domingo, 3 de febrero de 2013

Crepúsculo mágico en " Capoteland"



Ayer tarde aún mantenía un vigor que dificultaba mucho la pesca. El viento, ya rolando a componente este, y mucha ola, me hicieron desistir. Estuve indagando acerca de los efectos de este invierno en la zona al este de  Dexo ( Oleiros – A Coruña). Es un tramo de costa igual de abrupto que el Seixo Branco, pero que aguanta más golpe de mar. Sin embargo, las bajadas en este duro cantil están muy, muy mal: humedecidas, repletas de “verdín” muy resbaladizo…en definitiva, muy peligrosas, y más con este infernal tiempo.


 
La mañana rezaba “¡robalo!”, y lo intenté. Sin apremiarme demasiado, ya pasaban las nueve. Saludé a un gran colega y lancé, con mucha ilusión. Nada…




Esta temporada viene marcada por escaso tiempo de pesca. Tanto las responsabilidades personales, como el venenoso invierno que  nos ha venido, imposibilitan la práctica.  Es de recibo que, con las entradas de mar de fondo de hasta 8 metros, las lubinas busquen zonas más interiores. A la sazón, sé que algunos robalos han sido engañados en playas dentro de la ría, hecho que no deja de ser una tradición predecible en esta temporada (y a la que me he sumado en muchas ocasiones). Pero bueno, no se puede estar a todo, y mi pasión por los cantiles  es definitiva, incluso a la hora de encajar tanto capote.


Y fue lo que pasó, lo mismo que se repitió  en la atardecida (conté con dos “permisos” en un día, que aproveché con regocijo).  Ensoñaciones me hacían contemplar un frenesí robalero, cuando lo que de verdad estaba aconteciendo era un sobrenatural crepúsculo. Vivir estos instantes, al lado de mar, persiguiendo, sea o no con “éxito”, a nuestra reina de los mares,  es un privilegio que solo en parte puedo compartir con vosotros, queridos amigos.





Hasta otra ocasión. 





4 comentarios:

  1. Que tal carlos,parece que la crisis tambien esta por nuestras costas y nuestra reina emigra a otros lares en busca de nuevos alimentos,esperemos pronto su llegada,un saludo colega y buenas fotos nos veremos pronto.

    ResponderEliminar
  2. Enorme
    Siempre aciertas al describir, al poner puntos y comas a esos momentos que revivimos pegados a estas pantallas, "obligados" a estar momentáneamente alejados de nuestra mar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Carlos,buenas fotos a falta de pesca.Viéndolas pienso,que seria de tí sin ese mar que tan enamorado de él estás,y que tantas y tantas satisfacciones,sustos y emociones ta ha dado.Ami tambien me tiene enamorado,aunque estemos lejos uno del otro.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Preciosas fotos de nuevo,Carlos.La última,especialmente,extraordinaria. Felicidades

    S2 desde Gijón

    ResponderEliminar