domingo, 11 de diciembre de 2011

Pude ser yo...

Si de algo debería servir un espacio divulgativo como éste, aparte de contrastar una serie de  apartados técnicos y  contar, con más o  menos tino, pasión  y confianza, los hechos que a esta deportiva pesca acompañan, es intentar fomentar la concienciación y servir de catapulta a una mejor comprensión de todo aquello que circula alrededor del término “lubina”.


Hoy me he levantado temprano, a sabiendas que el temporal venidero dejará poco margen para la práctica durante un periodo. El mar ha bajado puntualmente de intensidad. Pero, aún y así, combina periodos de bonanza con series de ondas que arrojan mucho peligro.

Estaba solo, y sentí una par de picadas, una de un abadejo que era bien grande, la verdad. Al oeste  apareció un pescador, un desconocido colega que parecía querer compartir olas conmigo, pese a la semipenumbra que impedía atisbar el horizonte.  Tuve un buen  ataque, de lubina. Recogí y anduve prudente, llegándome al veril con objeto de  lanzar y retrocediendo cuando el tren de olas así lo aconsejaba.

Por el rabillo del ojo sentí que el compañero trababa un buen pez, o así lo parecía. Seguía a lo mío, pensando en  moverme a un spot más  al este, que es lo que en un principio iba a hacer.

Otra típica mirada de refilón para ver cómo estaba el combate del pescador. Comprobé, con extrañeza, que seguía su particular “baile”con el robalo. Veo que lo vara en tierra, pero sé bien que en esa plataforma no hay manera de subirlos con la vara; y bajar es muy peligroso. No sé, pero me empecé a intranquilizar.

Optó (o eso me pareció a mí), al final, por levantar a pulso el pez, tirando del hilo. Este sistema puede ser válido en ocasiones, así que no me resultó extraño. Pero  también especulé en mis adentros que “Carlos, lleva mucho tiempo ahí encaramado”.

No sé cuánto puede durar un segundo, pues en mi mente ahora parece retratado a cámara lenta. Una ola sube y lo arrastra. “No es un sueño”, me digo, cuando por mi cuerpo corre un sudor frío, una inquietud que me para las entrañas.

Al segundo, ya he dejado la caña, me he subido a un montículo y veo , estupefacto, que se lo ha llevado, y está flotando a unos metros, en plena rompiente.

La mano se va automáticamente al bolsillo; los dedos marcan de forma instintiva el 112. Atención posterior de Salvamento Marítimo. Son, aproximadamente, las 08:50 horas.  No hago otra cosa que dar los datos de la zona. Excelente comunicador de salvamento, que envía al helicóptero de rescate.

Me subo al cantil y bajo al otro lado a fin de mantener contacto con el pescador, que flota, sano y con fuerzas. Que me da unos gritos, a los que respondo con un signo que deseo interprete de forma tranquilizadora. Seguro que lleva vadeador, pues está flotando bien y, encima, dispone de “sangre fría” para separarse de las rocas. No hay demasiado mar, pero en esta zona tampoco hay abrigos.

Pasa el tiempo, que siempre es mucho en estos casos. Pero hay que comprender que el Helimer Galicia viene desde Coruña y estoy entre Doniños  y San Jorge, en la costa ferrolana.

Bueno, un esfuerzo más, “hermano”, que aquí llega.

Ultimas noticias, reportadas por Salvamento directamente. Está bien, en Coruña.

Que comas mucho turrón, “hermano”


Sirva este video  para:

-Concienciación del peligro a que nos sometemos. Perdería la voz a gusto con tal que llegásemos a ser conscientes del daño que puede hacer el mar.

-Saludos cordiales al “hermano desconocido” y a su familia. Pude ser yo. Que te recuperes, compañero. Y mira con mucho ojo  a nuestro querido “azul”.

-Reconocimiento, al que me brindo personalmente,  a Salvamento Marítimo ( especial a tripulación Helimer Galicia),  y a todos los elementos de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad alertados ante este evento, por la respuesta y por su impagable servicio a la sociedad civil.


Me recogeré un rato en el taller…





Noticias prensa

45 comentarios:

  1. Se me pone la carne de gallina cada vez que veo algo de esto, suerte tuvo de tenerte cerca.

    Saludos compañero.

    ResponderEliminar
  2. Hola Carlos,pues vaya regalo de Navidad le has hecho al susodicho y a la familia del mismo,seguro que mas tarde o mas temprano esta gente dará contigo y te darán las gracias personalmente..........
    Como siempre decimos que hay que tener cuidado con el mar pero a veces se dan circunstancias las cuales nos ciegan del peligro real al que estamos expuestos en días como estos.
    En fin,FELICIDADES,por haber estado en el momento justo y el sitio adecuado para poder parar a tiempo una tragedia casi segura.
    Que Neptuno te lo agradezca eternamente.

    ResponderEliminar
  3. Saludos!!! Después de leer tu entrada tngo el corazón en un puño, me alegra que todo haya salido bien, nosotros no tuvimos tanta suerte desgraciadamente hace un mes con mi amigo y compañero de pesca Tomy. Un saludo desde lanzarote, Jigspinningcanarias.blogspot.com.

    ResponderEliminar
  4. KE MIEDO,MENOS MAL QUE NO SE ROMPIO LA CABEZA AL CAER,NUNCA PASA NADA HASTA QUE PASA Y SI HAY ALGUIEN PARA AYUDAR TODAVIA PERO DONDE LA TIENES ESCRITA DE ESA NO LIBRAS.SALUD Y CUIDADIN QUE NINGUN PEZ VALE LA VIDA DE NADIE.

    ResponderEliminar
  5. El otro día lo hablaba con un compañero, el cual rompió su flamante caña, en favor de no sufrir magulladura alguna.
    En una ocasión vi en Seixo Blanco a un hombre con un chavalin, arrimados sobremanera al borde del cantil. Qué atrevidos ambos. En una caída desde aquella altura, el óbito está casi asegurado. O eso o pasar el dolor más desmesurado que alguién pueda padecer en un accidente de pesca.
    Y sin embargo a menudo se siguen repitiendo imágenes similares.
    Lo llevo diciendo desde hace muchos años: "Un pez no merece una vida".
    Son momentos de reflexionar sobre esto que nos cuentas y hacernos la promesa de que nunca arriesgaremos nuestro bien más preciado.
    Saludos y menos mal que actuaste con decisión y temple.

    ResponderEliminar
  6. Helo Carlos.

    La suerte junto a la sangre fría y la profesionalidad y todo queda en un susto y una entrada alucinante para los lectores.

    La suerte que estuvieras ahí y supieras que no debías quitarle ojo mucho tiempo.

    La sangre fría del pescador para saber alejarse de las rompientes.

    La profesionalidad de Salvamento
    marítimo.

    No solo eres un gran pescador sino un héroe. Me alego por el pescador. Me alegro de conocerte.

    Un abrazo. Frank

    ResponderEliminar
  7. Suerte que estabas tú ahí,y suerte también de que tuviste la suficiente sangre fría para poder aportar datos suficientes para orientar al Helimer,lo cual no debe ser nada sencillo,y menos aun con el lógico nerviosismo del momento.Sin duda hoy has hecho la mejor "pesca" del año.

    Enhorabuena y S2 cordiales

    ResponderEliminar
  8. Hola Carlos, he leído la noticia en la web de La Voz de Galcia, te dejo el enlace: http://www.lavozdegalicia.es/galicia/2011/12/11/00031323597266707347807.htm
    Por suerte todo quedó en un susto. SENTIDO COMÚN para todos compañeros...

    ResponderEliminar
  9. Hola Carlos, he leído la noticia en la web de La Voz de Galcia, te dejo el enlace: http://www.lavozdegalicia.es/galicia/2011/12/11/00031323597266707347807.htm
    Por suerte todo quedó en un susto. SENTIDO COMÚN para todos compañeros...

    ResponderEliminar
  10. duro muy duri resulta ver como la mar se engulle a alguien en este caso salio todo bien, por lo que dices, pero en otras oscasiones no es todo tan positivo, te apollo pensando que tenemos que ser mas conscientes de lo que tenemos delante y yo el primero, que pienso que ningun pez, por mucho valor que le queramos dar, merece la pena de correr ningun riesgo,pero pensando eso cuando llego al pedrero no veo peligro alguno,hasta que cosas como esta te hacen pensar y pensar muy profundamente,un saludo y cuidado con el mar que nos viene que es muy fuerte, para quitar el vicio al resguardo de la ria,buena pesca a todos

    ResponderEliminar
  11. Impresionante relato Carlos.
    Ese hombre te debe la vida.
    te felicito por actuar a la perfeccion en un caso como este..hay que saber muy bien lo que hacer.
    Aqui en el mediterráno, por lo menos donde yo vivo, no se dan este tipo de casos, pero siempre hay que saber como actuar ante tal situacion.

    Bien hecho Carlos!

    Un abrazo para ti y para el pescador afortunado!!..y más cuidado a la proxima porfavor.

    ResponderEliminar
  12. Hola compañero. Se me ponen los pelos de punta solo con imaginarme la situación y ya no te digo nada tras ver el video. Hiciste todo lo que está de tu mano para ayudarle, pero siempre queda esa sensación de impotencia de no poder hacer aunque sea un poco más por el.

    Agraciadamente todo quedará en un susto para el , y podrá disfrutar de las fiestas a buen recaudo, pero el mal trago no os lo quitan a ninguno de los dos.

    Más vale irse de capote que en helicoptero... mañana será otro día!

    saludos.

    ResponderEliminar
  13. Gran suerte la de ese pescador por tenerte cerca para llamar a salvamento marítimo, no siempre hay alguien que pueda ver como la mar se lleva a alguien y poder pedir ayuda.

    La mar es tan hermosa como traicionera, nos da mucho,pero reclama el pago.

    Cuídate y a ver si pronto tengo la oportunidad de volver a salir a pescar contigo como lo hicimos el jueves.

    S2.

    ResponderEliminar
  14. Hola Carlos, acabo de leer tu entrada y aún tengo los pelos de punta ... esa es una zona que frecuento mucho en invierno, aprovechando las metidas de mar, ya que suele dar buenos resultados en esas condiciones, y después de ver lo sucedido y en ese lugar .... y creo que también me voy a meter un rato en el taller ...
    Esa llamada acaba de salvar una vida ... un abrazo Carlos !!!!

    ResponderEliminar
  15. Imaginar estar pescando y ver como el mar se lleva a tu compañero de aficción es difícil de asimilar, pero hay que estar preparado para que no nos coja despistados, el destino nunca se sabe, en este caso la compañía es anónima (depende el día puede ser mayor como ya sabemos) pero no quisiera pasar por semejante trance, e imagino que nadie. Por suerte no sumaremos una muerte más a las que llevamos de año ... gracias a tu presencia ¿Quién sabe? Mejor no saberlo.
    Me alegra no tener que presentar aquí mis condolencias a la familia y darte mi enhorabuena por la parte que te toca. Pudiste ser tú o yo, como dice el refrán "Hoy por ti ...
    Un saludo y enhorabuena otra vez Carlos.

    ResponderEliminar
  16. Después dicen que los móviles no un invento, en este caso el salvador Carlos pudo alertar un dispositivo, que de no estar presente y de tener móvil, podría ser con consecuencias muy diferentes.
    Mi enhorabuena Carlos gracias a ti este pescador podrá comer el turrón con su familia, ya te puede invitar a una copa de champán.
    Estos días se ha podido salir poco a pescar, aún así en pescaderos cercanos al agua solo existía riesgos de mojaduras, pero en sitios donde te puede picar un robalo y el no saber perderle puede ser mortal.
    Ahora que se recupere el pescador del susto y que no le sirva para perder la afición si no tener un poco más de respeto al mar.

    Un apunte pescadores, no se debe salir nunca sin móvil.

    Un saludo Carlos el salvador

    ResponderEliminar
  17. Hola Carlos, ¡menudo susto! Suerte que tuvo al estar tú ahí. Me alegro que al final acabara bien la cosa.

    ResponderEliminar
  18. Hola Carlos;

    Uno se queda sin palabras leyendo el relato. Esta historia tuvo un final feliz pero desgraciadamente otras muchas no lo tienen. Creo que marcará un punto y seguido tanto en tú vida como en la del pescador rescatado pero también pondrá en alerta a otros muchos lectores en el cual me incluyo.
    Has salido a pescar y te has llevado a casa la mayor captura de toda tú vida. Una vida.
    Un abrazo campeón.

    ResponderEliminar
  19. Felicidades, a ambos, pues de no haber estado tu ahí igual el resultado no era el mismo. enhorabuena por la correcta actuación que en momentos asi no es facil reaccionar. Un saludo
    Pablo

    ResponderEliminar
  20. Tremenda experiencia, para los dos. Gracias a Dios estabas ahí.
    Nunca serán suficientes las recomendaciones de prudencia.
    Detrás de esto hay otras cosas, además, que deberíamos valorar todos: con la pasión por prohibir y por meterse en la vida de los demás que hay en esta tierra nuestra, cualquier día viene el listo de turno y se le ocurre que los pescadores deportivos causan muchos gastos al erario público con sus imprudencias, se ponen a regular esto y sólo nos dejan ir el jueves a la orilla del estanque

    ResponderEliminar
  21. Enhorabuena por haber estado ahí y haber reaccionado a tiempo...descansa, que con tu entrada en el blog...todos reflexionaremos!!

    Seguramente le has salvado la vida a ese pescador, que de estar solo lo hubiese pasado muy mal.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Perdón por si este comentario va repetido, pues falla mi Navegador

    Agradecimientos;
    A Don Carlos “Sargoloco” (se ha ganado el Don) por su buen hacer y generosidad, e igual reconocimiento a la gente del Helimer Galicia (del cual conozco a uno de los miembros por ser vecino), en nombre de todos los pescadores deportivos que al igual que yo nos encontrábamos por esa zona y pudo ser cualquiera, visto el panorama que hubo, Graciñas Meus…

    P.D.:
    Aunque yo elegí el atardecer y el Sur de Ferrolterra (Coitelada-Ares) opté por la prudencia y buscar refugio en interior de la playa.
    (Lubina 1,1kg y 7 tubos 25-27cm a potera Yo-zuri)

    SL2, Antonio desde Ferrol-terra. http://bonzo-lures.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  23. Tremendo relato con final feliz que nos viene bien con vista a la necesaria reflexión sobre los peligros que acechan esta afición y que siempre están presentes. Enhorabuena a la persona afortunada de poder contarlo y muy especialmente a ti Carlos , por tu profesionalidad en saber lo que hay que hacer en esa situación tan dramática.

    ResponderEliminar
  24. Nosotros estábamos en el mar, y oímos la llamada de Salvamento Maritimo por el UHF, estabamos muy lejos de la zona, pero ya te da un vuelvo al corazón en ese momento.

    Por suerte está bien, ya llevamos demasiadas desgracias este año en la zona.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  25. Carlos, he estado toda la mañana con este hombre (al igual que un amigo y compañero de miguel de solo robalizas),en el hospital en observacion y te aseguro que te esta muy agradecido y deseando ponerse en contacto contigo para decirtelo, yo supongo que se pondra en contacto contigo , pues sigue los blogs de pesca.
    Deciros a todos que esta perfectamente y por lo que hablamos, (aunque con mas prudencia y nunca mas solo), no tiene pensado dejar nuestra aficcion.

    ResponderEliminar
  26. Buenas.
    Enhorabuena a todos, empezando por tí.
    Todos fuisteis eficaces al 100%.
    Me has dejado pensando...nunca llevo el movil encima cuando vareo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  27. en esta ocasion el mar dio una segunda oportunidad , espero que se sepa aprovechar pues no siempre es asi y desde luego enhorabuena carlos por la rapida actuacion alertando de tan tragico suceso ,espero que este hecho nos haga reflexionar sobre los riesgos que a veces tomamos con esta pasion nuestra que es la pesca .
    no hay pez que valga una vida y cuando salgamos de pesca tengamos siempre presente a la gente que dejamos en casa , que cuando lee en la prensa o ve en las noticias hechos de este tipo se preocupan de que no seamos nosotros los proximos .
    por eso disfrutar de este bello deporte , pero con mucho sentido comun .
    un saludo y gracias carlos por una accion tan encomiable.

    ResponderEliminar
  28. ese Carlos,
    hola, estaba yo esta mañana vareando en pta. Penencia de 7 a 9, hasta que perdí mis gafas y tuve que recoger.
    Presencié el paso del helicoptero de salvamento marítimo y me temí lo peor.
    Ahora que estoy de vuelta en el Bierzo y leo esto, solo me queda decirte: enhorabuena por tu reacción.
    En esta ocasión te convertiste en el ángel de la guarda del compañero.
    Un saludo y buena pesca.

    ResponderEliminar
  29. La vida es bella.
    Felicidades Carlos y señor pescador.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  30. Hola Carlos.
    Impresionantes imagenes,madre mia.
    Eres su salvador,Enhorabuena y un gran Abrazo,un momento que nunca olvidaras tu ni ese pobre hombre.
    Te admiro amigo.
    Un ABRAZO.

    ResponderEliminar
  31. Hola Sargoloco, enhorabuena por tu reacción lo primero y también felicitarte por tu blog. A este compañero desearle que se recuperé cuanto antes y todo se quede en un mal susto. Yo desde aquí quiero recomendar a todos el uso del chaleco de flotación, ¿que es eso? Ok, es un chaleco que por su diseño no es acto para un uso como salvavidas, estos últimos pasan diversas pruebas para conseguir que quien los lleva en caso de caer al agua inconsciente pueda quedar con la cabeza fuera del agua flotando. Los chalecos de flotación son digamos mas ligeros y flexible que no nos impedirán los movimientos aunque en caso de caída al agua quizás dependiendo de nuestro peso no nos mantengan a flote por ellos mismos pero si nos ayudarán. Se utilizan en surf en olas muy muy grandes o en windsurf o kayak. Lo podréis encontrar en tiendas de deportes náuticos y su uso no molesta incluso abriga, no son caros en torno a 40 ó 50 €. De verdad os lo aconsejo no os molestará os lo garantizo yo hace un par de meses que llevo uno.

    Un saludo y pronta recuperación a este compañero.

    ResponderEliminar
  32. Enhorabuena por el feliz rescate y gracias por compartir la experiencia, que nos hará, seguro, ser todavía más prudentes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Que ésta vida son dos trazos y un borrón,hay que llenarla y nuestra afición ayuda,pero no la malgastemos,no hay pez que se lo merezca.Quizás alguien quiso que estuvieras allí,no se puede saber,pero ese pescador y su familia te estarán eternamente agradecidos.Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Muchas gracias compañero por tu rápida intervención, será algo que no olvidarás nunca y el afortunado pescador tampoco. Mi enhorabuena a los dos y aprendamos que una captura por buena que sea no lo merece.

    Un saludo

    Pako

    ResponderEliminar
  35. SAludos a todos. Sí que es una experiencia. Fustiga y deja poso, pues ayer lo pasé mal, la verdad.

    Es una sensación extraña, como un "dejà vu", pues la imagen del pescador cayendo es como si ya la viera tantas veces...pero la suerte de no hacerse daño en la caída fue providencial, desde mi punto de vista. Luego , el tesón del ferrolano para separarse de las rocas. En alguna entrada había momentos que no azotaba "demasiado" el mar, y quizá pudiera haberse metido y salir. Pero esto es sumamente peligroso, pues basta que lo intentes para que venga un golpe y te destroce ente las peñas.

    Lo hizo bien, ayudó y él mismo se salvo en parte. Y Salvamento marítimo estuvo a la altura, salvándole a tiempo, antes de entrar en problemas de temperatura, que es lo que te puede matar en primer lugar.

    UN abrazo a todos y sabed que me costó poner la noticia, pero estoy convencido que es necesario.

    ResponderEliminar
  36. Hola Carlos , menuda experiencia tio, es lo que mas temo que me pase a mi, a veces la confianza te mata y la verdad es que no se puede confiar en algo tan inestable como el mar, que cuando esta bien te puedes permitir muchos errores pero cuando esta cabrón no te perdona ni uno. menudo mal rato que pasasteis los dos , menos mal que todo acabo bien.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. Enhorabuena Carlos !! la suerte ha querido que estuvieses en el momento justo en el sitio adecuado.
    Se me pone la carne de gallina, solo de pensar que hubiese pasado si al tio no lo ve nadie.
    Tremendo relato, en tu linea ....
    saludos...

    ResponderEliminar
  38. Sólo para deciros, pues creo que es mi deber, que Ignacio, el compañero que sufrió el incidente, se ha comunicado conmigo para gradecerme la acción. NO era necesario, es lo que le respondí, pues es algo que se hace por humanidad. Pero esto le engrandece como persona, sin dudas.

    Saludos a todos y gracias por la preocupación mostrada.

    Y a seguir vivos...

    ResponderEliminar
  39. Carlos te felicto a ti y al pescador por el temple con el que habéis actuado y a salvamento marítimo por su eficacia y profesionalidad.

    El mes pasado yo viví una experiencia horrible que no se la deseo ni a mi peor enemigo. Normalmente voy a pescar con mi suegro a los pedreros del oriente de Asturias, ese día había 3,5 metros y mi suegro se posiciono en una roca un poco expuesta, yo estaba a 100 metros y cuando miro lo veo salir despedido hacia tierra arrollado por una gran ola, de la roca al suelo había como 2 metros de altura, se pego tal ostiazo que quedo conmocionado por un golpe en la cabeza sin saber donde estaba durante 15 minutos, y con un fuerte dolor en las costillas, pudo haberse matado. Estuve tentado de llamar a salvamento marítimo pero finalmente pudimos salir de allí por nuestro propio pie.

    Que mal se pasa!!, al igual que el pescador volvió a nacer. El aprendizaje de estas situaciones no debe caer en saco roto. No quiero ni imaginar llegar a casa sin mi suegro, se me ponen los pelos de punta. Un saludo, Julio

    ResponderEliminar
  40. Hola Carlos, te dejo un enlace de la Voz de hoy en la que sale la noticia:

    http://www.lavozdegalicia.es/ferrol/2011/12/14/0003_201112F14P60991.htm

    Enhorabuena por tú buen hacer, saludos.

    ResponderEliminar
  41. Carlos, me alegro que Paz te haya agradecido tu buena acción.

    Esta mañana, al ver la Contraportada de “lavozdegalicia” y el relato, se me heló la sangre.

    SL2 a todos compañeros.

    Antonio

    http://bonzo-lures.blogspot.com/2011/12/redruello-paz-connection-dos-veteranos.html
    http://www.lavozdegalicia.es/ferrol/2011/12/14/0003_201112F14P60991.htm

    ResponderEliminar
  42. Felicitarte por el buen trabajo que realizaste Carlos.Supongo que si nos pasa a culquiera de nosotros reaccionremos como tu,dependiendo de los nervios de cada uno .Lo dicho ,felicidades y a reponerse del susto Carlos,saludos.

    ResponderEliminar
  43. Carlos, sin palabras!!!
    Eres un crack!!!
    Gracias por ser humilde y, lo digo yo, GRANDE, GRANDE
    (publícalo, porfa)

    ResponderEliminar
  44. Acabo de leer la entrevista a la victima en un periódico.
    La rapidez en estos casos,fundamental.
    Bravo.

    ResponderEliminar
  45. Da miedo verlo tan lejos ya de la orilla,si no te matan las rocas seguro lo hace el frio y las olas.Cuantas veces nos cegamos por esta pasión,cuantas veces dicen los "viejos"...no te fíes del mar y pensamos que estamos hartos de ir a ese sitio que ya vimos el mar de "todos los colores".

    Gracias a Dios comerá el turrón.

    ResponderEliminar