miércoles, 28 de diciembre de 2011

¿Futuro desierto?

Es impresionante la belleza, creativameante romántica si hablamos desde el punto de vista de la sensibilidad en un apasionado observador, siquiera profano; imperiosamente estructurada si nos dejamos llevar por el sesgo científico que involucra a disciplinas como la geología, la biología, la botánica...

Pero es un hecho que cada temporada, lo que en jerga de sabios se conoce como plataforma de abrasión de la rasa cantábrica, y nosotros damos en llamar pedrero, xarreo y todo tipo de nombres locales, contiene menos vida. En el Occidente de mi querida tierra asturiana se percibe con más inquietud, si cabe (¡qué mala suerte!): algas típicas que han desaparecido o presentan una concentración testimonial; equinodermos cuyas poblaciones han sido arrasadas; moluscos en clara regresión...enfin, un panorama que no atisba solución, muy al contrario.

La culpa ahora se la lleva el "cambio climático". No me considero tan zoquete como para discutir la influencia del gradiente de temperatura en la distribución, en la zonación de muchos organismos. Es un asunto muy demostrado. Pero debemos admitir que factores como la contaminación y la extracción absurdamente incontrolada, se convierten en un origen posible y probable de tamaño desperfecto, en lo que antaño era un ecosistema completo, cargado de tintes, salvaje y bello.

Estos paseos durante la bajamar dan para estas reflexiones, sobre todo cuando las lubinas -salvo alguna pionera- no tienen a bien arrimarse a la piedra madre. Después de una caminata ( y una caída que me tiene inflamada una rodilla) y no ver más que un pulpo colegial y algunos oricios desperdigados ( ninguno de tamaño aceptable), entristece. Y yo no iba con afan recolector, sólo observador de lo obvio.

A otra cosa, mariposa...Probé la cámara (Go Pro HD 960). No está mal la resolución. La curvatura del campo ya es conocida, pues es un modelo muy ampliamente utilizado. La emplearé de forma asidua, alentado por la sorprendente facilidad de manejo.

Un abrazo a todos.









3 comentarios:

  1. Buenas:

    Bonitas fotos Carlos... En cuanto a lo que comentas, desgraciadamente es así y no tiene vuelta atrás. Se arrasa cono todo lo que se mueve porque, cuando no hay, llegan ayudas y subsidios que impiden cualquier autocontrol por parte los desaprensivos que esquilman nuestros mares. Es pan para hoy y hambre para mañana, pero mientras les llegue el dinero a fin de mes les da igual...

    Un saludo desde Irun.

    Fernan (Basajauna)

    ResponderEliminar
  2. Guapos eses paisajes, la pena son esas escasas capturas y muchas de poco tamaño algo tiene que estar pasando y no vas mal encaminado Carlos.
    Buen gesto de devolver esa lubina a su medio, solo es un granito si todos hiciésemos lo mismo, sería un buen arenal. Nunca mejor dicho cambio de escenarios jejejeje.

    Un saludo desde Caión

    ResponderEliminar
  3. Carlos totalmente de acuerdo, en la ría de Coruña cada vez hay menos mejillón en las piedras, ya no digamos percebe. En días pasados saltamos a un islote de mar batido en Camariñas y ni mejillón ni percebe, sólo en algunas rendijas.

    Las laminarias brillan por su ausencia hasta en verano, cuando solía estar tan cubierto que era casi imposible trabajar con señuelos en mareas bajas. Dentro de la ría es casi imposible encontrar pescado que vive habitualmente entre estas algas tipo pinto o maragota, este verano un día de mar duro salimos con la embarcación y dado el mar que había decidimos probar varios bajos dentro de la ría (grelle, moreira y cabanés) con coreano y camarón y no tuvimos ni una sola picada en toda la mañana.

    Lo peor de esta situación es que nadie parece tomar cartas en el asunto, el mar esta absorbiendo demasiado CO2, mucho más del que puede soportar y creo que este es uno de los factores decisivos.

    Un saludo! Nos vemos en las piedras!

    ResponderEliminar