lunes, 12 de agosto de 2013


Paraísos de las lubinas y del pescador. Gozar de tales espacios, rquiere unas buenas piernas y un corazón sano, pero sobre todo espíritu y pasión.