miércoles, 29 de febrero de 2012

¿fotos de invierno?






De un invierno insólitamente seco.

Como un niño con zapatos nuevos...


Cierta apatía personal ante unos fabricantes que muestran –la crisis impera- un bajo pulso en el proceso creativo, me ha hecho desistir de la prueba de nuevos artificiales. Hay algún modelo que estimo serán muy buenos para el objetivo lubinero: el Stream Demon, de Evergreen (un shallow range  de 16 cm y 33 gramos), puede ser prodigioso; la nueva versión del tms 140 (DUO); el rowdy (Jumprize) 130F (22 gramos)…


Daiwa no ha bajado el telón, eso está claro. Como ya sabéis ha sacado a la luz alguna versión y nueva gama de colores, aspectos ambos ciertamente interesantes:


Morethan X-Roll 128 S: unos dos gramos suplementarios que hacen de esta versión (Wind storm) del X-Roll, un poco más lanzable (aunque no he podido sacar estimaciones numéricas), y más estable cuando el mar se pone “feo”.






SLS 14 F-G DT (Dive Tune): viene muy bien para contrarrestar el déficit del SLS 14 F-G en aguas muy tomadas. Como se ve claramente en la foto, la diferencia en tamaño de la pala ya nos indica que el campo de acción es un poco más profundo. En teoría, las prestaciones en distancia se deben reproducir a la baja. Pero, si bien no estoy en condiciones de avalar como definitivas las estimaciones, la diferencia no me ha parecido sustancial: a lo sumo, dos manivelas del Stella 5000SW-A, unos dos metros en los mejores lances. No parece demasiado, si a cambio disponemos de un señuelo dotado de un hiper T W&R  que aguante mar (se nota muy bien en la puntera de la caña, pues el nuevo labio retiene mucho agua, en función de una superficie mucho mayor que la de su hermano)





Toda esta colección incorpora (también en el SLS-12 F-G) nuevos colores. Son una tentación difícil de superar, pues la capa de esferas holográficas (vista en las colecciones IMA de la pasada temporada) es verdaderamente bonita.

He adquirido tres colores. Me impresiona el Flash laser half beak. El Half beak es un tono conocido, pero en esta ocasión los contrastes son alucinantes, muy conseguidos.








 Baby Mullet



 Pink Head





sábado, 25 de febrero de 2012

Cardiff 330 H, a prueba de "brutos"...


El paso el tiempo puede con todo el material. La intensidad de uso sólo acelera ese natural proceso. No hay forma de valorar la calidad de nuestros útiles de pesca que mejore la marcada por la propia experiencia. Horas de praxis en condiciones de pesca, en medio natural y con exposición a los agentes atmosféricos, son imprescindibles para alcanzar una opinión  razonada.

Intento, siguiendo estas pautas, dar una visión objetiva. Por ello me he librado de cábalas acerca de cañas, carretes y toda la impedimenta de spinning que no he tenido la ocasión de probar (o sea, la inmensa mayoría, dada la ingente colección que adorna los catálogos de los diferentes distribuidores). Me encantaría hacer ese trabajo (probar toda suerte de materiales), pero es un “sueño” que no se verá cumplido, auguro con fundamentos. Así que me ciño a trasmitir la humilde perspectiva que me generan mis adquisiciones, cada vez más puntuales.

Esta caña pertenece a una interesante colección. Realmente, por el acabado y calidad general se aúpa a una categoría absolutamente superior respecto al escalón de precios que ha  tenido, para nuestro gozo, en el mercado peninsular. No sé qué asuntos referentes a la comercialización hicieron que la Cardiff de patente nipona se pusiera tan al alcance de nuestro presupuesto. La pena es que el distribuidor no contaba con el modelo 330 M, unidad que me daba mejor pálpito. Aún así, la 330 H, que es la que utilizo, mantiene, tras meses de uso intenso condiciones que aseguran el éxito de los primeros vaticinios.

Un poderoso blank que mantiene el vigor después de tantos lances H; anillas de primera división, con buenos cordajes; enchufes  en perfecto estado, y con gran reserva de dilatación…. Solamente el grip de corcho se ve algo desgastado, con surcos que no penalizan el uso, pero que lo envejecen. Heridas “de guerra”, sin duda, para un modelo de caña que  presenta una extraordinaria resistencia mecánica, de blank algo “duro”, pero cómoda y muy potente para nuestras jornadas invernales.

Enlace test previo:

http://www.robalospin.com/2011/09/shimano-cardiff-335h.html



Saludo a nuevos seguidores


Nueve nuevos amigos se han sumado al grupo de seguidores que , con su abnegado y carismático apoyo moral, contribuyen -y no poco- a que este espacio divulgativo mantenga la ilusión con la que fue forjado, evento del que han trasncurrido - así pasa la vida, enfin...- casi cuatro temporadas.

Y seguimos...y sin saberlo, cualquier día diremos: " parece que fue ayer, en ese lejano 2008..."




-alvaro gutierrez perez













-historia d'una afició

jueves, 23 de febrero de 2012


Ese spot que has frecuentado, del que conoces todas-¿todas…?- sus vicisitudes. Pues la noche que contempla esas maravillosas veladas a spinning, puede dar tantas alegrías como monumentales sustos.

Apreciar la variabilidad del mar, y contar siempre con la posibilidad de una sorpresa desagradable ayudan a dotarse de ese respeto y prudencia tan necesarios. Valores en alza, porque cuando han pasado quince minutos de espera y ya damos por hecho que la ola no va a bañar esa zona…¡zas! dos monumentales ondas que apenas dejan tiempo para escapar, en un entorno lúgubre y lleno de obstáculos.

Al mismo tiempo, tan incierto devenir convive con momentos intensos cuando al otro lado se encuentra un poderoso robalo. Y siempre son instantes sugestivos, por pequeña que sea la lubina.

Debajo del agua, esta lubina se prestó a una iniciativa que no había tenido hasta ahora: grabar un vídeo de noche, apoyado por la luz exterior de mi lámpara frontal. Pez que, por supuesto, fue devuelto a su medio natural, como no podía ser de otra manera, como leal pago a su labor de actor principal.


La oscuridad es lo que tiene, no recomendable para todos los públicos.



miércoles, 22 de febrero de 2012

Todos son populares copias “low cost”, más o menos realistas, de un conocido slim. Los utilizamos por motivos relativos a la compensación entre un precio “asequible” y unos fundamentos técnicos suficientes (capacidad de lance, estabilidad, acción…)

Estaba de mañana, ya alejado de la emoción del clímax que supone un alba de febrero. Ni rastro de lubinas. Escruté en una repleta caja. Y comprobé que contaba con unidades de los cuatro más conocidos, esas réplicas que se supone de fabricación china y distribución por avispados comerciantes europeos, ajenos, claro está, a cualquier proceso de innovación y desarrollo, que no está el mundo para esas cuestiones menores (¡Qué inventen otros, decía…”)


Me dediqué -¡Ay, sufridor de mí!- a un proceso de lance y recuperación para vislumbrar algún resultado que arrojase datos acerca de las posibilidades de los mismos, siempre valorando como aspecto fundamental la distancia de lance.


El empleo de un mismo equipo y el contar con unas condiciones similares es una condición indispensable a los efectos de lograr cierta objetividad en tales test; utilizar una muestra que sirva de control, una pauta imprescindible (para ello, cómo no, el SLS 17 en sus dos versiones).



Y estos son los resultados, salvando decir que cualquiera puede conseguir otros cualesquiera en sus pruebas “ad hoc”:


(máxima distancia – en vueltas de manivela del TP5000SW-A cargado con PPro 0,23mm y una caña de heavy spinning – Shimano cardiff 11´ H):

Viento neutro o ligeramente con apoyo


 Satya SS180 (Dansel)(33gr): 76

Satya SF180 (30 gr):72

Sea Shot Mágnum (Payo) (30 gr) 68-70

Macua 165 (West Lab) (27 gr): 66-72

Hokkaido Súper Shad 180 (Alcedo) (30 gr): 63-66

Control:

SLS 17 S-G (30,5 gr): 82

SLS 17 F-G (28 gr). 72-78


El Satya hace prevalecer su peso, con lances muy largos. El Macua es más ligero ( 27 gamos) así que su comportamiento es aceptable respecto a los anteriores. El Payo consigue muy buenas distancias, pero es más complicado pues la dinámica es más errática que en el macua. El Alcedo 180 lleva en vez de pistones bolas. Parece menos compensado, con lo que penaliza frente a los anteriores.

Los lances con el Satya SS son ciertamente lejanos. Pero una vez más, cargamos con un SLS 17 S-G y consigo 6-8 vueltas de manivela más. Pero entre el Satya SS y el SLS F-G hay menos distancia, salvo cuando el viento es limitante (pruebas de campo ya muy trilladas)

El Macua es de un tamaño similar al SLS ( realmente un 16,5 cm), y no es tan deficiente pese a estar mecanizado con elementos de baja calidad. Los cilindros sobre eje funcionan bastante bien, aunque no con la precisión técnica del SLS, ni mucho menos.

martes, 21 de febrero de 2012

Espíritu lubinero


Espíritu lubinero es aquello que se desprende del contacto con pescadores como Dani y Poldo. Dotados en lo físico, motivados filosóficamente, solidarios y sin egoísmo…pero sí con la necesaria ambición. Esa virtud que a unos ahoga y a otros, como a estos fenómenos, les lleva a la búsqueda pertinaz, sin desmayo de la plateada mandamás en la espuma.

Han encontrado el “secreto”, que a otros ha sido vedado.  Disfrutar de la pesca en estado puro, sin otras connotaciones. Y aprendo de ellos, sin duda, pues son un ejemplo a seguir.

¡Y no fallan, están en una perenne “luna de miel” con la “reina”! Será porque se lo merecen.



























Otras panorámicas de Playas de Luarca y de Portizuelo, que a mí me sirven mucho para recordar a mi tierrina querida, después de pisar sus verdes prados y sus preciosas arenas en un efímero viaje.









Y ya casi de noche, buscando conocer las posibilidades del objetivo Tamron 17-50f 2.8. Sin un adecuado trípode hice lo que pude, amén de disfrutar de un ocaso muy fresco por el tiempo del este que ha predominado estos días.

 









 En Portizuelo siempre tenemos a nuestra disposición bellas creaciones de la naturaleza, que adornan unas mejorables fotografías, captadas con muy poca luz y bajas velocidades de obturación. Sólo la primera está "retocada", notándose mucho el grano y la falta del imprescindible trípode. ¡Qué más da! un idílico panorama que no traslada al observador el frío que había a esas horas.

 


 



jueves, 16 de febrero de 2012

EL objetivo Canon EFS 17-85mm no me convence por su falta de claridad y su mediocre nitidez. Buscaba "algo" con que complementar el gran angular SIGMA 10-20 mm que me gusta ( aunque la nitidez es mejorable) pero que suelo siempre abrir a 10 mm para super angulares. Entonces falta un angular medio que satisfaga otras condiciones.

El Tamron SP 17-50mm a f/2.8 con compensador de vibración ( en definitica, un estabilizador de imagen) VC, me pareció, a tenor de alguna información buscada en la red, un objetivo a tener en cuenta. Económicamente no tengo capacidad para llegar al modelo paralelo de Canon ( el famoso 17-55mm).

Con mis limitadísimos conocimientos de fotografía, diré, tras la primera toma de contacto, que adolece de falta de definitción  salvo en los elementos de primer plano, donde sí que se deja ver buena calidad ( ya habia sido advertido del viñeteado periférico). El elemento más interesante es la claridad que aporta. Con las condicioens de hoy, abriendo  f máximo 2.8 -sin necesidad, sólo para probar-  he tenido que bajar la ISO a 100 para conseguir no pasarme de luz. Como descarga ante la falta de callidad de las fotos diré que la luz no era una maravilla. En la próxima "surada" haré alguna foto.

Es interesante contar con un objetico de estas características. Notaré la diferencia en condiciones de muy poca luz, jugando con la apertura y la ISO. Creo que me voy a divertir, e intentar mejorar mi capacidad técnica.

Un saludo.

En las fotos se ve 1º foto jpg ( no he hecho RAW, pues soy un desastre ) sin tocar y debajo retocada forzando bastante ( para bien o para mal, según gustos...) tras pasar por el Photoshop de turno.

Fotos realizadas en Lires-Cee- A COruña-AEspaña
































miércoles, 15 de febrero de 2012

Chivo Vs Shore Jig





Un shore jig está pensado para facilitar largas distancias de lance. Con ello consiguen abrazar un gran campo de acción y vencer los impedimentos que suponen las corrientes y desplazamientos de agua cuando hay fuerte marejada o vientos muy limitantes.

Es una virtud que compensa, en estas situaciones, una menos capacidad técnica para incitar a la lubina. Quizá sea esta mi opinión, pero la experiencia me dice que así es, que el movimiento de un soft o de un plug bien manejado son incontestablemente más atrayentes para el morónido.

El jig actúa no obstante mostrando una acción que mejora la previsible (dado el diseño tan “escueto” del artificial). Consiguen un rolling, y cierto wobbling si los sometemos a momentos S&G.

Se manejan en modo cranking, aunque  si el fondo lo permite es posible utilizar sistemas similares al jigging, esto es: tirones-S&G-recuperación corta en un proceso continuo.

Hoy se trata de comparar la capacidad entre un jig y un tradicional chivo.





El chivo es un artificial muy apreciado. Une en un cuerpo de plomo (normalmente  sometido a niquelado para darle brillo y resistencia) a una cola de pelo y unos anzuelos simples. Pero no consideremos como tosco este popular señuelo. Aúna al menos cuatro virtudes poderosas:

-Capacidad de lance
-Estabilidad con mal tiempo
-Acción increíble ondulante, un Wobbling que la cola en pelo amplia de forma trascendental
-Un precio asequible

A estas alturas aún no había comparado (bajo la misma situación y escenario) la distancia entre uno y otro.  No es un test definitivo ya que hay unos 5 gramos  (por encima o por debajo) de diferencia entre el Jig (60 gr) y los tres chivos empleados (55-65 gr), pero son los más cercanos en peso con los que contaba en mi macuto.



Equipo H (Lesath Power game 60-120// Stella 5000SW-A//PPro 8 Slick 0,23mm),
Condiciones: viento fronto-lateral de dirección NE

Jig (Katashi Spinjack 60 gramos):66 -72




Chivos( Artesano Coruña “Pepiño” -R.I.P-):

Delta 54 gramos: 63-66




Delta 62 gramos: 65-70



Ondulado 68 gramos: 70-75



Como primera conclusión de este análisis cabe resaltar la alta capacidad del chivo. No hay que soslayar un aspecto importante como  la ausencia de penacho en el jig, algo que evita mucho rozamiento.  Por ello es más de resaltar el diseño del chivo artesano, con formas muy simples, pero efectivas.  El más cercano en peso (chivo delta 5X) se aproxima y casi “calca” las distancias del Jig, pero éste último suele superarlo en los lances más largos.  El ondulado es un prodigio que no parece envidiar a un moderno Jig, aunque he empleado un chivo de casi 69 gramos.

Debería buscar dos unidades con peso exactamente igual, para dar más validez a esta comparativa.