jueves, 31 de julio de 2014

Ilusión





Gozaré de algo más de tiempo, que dedicaré en parte a complacer el lado más aventurero de mi ser. En estas fantasías, que acompañan a un hombre maduro tan ligado al mar, siempre está presente la gran lubina. Sé que daré con potentes y viejos roballos, a poco que la  suerte deje un paréntesis libre de eventos desagradables. 

Tras esos meses de parón casi olvidados y  ahora recuperado de manera suficiente (pero no totalmente) aprovecharé el asueto para visitar mis spots predilectos. Estarán allí, eso seguro, en esos santuarios de la geografía patria que tanto he profanado. 

Deseo contaros estas peripecias, como vengo haciendo desde años. Dsifruto con la pesca, la fotografía y con el hecho de compartir tales vivencias. No hay más interés, pues todo ello me reporta gran satisfacción ( si bien no exento de controversias y decepciones) que me llena de felicidad.

Estos días apenas fui, salvo cada uno de cada tres-cuatro días para hacer un "sondeo". Está complicado, ya que los robalos deben tener problemas para aceceder a la roca salvando tantos aparejosde pesca. Pero lubinas que hace poco que aprendieron a leer la vida sí que caen ante señuelos como el patchinko o el Black minnow, verdaderos referentes del spinning de hoy en día.



Nos vemos...

sábado, 26 de julio de 2014

"Ni fu ni fa" y los "andares" del Black minnow shallow



Más por cumplir con el rito sabatino que por creer en razonables expectativas, me dejé caer de la cama a eso de las 06:30 AM. En esta época ya los días han menguado y contamos con un alba retrasada, algo que me satisface.

El tiempo, malo, de este mar y viento de 1º cuadrante. Sin corrientes de fondo, poco se puede esperar, al menos en cuanto ala presencia de robalos cerca de la piedra de orilla. Eso sí, salvedad de los ataques de las cotidianas robalizas escolares a los señuelos de costumbre. Nada nuevo bajo el sol, diría, para un cuento tantas veces contado.





Ver alimentarse una nutria a unos metros, es una maravilla; adivinar cuándo sale el delfín, en su amanecer tras el desayuno, no tiene precio…y dedicar unos minutos a grabar un vídeo que no puede por menos que atestiguar la fenomenal capacidad de la cabeza 15 gramos shallow del Black minnow, adosada a la cola de 140mm.









Aquí, esperando otro cambio de panorama meteorológico, que es cuando suelo acertar de lleno.

miércoles, 23 de julio de 2014

Certate 3012H defecto imprimación Bobina.



Fiel a un espíritu tolerante pero reivindicativo, el blog no se limita a recibir un volcado de narraciones; también acude a la glosa para poner de manifiesto cualquier tipo de eventualidad que, como atañe al caso de los defectos de materiales, nos afecta de forma directa. Por supuesto que no caben expresiones a través de contenidos que puedan siquiera aproximadamente a ser tildados de difamatorios, pues ante todo, siempre se busca mantener un espíritu constructivo dentro de unas normas mínimas de educación, cordialidad y ajuste proporcionado a la Ley.


Así que desde ya manifiesto que no hay ningún espacio para el resentimiento subjetivo, ni para los prejuicios infundados; muy a contrario, me cabe llevar este asunto con moderación, pero manteniendo el riguroso protocolo analítico que caracteriza a este espacio divulgativo.

Entrando en el asunto, no sé muy bien cómo enfocar tan farragoso tema, donde se aúnan sensaciones  a la par de sorpresa y de indignación.

En principio vaya por delante mi respeto a la marca, en la cual he depositado confianza desde principios de los años noventa. A este respecto, aún mantengo una colección de carretes de surfcasting en perfecto estado de revista.

Pero el staff de diseño, producción y control de calidad deberían estar centrados en estos asuntos, pues un problema como el que veremos no ayuda a mantener un prestigio que tanto cuesta conseguir. Por ello, en nombre propio (y seguro que en el de todos vosotros) mando este mensaje, "en una botella largada al vasto océano", para que sea recibido. El objetivo es claro: que los pescadores, consumidores de materiales de pesca al fin y al cabo, dispongamos de los elementos adecuados en términos de calidad y precio.



Me resulta inconcebible que este carrete (Certate 3012 H) de última generación haya pasado los supuestos rigurosos controles de calidad de Daiwa japan. Si así fuera, esta unidad no debería nunca haber salido de fábrica. Porque  mi declaración y el vídeo adjunto prueban que  hay un problema neto en el proceso de imprimación de la bobina. No sé a qué es debido, algo que dejaré, en su caso, para que el fabricante lo determine.


Pero queda claro que  es inaudito que esas impresiones en la bobina se suelten con tanta facilidad. Es un carrete recién comprado, con unos tres usos, lavado y bien estibado.  Al principio afectó a un número. Me di cuenta y estuve comprobando cómo al mínimo roce parecía querer levantarse la pintura. Al final, muy a mi pesar, lo puse a prueba, comprobando que aplicando un suave rascado con la uña, incluso con la yema de los dedos, se han ido borrando todas.

Todavía puede haber quien piense que  no es un gran problema. Pero desde mi punto de vista es intolerable: afecta a la presencia, imposibilita su venta como usado y pone en tela de juicio todo el proceso de fabricación.

Avisado el vendedor (lo pague al contado, casi 400 euros), al que tengo por persona íntegra y de confianza, me detalla con rapidez las medidas a tomar, tras consultar con el distribuidor oficial en España.

Yo iba dispuesto a reclamar la devolución de importe, pues hoy por hoy me cuesta “perdonar” estas deficiencias, porque el dinero no cae del cielo y porque mi escala de valores se tambalea al comprobar estas negligencias.

Al final se restaura la confianza con un trato y garantía por parte del comerciante. Me quedaré -no sin cierta resignación- con el carrete (que mecánicamente va muy bien) y lo usaré sin novedad. El vendedor me asegura que conseguirá la bobina, pero ya no tengo que dejarle el carrete para comprobaciones (por mi parte, la bobina la pueden enviar al departamento de investigación de Daiwa Japan o a “directamente a la NASA”)

No deseo esperar a dictamen de ingeniería alguno, para un defecto de simple comprobación.  Me fío de su palabra, no en vano respeto la integridad de una persona con tantos años de experiencia. Y es esa fidelidad por la que sigo adquiriendo materiales de pesca en las tiendas locales.

Así que asunto cerrado, con cierta resignación pero aplicando el pragmatismo. Sé que el vendedor, que ya conoce de primera mano mi disgusto,  va a hacer todo lo posible para conseguir satisfacer la garantía del carrete. 



lunes, 21 de julio de 2014

Círculos cerrados

La vida no es una trama, sino un conjunto de imbricados  "círculos" ( y no hablo de los de Google...), donde confluyen sendas que se cierran y repiten pautas de forma constante. 

Hace tiempo os narré la íntima percepción de un servidor ante un pescador que extraía, en un spot al que me dirigía, un buen robalo. Sabía ( no por sabio, quizás por veterano) que pronto me tocaría a mí, también con un ligero cambio de tiempo. Porque esa variaciones, por tímidas que sean, estimulan las ganas de moverse de las lubinas.

 No falló, un encuentro de caminos, de mentalidades, de especies tan alejadas filogenéticamaente, donde  conseguí, pese a la franca oposición y la dificultad de movimientos en tan áspero terreno, esta recompensa. Al menos lo es para mí, incluso contando con que ello tuvo como consecuencia el sacrificio de un pez tótem. Y lo hice a sabiendas, en un acto no carente de connotaciones  místicas.

No es un pez de tamaño mayúsculo. Un robalo de unos 78 cm de longitud, bastante ancho y fornido. Pero sí vale como experiencia, una más, pero siempre diferentes.


En la primera foto, hecha en angular pero a distancia ( no en el gran angular que magnifica de forma desmesurada el tamaño) y marca bastante bien las dimensiones reales. La otra, que puede crear más controversia acerca de los gustos, es claramente "abusiva" pues planta una imagen irreal, sobredimensionadda, pero para mi gusto atractiva.






martes, 15 de julio de 2014

Elemental, mi querido Watson...

Tras unos millones de lances vuelvo con mi propuesta para manejo efectivo de las tres series fundamentales de artificiales para la lubina. Pero ya saben ustedes que es  un tema muy personal. Como quiera que cada "maestrillo tiene su librillo" (algo que con sinceridad  respeto), pues  nos queda el escepticismo como respuesta. Pero yo he llegado a estas conclusiones, unos cuantos robalos después de la última reflexión al respecto ( porque no hay nada inmutable)


Plugging M-MH: cranking  a velocidad M -F1 /S&G/ Jerking alterno doble- simple, pero no demasiado intenso.


Viniling: con tip en alto. Cranking lento S1-M con S&G y tirones secos e intensos -pero de corta amplitud-  alternos ( normalmente, tras la parada son más eficaces)


Top water: para pencils grandes. Modo Twitching 3/s a 1/s primero con caña a las 8-10  ( sobre todo cuando hay marejada, para elevar línea sobre las ondas) y bajar puntera a medida que aproximamos a linea de partida. Estimular con S&G alternos. Tambíen algún elemento más intenso Sliding y en ocasiones bajada de tip hasta superficie y tirón JKpara forzar diving, en su caso.  WTD tambien con vaíven de puntera, pero no hace falta.

Los tres tipos de señuelos M/MH/H que más empleo, preferentemente con mar movido.






EL perro del hortelano



"¡Arda la leña! Por viejo no más de una luna, del nipón es, de Daiwa y certate por más señas. ¡Ja, ja! dorado, cuatrocientos pavos tras pasar por caja. Mas de las letras y números borrados, cual evidencia. ¡Hay, qué dolor, qué desengaño, cuánta paciencia! Ingenieros, fabricantes y demás tunantes. ¡Al  carajo! De alta gama, parné y nobleza por favor parecen. Y sin catar  una vejez…¡pardiez, si parece que las letras y números se dan de baja!…que de hecho dentro de un mes, no sabremos si es chino, uruguayo o japonés"



domingo, 13 de julio de 2014






Tenía alguna foto reciente que no había compartido. Por lo demás, hoy hice una tentativa, que se desarrolló sin encuentros notables salvo una salpicadura de lubina terciada al paso de un Patchinko 140.




El sábado pasado  me dejó con un cansancio extraño. Fue la intensidad de una lucha con un robalo muy aguerrido, unido a una penumbra acelerada por una lluvia recalcitrante. Me llegó a los huesos, me agotó el cuerpo y "casi" el espíritu. Precisé días para encontrarme con ánimo y fuerza.

Además, descanso mal por las noches. Algunos problemas -ahora con la espalda- me retraen a la hora de planificar una partida de pesca.

Deseo que todo vuelva a su regular situación, con la prevalencia de fallos en vez de éxitos, pero con el ánimo encendido, como siempre ha sido para este humilede amante del mar y sus secretos.



Probé la cabeza shallow ( 15 gramos) del Black minnow. Un lance que pena en exceso por la ligereza, pero una acción muy buena, con rolling natural y un paso sutil por encima de cualquier obstáculo. Le adjunté el cuerpo de 140 ( aunque viene recomendado para el 160) por parecerme ideal para este tamaño.



Espero resultados, aunque para spots bravíos y en los que se precise distancia no será válida. En canales a bajamar, sobre todo en playas de planicie irá de maravilla, con equipo M o ML preferentemente.

domingo, 6 de julio de 2014

"Perder para ganar"



Enfocado con cierto grado de superstición resumiría la experiencia con la siguiente frase: “perder, para ganar; un robalo por un amigo”…y a fe de ser sincero así lo siento, de forma íntima y filosófica.

Sé cómo asegurar un robalo. Lo sé porque lo he hecho, porque sé que este pez resulta extremadamente intuitivo. Gran conocedor de su medio, ofrece tal resistencia (aunque sí es cierto que no durante largos periodos) que pone en peligro cualquier montaje que preparemos. Pero empleando cañas XXH largas y carretes potentes, junto a líneas 30lb y bajos del 10, todo es más fácil.

Sí, luego me “arrepiento” de haber llevado la 11´ MH. Y muchos de vosotros, criados en el “nuevo spinning”, me diréis que el equipo es más que suficiente. Pues erráis, claramente, como yo lo hago, sistemáticamente y a sabiendas.


Lo he convertido en un “tú a tú”, ya que empleando estos materiales en una costa tan abigarrada hemos perdido parte de la iniciativa, algo de suma importancia ante un pez tan potente. Pero lo hacemos por gusto, por deportividad, casi por “religión”.

Así las cosas, se trata de adaptarse a los momentos de vacilación, sin duda a perder batallas, para ganar la guerra. No es otra que dar pie a una visión más romántica de la pesca de la lubina. Porque si fuésemos tan superiores como podemos, ¿qué sentido tendría esta pasión?…

Prueba de ello es la sensación agridulce que me acompaña hoy, tras perder un gran robalo ayer, en una tarde plomiza de feo aire y revuelto mar, que acabó bañada en una lluvia pertinaz. Un pez que a duras penas conseguí extraer de su escondrijo, que puse a mí merced pero que, en un milisegundo de consciencia supo partirme el bajo de línea y zafarse con vehemencia.


Y todo ello fue compartido con Israel, al cual considero ya mi amigo, para lo bueno y para lo malo. A él también se le soltó un gran pez, y comprobé cómo sabe aceptar estas derrotas, algo imprescindible, casi inalienable a la personalidad de un pescador deportivo.

Saludos, Israel, un placer.

viernes, 4 de julio de 2014

"Manos a la obra..."

Algunas fotos del fin de semana pasado. Ahora viene otra borrasca, algo de agradecer tras el sempiterno nordeste de verano. Ya oigo soplar un aire bendito  y el mar parece querer encresparse. Espero que esta situación deje mojar los señuelos, algo que haré esta tarde. Ya apenas estoy preparando para salir, dentro de una hora más o menos. Probaré las cabezas shore shallow de 15 gramos (fiiish) pero seguro que va a estar para combinados contundentes, de 40 gramos para arriba.

"Alea iacta est..."