sábado, 5 de noviembre de 2011

De surada a nortada...modos de curación del "mono"

Porque la verdad sea dicha: ¡qué ganas tenía de ver -de cerca- el mar!

Rolando con fuerza de sudoeste a norte-nordeste; mar de fondo aún considerable; típicas entradas periódicas cargadas de agua y más viento…tiempo adecuado para la época.

“Casi” no me acordaba del temple en el lance, del peso de la caña, del sonido del pick up…y sólo tras un corto periodo viendo el mar desde lo alto. ¿Tan fuerte es la necesidad? ¡Sí! y una mezcla de añoranza de aventura; de falta de estímulos, como ese aroma a piel de robalo, a musgo, a salpicadura ensalitrada...

¡Y solo tras un par de semanas...!




Motivo de alegría es que tengo el TP5000SW a pleno rendimiento. Estuvo en taller una temporada. Desgaste de eje bisinfin, un rodamiento, y cuerpo ( rompió un apoyo). Todo ello me lo cubrió la garanatía de Normark. Y esto no es la "norma" con otras marcas. Por ello, sin que se entienda de ningún modo como publicidad ( "de bien nacido es ser agradecido") doy la enhorabuena al servicio técnico  de este distribuidor; y las gracias a Gonzalo, de Pescatlántida, por su diligente proceder. ¡va como la seda!

Un lance tras otro, buscando lugar en el resquicio que hoy estaba practicable. Pero ni así, con ilusión y empeño, dieron muestras de actividad.



Como colofón al proceso inherente a todo temporal, el viraje al norte y el aplacamiento del mar de fondo darán lugar a excelentes momentos. Espero con impaciencia al crecer de las mareas, con tal que nos deje prospectar esos rincones sagrados.

Plenitud y "baterías cargadas", hasta la llegada, parece que pronta, de una nueva tormenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario