domingo, 25 de mayo de 2014

Mejor una bicicleta...



Más que un derecho parece un calvario. Nordestes, lluvias y muy mal tiempo; también fútbol y elecciones…Lo uno, meteoros de naturaleza imprevisible a largo plazo; lo otro, manipulación de masas, legitimación de una democracia de escaparate y poco más…

Como bloguero (¡qué poco me gusta el término!) que insisto de vez en cuando en obligarles a seguir las vicisitudes de este pescador de ilusiones, vuelvo a la carga. Y no es para dar cuenta de espectaculares capturas, que no las hubo; más bien, porque  después de unos días de mudo  proceder, apetece garabatear unas líneas.

Eche unos lances, pero escasos, pues tanto el aire de primer cuadrante como luego la borrasca me alejaron de estas posturas que tanto frecuento. Las capturas de hace dos semanas aún están en el recuerdo, aunque el indicador de la batería empieza a  parpadear. Esto,  mis estimados, espolea la sana codicia del apasionado.

Vienen mareas adecuadas y tiempo de oeste, pero primaveral. Promete a priori, aun cuando hoy por la mañana “ellas” no acudieron a la cita. Para un tramo de la oleirense costa, que está en peores condiciones cada temporada, ya no es  una noticia. Así que toca encarar con deportividad y escepticismo estos bolos, capotes o como se quieran llamar. Lo llevo bien, sin amarguras, pues mi relación con la pesca se rige por  los mandatos que la “reina Mar” otorga a todo aquel que a sus bendiciones se encomienda. Uno de los más trascendentes es que sí, que entregará sus criaturas, pero a cambio de tesón, sacrificio y respeto.

Después del temporal vendrá la calma; después de jornadas aciagas vendrá la recompensa. Merece la pena, sin dudas, pero -y esto va para los frenéticos- precisa de un carácter. Si no estás dispuesto, conviene una retirada a tiempo, y deshacerse rápido de los vínculos (materiales y emocionales) Tal vez dé más felicidad comprarse una bicicleta, que solo hay que  dar pedales…

2 comentarios:

  1. Razón no te falta,Carlos.El problema es que ,ésto de la pesca,es un virus que una vez inoculado,resulta imposible de eliminar.Yo llevo conviviendo con él desde que tengo uso de razón,al menos (antes,no lo recuerdo) y,por ello,por más que la cabeza dicte una cosa,el corazón dicta otra,y él es el que manda.Ya lo dijo en su día Pascal . "El corazón tiene razones,que la razón desconoce".Y cuanta razón tenía.
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  2. Jajaja. El piloto de mi batería estaba encendido desde hacía unos días. Sin embargo ayer quiso la fortuna que hubiera un montón de carnada en el lugar que escogí, y las sierras abundaban dando cuenta de los pececillos. No creo que tarde en apagarse el tuyo una vez más Carlos, que muy bien que sabes lo que ha de hacerse para conseguirlo.

    Saludos.

    ResponderEliminar