sábado, 7 de septiembre de 2013

Con Pepe y Pelayo.

Es una puñetera amalgama entre los puramente físico, ligado a la edad ( encanecimiento, grasa corporal, cara envejecida...)y lo más etéreo o que atañe a la moral ( misantropía galopante, escepticismo por montera, rarezas de viejo...); sea lo que fuere, me tiene alejado del ruido del grupo cabrero, de las falsas apariencias, de amistades falsas, de vendedores de almas y de pedreros abarrotados.

Con estos "mimbres" por principio, encontrar gente que me soporte y que pueda compartir unas horas de divertimento reconozco que es un azar que no trato de provocar. Rehúyo toda congregación de más de dos personas y una de ella siempre es mi amigo del alma.

Pero el bueno de Pepe es de otro talante: comprensivo, jovial, caritativo y siempre dispuesto a mezclarse entre la gente y siempre a desplegar, sin contrapartida alguna por medio, sus vastos conocimientos de pesca y de la vida en general.

Pelayo es un tipo que me cae bien, y no piensen ustedes que es por compartir en modo alguno las rarezas que uno asume como propias. Es todo lo contrario: afable, espontáneo, curioso...bondad en resumidas cuentas o simplemente ausencia de crecimiento inveterado del espolón de macho de espalda plateada. Y sí, con él me gusta ir de pesca.

Hoy, completa sudada que me reconfortó y animó corazón y piernas, que buena falta hace. En un tránsito largo, pero repleto de bellas formas de los pedregales y cantiles asturianos, pudimos hacer mil lances, pescar algunas lubinas menores (que fueron convenientemente devueltas al agua)y un robalete peleón que nos dio una alegría final, antes de partir de vuelta a la vida real.

Seguiremos por esta vía, elegida y disfrutada como solo un especimen a extinguir puede hacer.












4 comentarios:

  1. Mientras no bajen las cabras del Castro todo va bien Carlos, tengo un video en el YouTube en el que nos las topamos allí mismo, lo de los años es natural, cada uno los va notando mas a su manera, a la mia prefiero notarlos en el pedrero que en el sofá y me parece estupendo que halla mas gente que elija lo mismo, por lo demás enhorabuena por las capturas y mas por disfrutar de la jornada entre amigos, un saludo

    ResponderEliminar
  2. Carlos, que mas se puede pedir unos buenos amigos y disfrutar de lo que mas te gusta y una buena captura eso es el cenit de todo buen pescador.
    Saludos y a seguir disfrutando.

    ResponderEliminar
  3. Lo de la misantropía,Carlos lo comparto plenamente contigo,aunque llevo más años que tú con ella pues tengo también diez más que tú,en esta época miserable de la historia es mucho más facil,incluso creo que un poco nos obligan a serlo,los achaques propios de la vejez pues...,hay que convivir con ellos no queda mas cojon...,te envidio esa válvula de escape que tienes en el mar y poder disfrutar de una aficción-pasión que reporta beneficios mentales y físicos,comparto plenamente contigo esa actitud ante la vida,que sigas así muchos años.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Menuda caminata nos metimos!! Y menudo robalo guapo que engañaste, una buena mañana de pesca....y que haya muchas mas como esa!!!

    ResponderEliminar