sábado, 5 de mayo de 2012


Bien lo sabéis, amigos: se puede insistir haasta de forma terca, buscar las zonas querenciosas, extremar hasta el olfato de podenco…y así, conseguir el efímero placer que todos anhelamos. Pero el tiempo no acompaña, como veis en esta fotografía. Los días pasan, la voluntad sigue con su habitual recorrido en dientes de sierra, como un electrocardiograma. Mañana, quizá sea una jornada de suma actividad, de esas que estresan, que cada temporada se encarga de racanear más. Es la esencia, el momento que nos ha tocado vivir. 



No miréis a vuestro alrededor: dejad de escrutar que si ese barco que pesca al embalo, que si ese sumidero que vierte inmundicias, que si la “peña” te mira mal porque madrugaste un poco más…Pensad en la imagen de mar como icono: bravío, limpio, repleto de vida, de grandes robalos a los que engañar con deportivas prácticas. Porque la vida “es sueño”…


Me puse otra vez –llega la temporada- con los top water. Reedito el modelo del año pasado, depurando algo más las líneas para un artificial que funciona correctamtente.



1 comentario:

  1. Buenas.
    A ver que tal se da la temporada por superficie. La pasada ya fue mala para mi, y esta no pinta mejor, pero bueno, esperar disfrutar de alguna de vez en cuando ahora es a lo que uno aspira.
    Saludos.

    ResponderEliminar