jueves, 7 de marzo de 2013

Sargos: remonte desde altura





Consideraciones generales: como pauta básica buscaremos spots donde la altura no se convierta en un factor limitante que haga imposible la pesca.  Para ello, tanto la longitud y potencia de la caña como la configuración del cantil nos deben  posibilitar un correcto izado de los peces (sargos que pueden llegar a 1,8-2 kilogramos como máximo, salvo ejemplares cada vez más raros).

Abocados a intentarlo en un spot con buenas aguas, pero que intimida por su altura, si empleamos una vara de 7-7,5 metros estándar XXH calculad el límite en unos 3,5-5 metros de altura ( pues en la práctica, la caña no "ofrece" nunca 7,5 metros reales, pues  no es normal condiciones en que la podamos situar en la vertical.) para ya pensar en el uso del carrete como forma inexcusable de acercar el pez.

 A partir de 7-8 metros casi con toda seguridad estarás condicionado a levantar varios metros con el uso del carrete. Por todo ello, usaremos cañas (cuanto más larga mejor) y carretes potentes. Lo primero, para poder separarnos del vacío y permitir levantar los sargos desde más lejos evitando en lo posible el toque con la roca; un carrete potente será necesario, ya lo veréis, pues deberemos forzarlo en extremo.



Un apunte de trascendental importancia: la distancia de calada (entre boya o flotador y anzuelo). Pescamos habitualmente a flotador fijo, pues la boya “loca” o corrediza no se adapta bien a escenarios sometidos a corrientes. Si pretendemos pescar un spot  profundo que requiera caladas de  más de 4 metros, vendrán los problemas con el izado, pues aunque sigamos los pasos establecidos, tenemos un límite que no es otro que  el toque de la boya con la puntera (que estará en plena curvatura, con un buen sargo).

¿Nos darán margen tanto la envergadura como la potencia de la caña para poder levantarlo a nuestra altura? Otro factor que invita a considerar la adquisición de modelos muy potentes, y de acción de punta, o al menos que no tiendan a la parábola (por mucha capacidad de izado en kilogramos que manifiesten).

Si elegimos una postura  somera, los terminales serán más cortos (entre 1,5 -3 metros), circunstancia que atenuará los problemas citados.
 

En estos simples esquemas vemos cómo proceder para alzar una pieza desde cierta altura:



1: Clavamos el pez como de costumbre, aunque desde alto suelo dejar tiempo antes del tirón, pues suelen zafarse con más frecuencia.



2: Una vez cansado y en posición, bajamos la puntera todo lo que podamos, cuando ya tenemos claro el rincón desde dónde alzarlo. Recogemos sedal hasta tensar y empezar a combar la caña.


3: Seguimos con la acción anterior hasta suspender el sargo en aire o bien (si no hay posibilidad e evitar contacto con la roca) posarlo con mucho cuidado en un saliente.



4: Toca alzarlo unos metros, usando el carrete. No dudéis, es fundamental. Debemos fiarnos de potencia, pues con sargos mayores 1 kilogramo, nos daremos cuenta de la importancia de la gama alta, por la capacidad de tracción. Los carretes económicos, valen para la pesca del sargo, pero en estas situaciones no esperéis mucho de ellos.

5: hemos alzado unos metros hasta el punto en que podremos emplear la longitud de la caña para dar el impulso definitivo que permita poner la pieza a nuestra altura. ¿Cuánta altura? pues dependerá de potencia de la caña, pues hará resorte para impulsar el sargo los últimos metros. Si es una caña muy parabólica, precisaremos menos que en una con más acción de punta y muy potente. Un protocolo simple, pero que debemos ejecutar con tranquilidad y evitando golpear el ejemplar al posarlo.



Espero que con estas simples pautas veáis incrementadas vuestras posibilidades, en terrenos que antes se escapaban de vuestro alcance.

11 comentarios:

  1. me da vértigo solo de ver desde donde estas pescando.....

    ResponderEliminar
  2. vuelve a la carga sargoloco,je,je,con menudas pescatas de sargos nos tienes deleitao,y como siempre con tus trucos y consejos,gracias por seguir enseñandonos carlos,un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  3. Es incredible... Pero es algo que julgo no tener cojones para hacer jejeje.
    Magnificas inagens Carlos.
    Filipe.

    ResponderEliminar
  4. Buenas clases nos estas dando en la pesca del sargo Carlos,creo que te estas enganchando de nuevo al sarguete,enhorabuena y a por ellos,saludos

    ResponderEliminar
  5. se permite paracaídas? jejej ,buenos consejos, un abrazo Carlos

    ResponderEliminar
  6. Yo no me atrevería
    Hay que ser valiente
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Aupala..aupala.auuupaaalaaaa!! ahí campeón...con fundamento y tracción.
    Saludos, Carlos.

    ResponderEliminar
  8. El pesquero tiene los sargos mesmo pretos, muy buenos...

    Abraço

    ResponderEliminar
  9. Muy didáctico, muchas gracias Carlos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. La verdad es que creo preferible buscarlos en escenarios más bajos,donde obviamente también los hay.En esas circunstancias de pesca,el más mínimo despiste,resbalón o,porqué no,vahído,puede resultar trágico.Aunque también es cierto que estas reflexiones,sin duda están condicionadas por la edad,porque años atrás,tal vez no andaría con tantos remilgos.

    S2 desde Gijón

    ResponderEliminar
  11. Hace tiempo que no voy al sargo a los cantiles,no hay tiempo para todo, pero cuando voy siempre llevo arnes, cuerda y clavos, le tengo mucho respeto a las alturas, me tranquiliza tener agua debajo pero aun asi las caidas son mortales y prefiero estar bien atado, un saludo Carlos

    ResponderEliminar