lunes, 31 de marzo de 2014

He ido, en cortas sesiones vespertinas, unas tres veces. Pero las lubinas no han dado muestras de actividad. Es chocante cómo me están "fallando "esta época, cuando otras temporadas era relativamente normal encuentros con robalos XXL. Es un riesgo cuando se pesca solo en una zona. Por motivos personales no puedo desplazarme mucho y los fines de semana no me puedo permitir la tan ansiada pesca de amanecer. Bueno, "excusas" aparte, he tomado camino directo hacia los spots más sargueros de este recorrido precioso desde Cabo de Mera hasta Lorbé. Es un tramo que conozco como mi casa, despujés de tantos años, y sé, modestamente, arrebatarle sus tesoros.

Os dejo un par de cortes de vídeo ( que son de lo poco que me sale de calidad aceptable, pero mala), de un día en que entraron casi todos de moderado tamaño, aunque siempre estoy pescando diplodus muy buenos. Espero que baje un poco la intensidad del mar y mejore el tiempo, pues prefiero tiempos bonancibles, incluso de NE con mar de 1-1,5 metros, los mejores desde mi punto de vista, al menos durante estos dos meses que vienen, hasta que el mar pare demasiado y comienzen a pescarse masivamente con el embalo y otros sistemas de pesca profesional .
  
Un saludo.





viernes, 21 de marzo de 2014

No abundan esta temporada, pero en los spots más aptos siguen estando. Prefiero que entre la primavera, allá por finales de abril, cuando llegan en grupos e invanden cantiles y predreros.

Vuelvo a la droga "Diplodus", en una recaída que estoy disfrutando. Me veo limpiandon la caña de 7,5, y pegando un par de anillas. Y debo cambiar el monofilamento, que está ya machacado de estos días tan intensos.

El caso es gozar  de estos momentos fascinates, para un privilegiado habitante de estas tierras norteñas.






sábado, 15 de marzo de 2014

La lubina, y más hoy en día y hablando de spinning desde costa, es casi como una guerra perdida. La seguridad en cuanto a capturas es CERO, por mucho que creas saber. Aquí sí que estamos a verlas venir. Y manda el escepticismo, tal es el comportamiento de este pez mítico. Así que se puede comparar con esos ligues de adolescencia, en que nunca crees tenerlas todas contigo, ante la impredecible actitud de las damas que cortejabas.

El sargo es "más agradecido". Su comportamiento lo tengo más interiorizado. Es como más de la familia. Y como si de una relación estable se tratase, siempre gozo de este magnífico espárido, que no me suele fallar.




Así que decidí dar unas varadas con la caña larga ( tras limpiar las telarañas) y cebo  típico, para combinar el uso de boya y terminales muy finos. Los resultados, inmediatos; la satisfacción, múltiple.

Os dejo un par de vídeos, que responden a momentos cortos y emocionantes ante las lides con el sargo común.




miércoles, 12 de marzo de 2014




Muy poco que contar, dicho sea en términos lubineros. No he contactado con"ellas" pese a varios intentos. El fin de semana pasado pude pisar el terruño patrio, del que estuve alejado más de dos largos meses. Demasiado tiempo sin la caricia de su aire astur, ni el efluvio suave y tierno de su mar. Con Pin y Pelayo pasé dos jornadas, en las cuales no tuvimos una sola persecución. Y no fue por no ponerle ganas: al contrario, ya que tiramos de imaginación y recursos para bajar a spots muy querenciosos, uno de ellos un top 8 de 10. Pero ni con esas... Agradable compañía, que me hacía falta. Además, en mi Barcia de los amores pude asistir a una cena en la que no dejamos de reparar en el tristemente desaparecido Miguel... Bueno, ni fotos quise hacer, dejando estas instantánaes tan bien tiradas por Pelayo para vuestro disfrute. Junto a Pepe me siento uno más de la camada...

lunes, 3 de marzo de 2014

Otra tremenda marejada, y ya estamos acostumbrados. Pero "no hay mal que cien años dure"... viene buen tiempo y ya se ven robalos, para el que se sacrifica. Yo lo voy a intentar estas jornadas, ya veremos si hay suerte...