domingo, 22 de septiembre de 2013

Stream Demon 160, Surface wing 147 F: señuelos diferentes, notas dispares...

Me esperaba algo diferente. Sí, 16 centímetros es mucho, pero no tanto cuando se concentran en formas alargadas, estilizadas. Compré sin más incentivo que la curiosidad. Y al ver las fotos que me inspiraron tal semejaba que el Stream demon (Evergreen) era de naturaleza más “slender”. Pero no, es compacto, grande, bestial. Es, en definitiva, casi “demasiado” para lo que busco.¿Y qué era aquello en que tanto persevero? lo de siempre: distancia, estabilidad y acción.





No está bien equilibrado, al menos al punto de ofrecer una parábola dinámica y recta. Es tosco en el vuelo y no consigue distancias apreciables sobre todo si tenemos en cuenta su peso (casi 34 gramos). Es una pena, ya que este aspecto hubiera sido trascendental a la hora de una valoración positivamente plausible. He logrado (con un equipo MH) distancias medias, nada más. Ni que decir tiene que en el mismo escenario un todo poderoso SLS 17 F-G sumaba 20 vueltas más de la manivela del Stella 5000SW-A.

Es eso, inerte, pesado… con un STM que no acaba por funcionar, aun cuando bajo otras condiciones (viento de apoyo trasero) seguro que mejorará sustancialmente. Mas no se trata de eso, pues ¿de qué sirve cuando buscamos ese bajío y no llegamos?

Pero algo ha de tener bueno. Y eso es una acción y estabilidad en el agua soberbias. Se mueve con un W&R donde el wobbling es notorio y efectivo. Lo hace en terreno SR a unos 20-40 cm como mucho. Y además, el ancho labio -junto al peso- permite un aplomo dentro de la capa de agua que le hace funcionar correctamente en los mares agitados del día de pruebas.




Tenía depositada mucha confianza en este plug, pero me parece que se queda ahí. Una lástima, a la espera de un gran shallow minnow que pueda pulverizar registros.


El Surface wing 147 F sí que me ha gustado. De formas estilizadas y dotado de un compensado STM, consigue metros a rabiar. Sin embargo (pese a no haber realizado una seria comparativa con su hermano pequeño), la diferencia de peso (17 por 23 gramos) no marca una exponencial mejora en la capacidad de lance. Deberemos tener en cuenta que el 120F presenta una capacidad excepcional dentro de su grupo de señuelos.



La sensación – refiriéndome a la acción- es de un plug tecnológicamente moderno: un W&R intensísimo ya partir de bajas revoluciones, apretado y vibrátil. No consigue la vibración tan contundente del formato 120 F, tan consustancial a este modelo de jumprize.

Excelentes prestaciones, belleza formal, colores preciosos y muy buen acabado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario