martes, 21 de febrero de 2012

Otras panorámicas de Playas de Luarca y de Portizuelo, que a mí me sirven mucho para recordar a mi tierrina querida, después de pisar sus verdes prados y sus preciosas arenas en un efímero viaje.









Y ya casi de noche, buscando conocer las posibilidades del objetivo Tamron 17-50f 2.8. Sin un adecuado trípode hice lo que pude, amén de disfrutar de un ocaso muy fresco por el tiempo del este que ha predominado estos días.

 









 En Portizuelo siempre tenemos a nuestra disposición bellas creaciones de la naturaleza, que adornan unas mejorables fotografías, captadas con muy poca luz y bajas velocidades de obturación. Sólo la primera está "retocada", notándose mucho el grano y la falta del imprescindible trípode. ¡Qué más da! un idílico panorama que no traslada al observador el frío que había a esas horas.

 


 



1 comentario:

  1. como siempre excelentes fotos carlos,como va todo,cuando pegamos unos lances,s2

    ResponderEliminar