirada y un día que suma.

Saludos, Frank.











9 comentarios:

  1. Una gran Experiencia. Tienes una mano tan buena para la cámara como para la pesca.

    Un honor salir en tu blog (y hasta parece que sé lo que hago).

    Gracias por compartir tus peñas
    conmigo.
    Un abrazo. Frank.

    ResponderEliminar
  2. Una salida pactada con un amigo, en el que te sientes a gusto con el, se puede decir que la jornada ya es un éxito.
    Para nada hay que confundir el pescar solo con ser raro, todo lo contrario creo que yo me identifico contigo en ese estilo.
    En este tipo de pesca en lo que yo decido cuando ir, donde, el tiempo de la jornada, si se cambia de sitio o no, que señuelo utilizar y lo más importante el pesquero y el riesgo que uno quiera correr, esto muchas veces si la compañía no es parecido a tu perfil puede resultar motivo de una discusión al igual que muchos enfados y no merece la pena hacerlo por compartir una afición.
    Eso no quiera decir que me haya juntado con otros pescadores o que proyecte salida con algún amigo.


    Un saludo Carlos y Frank

    ResponderEliminar
  3. Frank, fue un placer.

    MIguel, bueno, raritos un poco sí somos, hazme esta concesión,juas... UN abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Ah! frank aprovecho para agradecerte el esfuerzo en escribir en dos lenguas. A mí me vale mucho, te lo aseguro. YA te invitaré a una birra en modo de pago de class de english. Está muy, muy bien, quién pudiera.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Carlos.
    La Birra te la debo yo. Lo del English es muy easy, para mí el esfuezo es el castellano (¡donde estaría sin Word!). Quede can entusiasmando que me olvide de mencionar los barcos profesionales a escasos metros recogiendo redes con las lubinitas que devolvías a su ambiente. Qué vergüenza.

    Miguel yo también soy solitario con esta pesca por muchas razones que mencionas. Solo me gusta la compañía cuando es alguien como Carlos o al Surf Casting para llenar las horas sin picadas.

    Un saludo a los dos.

    ResponderEliminar
  6. Enhorabuena por la jornada, aunque yo tambien me uno a esos tipos "raros" como vosotros llamais, en todo el año solo voy dos o tres veces acompañado, yo suelo decir "ando como lobo solitario" al mismo estilo de caza que nuestra gran amiga la lubina, a veces me pregunto si tanto andar detras de ellas ¿Se nos pegara algo de su actitud de caza, al igual que los viejos y grandes robalos solitarios?.
    S2

    ResponderEliminar
  7. Seguramente miky, es como los chavalillos que de dos en dos o de tres en tres se adentran en las bajamares someras en los bajíos, con sus cañitas de spinning y sus peces recién comprados... y así cuando alcanzamos la madurez como pescadores no hacemos sino buscar su sitio según sus intuiciones... y como cuando varias lobas grandes coinciden en un palmo de agua por abundancia de comida nosotros nos agrupamos sin querer en un buen pesquero en días de excepcionales condiciones.... definitivamente somos muy parecidos.... saludos a todos!!

    ResponderEliminar
  8. haber estos dos de la cerveza, casi mejor os la pago yo y me llevais a mi tambien, pero a mi a los sargos, ya lo sabeis,.buen reportaje carlos, y mejores fotos, todo un crak.yo soy mas de pescar acompañado, pero sin multitud, uno o a lo sumo dos. hombre precavido vale por dos.y te puede salvar la vida-.-. un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Cuando se va solo, la concentración es mayor, se amplía el sentido de acecho, la sensación de "cazador" es mayúscula y si el lugar elegido es peligroso, crea esa atmósfera de incertidumbre y cierto temor, que tiene su "puntito". Pero también hay que decir, que ir bién acompañado, garantiza una excelente jornada, en ocasiones incluso inolvidable.
    Un saludo.

    ResponderEliminar