domingo, 4 de mayo de 2014

Dos "veteranos"



Yo aprendí tanto de él...y ahora, en la distancia temporal de tantas lunas pasadas, miramos el mar con los mismos ojos. Nos sentamos y escudriñamos, cual libro sagrado antiguo, el mensaje encriptado escondido entre las olas. Que si ahí, a lo lejos, esa plataforma tiene buen color pero hay demasiada corriente; que si más allá, en un spot cercano parece tal que la resaca no nos sacará el cebo hacia fuera…en un reflexivo acto que se repite marea tras marea. 

 
En fin, un mapa siempre aproximado, utilizando información sutil suministrada por aguas, cielos y mareas. Y será fruto de tantas horas que los cálculos se aproximan a la realidad, aunque dos más dos nunca son cuatro en el mundo de la pesca deportiva.

 
Tanta pasión pone a nuestro alcance esos sargos viejos, que no dudan en tomar el cebo. Y así vemos a dos “veteranos” juntos, en pose que tanto se ha repetido.






Sí, es una injerencia que socava el normal funcionamiento de un ecosistema ya muy cercenado. Pero -y permitidme la inmodestia- realizado mediante un arte con mayúsculas. Dentro del agua, solo una tenue traza provocada por un sedal y un cebo natural se inmiscuye en ese biotopo.

Y más que pronosticar, casi adivinamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario