domingo, 13 de julio de 2014






Tenía alguna foto reciente que no había compartido. Por lo demás, hoy hice una tentativa, que se desarrolló sin encuentros notables salvo una salpicadura de lubina terciada al paso de un Patchinko 140.




El sábado pasado  me dejó con un cansancio extraño. Fue la intensidad de una lucha con un robalo muy aguerrido, unido a una penumbra acelerada por una lluvia recalcitrante. Me llegó a los huesos, me agotó el cuerpo y "casi" el espíritu. Precisé días para encontrarme con ánimo y fuerza.

Además, descanso mal por las noches. Algunos problemas -ahora con la espalda- me retraen a la hora de planificar una partida de pesca.

Deseo que todo vuelva a su regular situación, con la prevalencia de fallos en vez de éxitos, pero con el ánimo encendido, como siempre ha sido para este humilede amante del mar y sus secretos.



Probé la cabeza shallow ( 15 gramos) del Black minnow. Un lance que pena en exceso por la ligereza, pero una acción muy buena, con rolling natural y un paso sutil por encima de cualquier obstáculo. Le adjunté el cuerpo de 140 ( aunque viene recomendado para el 160) por parecerme ideal para este tamaño.



Espero resultados, aunque para spots bravíos y en los que se precise distancia no será válida. En canales a bajamar, sobre todo en playas de planicie irá de maravilla, con equipo M o ML preferentemente.

1 comentario:

  1. Fuerza Carlos hay que ganar al cerebro,je,je con un par de dias de reposo y de nuevo al ataque,no hay quien pueda con nos,pescaremos aunque sea con baston,bonito robalo un abrazo amigo

    ResponderEliminar