miércoles, 29 de agosto de 2012









Cruel objetivo del tiempo, sentarse a ver yacer nuestros huesos en decúbito. Los abuelos “sapiens” seguro que no evaluaban los acontecimientos futuribles; es decir, no me hago la idea de un homo divagando, allá por el 25.253 a.d.C. “¿qué será de nosotros en el 25.190…?”

Circulamos día a día como expresión de lo que es un simple giro de un planeta entre miles de millones de planetas. Y aplicamos tan simple escala a nuestra vida.  ¡Qué somos sino una relación extremadamente exigua de momentos felices! Pues como el vacío en el cosmos, así es nuestro espacio vital, sea por diez o cien años.

No hay más que momentos, recopilados en una frágil memoria; imágenes que se cuelan entre fuegos de artificio, entre puntos brillantes que salpican nuestros ojos al bajar los párpados.

Escepticismo ante lo que no es místico, como la política, inmisericorde con el débil. Y una búsqueda de aire, un resuello, un alzar la vista para captar efluvios de algas y espuma de mar. Imagen, al fin y al cabo, que diseñamos en nuestras entrañas, donde ahuyentamos todo aquello que nos apesadumbra.

Sobre la prieta arena, esas pisadas de bajamar, efímeras a nuestra espalda ahora batida por la resaca. Ésas, son una metáfora de nuestro avatar, de ése que nos lleva a todas partes, al que dirigimos mediante pensamientos. Y luego, un paso fugaz a través de la puerta de matrix.

............     .............

He ido alguna vez, pero los resultados (si los medimos en lubinas) han sido escasos. Las mareas no me han correspondido estas dos semanas, pero tampoco afronté la pesca con la debida intensidad. Ahora le dedicaré más tiempo físico, pues desde el puesto de mando la pasión sigue estando ahí.

Ya os contaré…

domingo, 12 de agosto de 2012

Mis mejores combinaciones PE-Leader


Partiendo de que hemos sido convencidos acerca de la necesidad de montar un bajo de línea (respetando por supuesto a los amantes del trenzado directo, algo que sigo sin entender…) habíamos hablado con anterioridad, y en sucesivas ocasiones, de los métodos para realizar un montaje eficiente.  No obstante las múltiples combinaciones, simplemente resumiré el asunto, dando la importancia debida a aquellas que empleo con más asiduidad en los escenarios habituales de spinning M a MH.


Como no podemos  ejemplificar con una amplia gama de cañas, buscaré en lo genérico, la típica caña 9,6´ de categoría de potencia M/M-H (en este caso H, una 20-60 C.W, la St Croix AVID 96H).

Lo que nos interesa, como premisas principales:


-El Leader (en mono polilamida o en FC o en hibrid…) cuanto más largo, mejor. Combatirá la abrasión en los terrenos abruptos que nos movemos.

-El grosor será inversamente proporcional a la longitud.

-La acción de la caña y su composición en anillas (diámetro, tipo, número) influyen mucho en rozamiento, algo que debemos considerar en profundidad. Anillas serie MNSG desde nº 25 hasta 11 en número de 7-8 permiten un paso más suave que  una caña montada con 9-10 anillas tipo Y  ente 25 y 8-9. Es algo obvio.

.



En el esquema correspondiente vemos tres modelos:



Braided 15 lb (suele ser un 0,18-0,20mm) combinado con un leader 0,40mm:

Podemos extender la longitud más de lo que figura en dibujo, pues un 0,40mm suele pasar muy bien por anillas de todo tipo.  Pero en este caso, y más en el siguiente, es mejor evitar el paso del nudo por la anilla de salida. Recordad que  intentamos estirar al máximo el bajo terminal, pero también hemos de compensar para evitar tanto rozamiento, que dificulta el lance y puede favorecer la nefasta creación de un ovillo. El rozamiento disminuye si la caña viene con anillas de calidad  SIC y mucho en algunas como las nuevas K de FUJI. 


Braided 15 lb combinado con leader 0,43mm. Es quizá mi predilecta para la pesca a spinning M en zonas de rompiente practicando plugging o shore jigging. En este caso  la longitud 250-270cm es muy adecuada. El drop, aconsejable entre 80-100 cm, aunque podemos extenderlo o acortarlo: en el primer caso, con viento trasero y si la situación nos lo permite ( cuidado con la configuración de la costa detrás de nuestra posición)  lo alargaremos, con lo cual el nudo pasará más adelante, por menos anillas y con menos impedimento.

Braided 20lb combinado con leader 0,47mm. Es uno de los más pesados que monto. No admite dudas como sistema para asegurar capturas, por la enorme resistencia del conjunto. Por la noche casi es insustituible, siempre hablando de zonas rocosas. Ya obliga a un nudo (albright, por ejemplo) de respeto, sobre un terminal ciertamente grueso. Y el paso por las anillas ya se nota. Por ello es mejor bajar algo la longitud, ya que contamos con la resistencia extra a la abrasión del braided 0,23mm, que nos evitará momentos de nervio ante un buen robalo. 

Una longitud entre 190 y 210 cm (siempre para el modelo de caña tomado de ejemplo) será suficiente. Es resultado de medir un drop  de 80-100 cm y los +- 110 cm entre puntera de la caña y  el tramo intermedio entre la tercera y cuarta anilla ( comenzando por el butt)

No pongáis reparos, pues un nudo bien realizado pasará perfectamente por las anillas. Simplemente, habréis de revisarlo cada ciertos lances, pues sufrirá, algo que se previene empleando trenzados de calidad.

Con un leader largo siempre se perderá algo de distancia, pero merece la pena.

Los modelos expuestos son simples y solo una mínima expresión de lo que podemos hacer.

viernes, 10 de agosto de 2012

Gracias por seguir ahí. No hay nada que contar, esperando que brillen nuevos instantes; mágicos momentos de pesca de nuestra imagen espectral en el gran azul.

Volveremos, cuando el ánimo, las ideas y el gusto por el trabajo vuelvan igualmente. Es ley de vida...pero será pronto, os lo aseguro, amigos.

miércoles, 1 de agosto de 2012

Stella 5000 SW-A: ¿Enfermo crónico?


En la foto el interior lo he limpiado en profundidad. No hice foto al respecto, pues no tenía pensado hacer comentarios. Pero me ha disgustado contar otro problema en el Stella 5000SW-A.

Antecedentes: tras unos días en que reconozco no haber limpiado correctamente el exterior, tuve ciertos bloqueos del rotor. Me pareció que venía de dentro, por cuanto el problema debería estar en el piñón RD 12357 o en el 12361 drive gear, que nosotros llamamos corona. Así que tuve que abrir el carrete, sin esperar a servicio técnico.

El proceso es simple:

 Poner bonina en posición adelantada. Aflojar dos tornillos del la placa de bloqueo de la tuerca que fija el rotor  RD 9835. Aflojar (en sentido  de agujas del reloj, recordad bien esto…) la tuerca RD 11648 ( llave nº 12). Así podemos extraer ligeramente  el rotor y permite  sacar el anillo de fricción RD11663 y acceder a los dos tornillos delanteros. Hay que extraer el protector o carcasa trasero RD12378 para poder aflojar los tornillos del cuerpo.

Levantamos la tapa y extraemos el drive gear y dispositivos acompañantes. Y así me asombré al ver que el problema no se encontraba en los piñones (desgaste de un diente…), que están perfectos y son de una calidad acorde con el carrete.

El asunto es preocupante pues atañe a la estanqueidad. Ya sabemos que el Stella  SW no es sumergible, pero este carrete jamás ha sido sumergido (aunque sí ha recibido frecuentes  impactos de agua salada); pero de ahí a que el salitre se apodere de los mecanismos interiores va un mundo.

La sal se hizo con una parte débil, el main shaft assembly o RD 12377. Esta pieza, o mejor conjunto de piezas es la que, como sabéis, fija el eje principal y se sitúa –dirige-sobre el eje de gusano o sinfín RD 12359 desplazándose sobre éste permitiendo que el eje tenga su limitado recorrido hacia delante y hacia atrás.

No encontré otra explicación al bloqueo del rotor, pues el piñón principal está engranado por abajo con un piñón unido al eje de gusano. Y el bloqueo del eje de gusano pervierte todo el sistema.

¿Por dónde entra el agua? buena pregunta. ¿Y si entra por el eje, desde la bobina? porque Daiwa lo sabe bien y así creó el mag sealed, que parece que funciona de maravilla...aunque puede entrar por el eje de la manivela y con menos probabilidad por la tapa del cuerpo side cover RD12363...

Bueno, hice una profunda limpieza con aceite teflón. Lo sequé perfectamente y engrasé con una grasa mecánica de cierto nivel.



Y funciona otra vez, hasta el proximo resfriado, que parece viene por el sistema pick up otra vez ¡uffff!



Curiosidades: vemos, una vez más, las limitaciones de Shimano, incluso en la más alta gama. Al lado del Stella, el Caldia 4000, con uso intenso estas semanas. Sólo lo he limpiado una vez. ¡Todo va OK!


Me da qué pensar, una vez más…