martes, 12 de agosto de 2014

Estímulo e ilusión

Por aciaga que sea, no acabo una jornada de pesca sin un inmediato deseo de retorno. Este sentimiento, casi de colegial curioso, siempre se ve incrementado cuando disponemos de los suficientes estímulos. Fue una semana de tiempo inadecuado: un mar muy parado y la escasez ( fenómeno perenne en nuestra devastada costa) de lubinas marcan los pobres resultados, al menos enjuagados por algunas sorpresas en superficie.








Pero conviene estar atento a la situación, pues siempre hay cambios. Un temporal tibio de suroeste ha acabado dejando cierto mar de fondo. No es invierno, pero sí parecen mares y cielos de octubre, en agosto...Así las cosas, no creyendo en más suerte que la que puede generar una inquebrantable voluntad, al final, a base de cientos de lances en el spot apropiado, sale esta lubina, que atesora tanta belleza como incapacidad tiene el hombre para comprender su alienable carácter.





6 comentarios:

  1. ¡Menudo robalo Carlos, todas las curiosas te tocan a ti, no se como lo haces!

    ResponderEliminar
  2. enhorabuena carlos,siempre das con alguna en estas fechas,un saludo amigo y a seguir disfrutando.

    ResponderEliminar
  3. Precioso animal Carlos, como bien dices lances y lances y pertinaz en esa lucha por encontrar a la reina de la espuma siempre esperando ese contacto,esa picada que nos devuelva la ilusion, por veces perdida despues de bajar al cantil y regresar sin notar ni un leve toque en la puntera de nuestra caña.
    La diosa Fortuna te premia con ese !!!!ROBALO!!!.. miel sobre hojuelas maestro ,parabens.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Pescamos el mismo día Carlos... jeje, ¿por donde andará ahora la próxima que caiga? un abrazo.

    ResponderEliminar