domingo, 4 de noviembre de 2012

Unas jornadas...

Entiendo que forma parte del "negocio".  Bienvenidos sean, los turistas...pero en mi interior se rebela un palpable rechazo a tanta masificación. Un tanto egoista, sí, pero qué pensáis de un extraño ser, casi un misántropo, que apenas se relaciona a partir de este espacio divulgativo.

Eran "manadas" buscando la foto y la historia "- sabes, estuve en las "catedrales", tía..."  que tanto desafía mi espíritu bucólico y aventurero. Así que tuve que cortar por lo sano y solo queda esta mínima expresión fotográfica que obvia, como a mí me gusta y por respeto a vuestra sensibilidad artística , todo resto de civilización, por doquier presente este mediodia de noviembre. ¡Escapad con brío de estos puentes  festivos, cofrades de esta institución de anacoretas a pie del cantil!...








El sábado abusamos de una salud mermada, en mi caso por un problema intestinal que me casusa recidivas continuas. Y lo digo por cómo nos atenazó el agua, que no cejó durante toda la mañana. Pero es que había un mar tan espectacular para la lubina...Y nada, ni un ataque, cuando expusimos argumentos de sobra, como Dani, que se ve ahí encaramado, afrontando con pasión la jornada de pesca.





Y tocó finalizar el fin de semana, que anticipa la época que nos tocará vivir, presuntamente,  a partir de ahora: temporales y, esperemos, la tan deseada entrada de lubinas. Mientras tanto, hemos contado con la visión del espectáculo cantábrico y con algún momento  de esos que dejan un regusto que ahora me empeño en calificar de dulce: una buena lubina tragó el señuelo, pero, pese a la maestría de Pepe, se consiguio zafar. ¡Bendita sea, ella y su descendencia! y que disfrute de la vida, sorteando aparejos e inclemencias. ¡Qué salvajes son!






4 comentarios:

  1. buen mar lubinero,en efecto.Pero aun andan remisas,muy remisas.Habrá que seguir esperando.

    S2 desde Gijón

    ResponderEliminar
  2. ..tampoco desagradaría ver una amazona mimetizada entre las "catedrales" recitando versos de súplica a Neptuno, con un guerrero fin: que acuda la plateada loba al deseado encuentro.
    Magníficas fotos, salud Carlos.
    Ps:"la flor de cerezo ya dio muestras de flexión"

    ResponderEliminar
  3. Muy guapas las puestas,las Catedrales a la izquierda del todo con 2 metros fue la playa que me dio la ultima dorada de 5 kg en Octubre y alli no habia turismo porque eran las 3 de la mañana y llovia a mares jjajajaja,sigo pensando que esta mar que ahora nos acompaña pide vinilos a voces y este año le toca dar la campanada al black minnow pero ojo al de 25 gr y con caña blanda lanzamisiles a golpe violento de twiching y veremos a ver si las hay...y si no las hay a disfrutar del paisaje que ahora con el curro desde que me levanto a las 6 de la mañana del lunes no pienso en otra cosa que llegue la amanecida del sabado y la mar permita,saludos y buena pesca.

    ResponderEliminar