jueves, 30 de mayo de 2013

Paseo por la ría...



He vuelto la mirada hacia la ría. Estos recorridos por el bonito paseo planificado en la orilla este… ¡una delicia! eso sí, sin lluvia. Algo tenía que tener de bueno la salida de la clínica de rehabilitación. En el recorrido entre Perillo y Santa Cristina hago –y también vago, y divago...- las fotos. 

A medio camino, veo faenar mariscadoras, que enseñan las pantorrillas en el otro margen, allá bien lejos; acá, un señor de gorra y canas alborotadas escudriña dentro de una desvencijada chalana, parece que ordena trastos varios; otro, “fornido” en la materia, se afana en cavar a la búsqueda de gusanos de fango, preparando una jornada de pesca; en la inmediatez del escuálido cauce dejado por el reflujo, un joven lanza  aparejo y sujeta la caña, esperando la incierta picada…Yo casi estoy a medio plazo de recuperarme de esta jodida lesión, esperando con veterana paciencia el ansiado momento, ya veis, buscando materia para no oxidarme.

Tantos años de sumideros, de emisarios contaminantes han degradado lo que debió ser el “puto” paraíso. Un entorno tan urbanizado es lo que trae, sobre todo con el cómplice descuido de generaciones de políticos incapaces.

Mal que pese, sigue siendo un lugar bello, machacado, pero con un sinuoso cauce a bajamar, y una planicie que cumple con el típico ecosistema de estero.

Se me ocurre dar un paseo calzando bota de goma y llevando un equipo L. Basta una caña de 6-7´, para qué más…y las lubinas entran por la bocana, a veces sí, a veces no.

Mi sitio esta al pie de un escabroso cantil, libre de miradas, pleno de aire fresco. Pero volveré  esta temporada a probar suerte en estos escenarios recogidos, pues esas lubinitas gustan de atacar  señuelos en superficie. Y eso me hace disfrutar, mucho, mucho, tanto como un aficionado del “Depor” tras ganar dos a cero a la Real…

En un par de semanas espero poder hacer el primer lance, y será con toda seguridad en las áreas interiores. La diversión “casi” está garantizada, vamos, si no viene alguien y lo fastidia, ja, ja…

“ A la fuerza, ahorcan…”






1 comentario:

  1. Pues sí que debió de ser el *puto* paraiso, como otros muchos escenarios que hubo en la nuestra y tuya costa y que ahora recogen subvenciones y críticas de la unión Europea que de poco sirve. Políticos capaces hailos, como las meigas, pero muy pocos son los que sienten un amor sincero por esta tierra.
    Un saludo y ánimo que hoy le queda un día menos que ayer a esa lesión.

    Un saludo.

    ResponderEliminar