lunes, 21 de abril de 2014

Entre bambalinas...

Excesivamente tranquilo, pasmado mar de primavera, que no alentaba mucho. Pero como siempre en la casa de la esperanza, unas horas pintaba muy bien. Un ligero cambio de componente me dio la idea del spot seguro.

Era tarde, cuando pude emprender la marcha. Esta postura no es muy frecuentada, pese a su visibilidad. Un acceso más bien precario la “protege”. Pero en esta ocasión había un pescador, cuya identidad desconozco.

Estuve un rato viendo cómo evolucionaba, pues era ya tarde para buscar otra posición con posibilidades. En un momento me hice viejo, y soñaba que esa figura era la mía, en un pasado remoto. Una visión romántica antes que irracional ira por no haber llegado antes. Porque estaba -la mar- preciosa para entregar un robalo, como así fue.

Lo clavó bien, lo metió a la piedra bien y lo forzó con contundencia. Muy buenas artes las del pescador (si por remota casualidad lee estas palabras, me alegro de todo corazón). Así que, como bien reza el proverbio: “estaba para él, no para mí” y así, deportivamente, hay que encajar el hecho de la pesca, de la incertidumbre y de la propia levedad de uno mismo.

"Él" podía ser yo, como tantas veces,  pero tocó ver el espectáculo entre bambalinas. Mañana seré yo, quizá, quién sabe… Por lo demás, escasas lubinas, aunque alguna se dejó llevar por los señuelos de sargoloco. Y algunas fotos más que brindan espectáculos escondidos en micro-pozos labrados en resquicios del cantil. La vida se agarra con fuerza, como este gobio o este cangrejo moruno… ¡qué belleza!


Mirada de soslayo, mitad de inquietud y desconfianza; aún no sabía que iba a seguir cautiva de su mar, pero libre al fin y al cabo... y con futuro.


El Biga 4,5" + 40 (Caperlan) no le envidia nada a otros vinilos. Lances por encima de media, W&R entusiasta y mucha resistencia a golpes y anzuelos fuertes. Combinación de éxito para un nombre de grandes almacenes...


El cangrejo moruno se embosca en pequeñas grietas. Y espera lo que haga falta a que vuelva la marea.

Gobio agazapado en un mínimo espacio.  Le molesté un segundo para hacaer la foto. Luego seguirá con su ajetreada  vida en la rompiente.



 El Feed Popper 100 es un seguro cuando el tiempo deja, así que no hace falta presentarlo.
Abajo vemos el Gun Fish 135. Una acción irreprochable, muy fácil de manejar aunque con el viento en contra no alcanza performance de pencils como el nº1, el Patchinko 140. Quizá el punto de equilibrio no esté conseguido, algo que podría establecerse con la bola de inercia situada un poco más atrás. Pero bueno, cualquiera le enmienda la plana a todo un Lucky Craft...

 

 


2 comentarios:

  1. A veces también hay que disfrutar con el éxito de otros pescadores. Es como ver un vídeo de uno mismo, ya que no podemos vernos en acción de pesca.
    En otra ocasión ... "Estará para tí".
    Muy buena pinta el vinilo de Caperlan. No lo conocía.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Tiene buena pinta ese vinilo caperlan, un saludo carlos

    ResponderEliminar