domingo, 30 de noviembre de 2014

Fin de semana de transición...

La verdad es que ha estado muy "feo" para pescar. Demasiado mar de fondo, un viento de 1º cuadrante  desagradable y mareas  poco adecuadas ( pleamares muy tempranas o ya de noche y en cuadraturas) Los sargos no han "corrido" como en fechas anteriores. En las zonas a sotavento pesqué alguno, pero con dificultades, pues además son posturas muy visitadas.  Bueno, llevo una excelente racha, así que un fin de semana más "tranquilo" forma parte de los asuntos más mundanos, en la pesca como en la vida...


De momento no me pica el sueño lubinero.  Tampoco me venció la tentación por adquirir algún modelo de spinning M o MH, pues ya dispongo de varias. Pero sí he comprado una caña, decantándome por una surfleader 425 DX-T. Tengo la 405 EX-T , un tanto envejecida y no me resistí ante la irrepetible ( ya está fuera de catálogo Shimano) oferta de un popular vendedor nipón. Siempre cuento con una +4metros para los momentos más "duros" del spinning XXH.


 El caso es mantener la ilusión...




Sargo con boya: recuerdos técnicos...







Disponemos de cañas y carretes algo más capaces, equipos más ligeros y potentes; contamos con el fluorocarbono, que nos facilita las cosas; los flotadores se fabrican en foam, prescindiendo casi del “vintage” corcho…por lo demás, pesco sargos con una técnica similar a la que empleaba hace 20 años y que mis maestros dominaban hace 40 años. Y los sigo engañando porque he cogido experiencia, pues sin duda ahora hay muchos menos ejemplares que hace 20 años (y no digo hace 50 temporadas…); y disfruto pescándolos bajo diferentes condiciones, desde pedregales bajos a prominentes acantilados. 





Las boyas, en sus variantes más populares: forma de pera(estables y con gran equilibrio entre retención y sensibilidad), de campana  y peonza ( para mares bastante batidos) o de puro (largas trayectorias, buen lance desde altura, estables). Vamos, lo normal y corriente  en el desempeño ortodoxo de esta disciplina.




Como principio queda establecido que cuanto más ligero sea el flotador, mejor. Una teoría tan simple puede llevarnos a error, pues dependerá del diseño del mismo. Como disponemos de una gama más bien reducida de formatos adaptados a la pesca en rompientes (he descartado, tras su prueba, las veletas y wagglers, por su menor visibilidad y  los problemas con las corrientes y mar de fondo), pues buscaremos un equilibrio entre la plomada que precisamos y el tamaño de la boya. 



 

Si pescamos desde un acantilado que da a una zona mareal de cierto fondo y hay mucha resaca, precisaremos plomear de forma intensa para evitar que cebo se mueva lejos de la vera (donde suelen pegarse –literalmente- los mejores ejemplares). Es lo que llamamos “pescar a bravo”. Y deberemos meter perdigones de hasta 8 gramos, cuando suelo emplear, en la mayoría de ocasiones, un máximo de 3-6 gramos.

Pero si los sargos entran en una zona somera y no hay mucha corriente –mares de verano), interesa usar componentes muy tenues, como una boyita de 5-9 gramos y perdigones ligeros (de 0,8 -1,6 gramos), incluso pescando sin plomear.


Para la mayoría de las ocasiones y mares que busco suelo tirar de boyas de unos 10 gramos, como la de la foto. Y plomeo también de forma ligera, con los clásicos de 1,6-2 gramos, no preciso más.

Recientemente he visto unos modelos que son muy similares, algo más ligeras, todas fabricadas por artesanos muy especializados. El color rojo claro intenso (ideal para mar “blanca” y de día)  o el anaranjado ( se ve muy bien con poca luz) serán excelentes indicadores, que precisamos sobremanera en esta disciplina.

 
De los plomos no nos podemos fiar, pues todos los “perdigones” acaban deslizándose. Para evitarlo, un stopper y “pas de problemes”...

 


 Sigo empleando la curva cristal (sobre todo los Mustad 515N) en nº mínimo de 1/0 para otoño-invierno. Cara ala pesca estival,  y usando cebos como la pulga, puedo bajar al nº 2.
 

Pero también son adecuados los formatos limerick y los curvos, dotados de mayor resistencia. El inconveniente con estos diseños es que, pero al estar la tija descentrada, el cebo – sobre todo la gamba, que tanto empleo- la resistencia es menor. Por ese motivo  opto por los “cristal”, no por otro.




El fluorocarbono fue una revolución. Yo lo noté de forma contundente cuando empleamos los primeros que vimos en el mercado. Pero a base de pruebas al final reconozco la calidad -en diámetros finos- de seaguar. El que aúna más cualidades es, para mí gusto, el Grand Max  FX. En la foto veis el FXR, un tanto más rígido (diseñado para pesca vertical a fondo), pero bueno, he de renovar el material e intentaré conseguir el Grand Max FX.





Conecto la línea madre y el terminal mediante la interposición de un emerillón (si bien un buen nudo “uni to uni” es una solución correcta), eligiendo numeraciones muy reducidas.









martes, 25 de noviembre de 2014

Entre tojos...

Y suena la frase tópica, más irónica que retórica: -“¡De dónde vienes así…!” que traducido al lenguaje del infeliz pescador felizmente retornado al hogar: “otra vez  a meterte en terreno peligroso, cualquier día… 

Como reproche más que como respuesta a un acertijo… en fin, sé que lo dice por mi bienestar. Pero sigo metiéndome en terrenos repletos de espino y tojo, que así es mi naturaleza, indomable y melancólica… 

Hace unas semanas tuve una buena ración, pero parece que me quedé con ganas...así que busqué un canal al que no hay acceso en su parte baja. No queda otra que pescar desde unos 18 metros, desde un borde repleto de tojo. Este arbusto, que goza de mi simpatía, simplemente porque son un rara avis, te hace muy complicadas las cosas. Usando una vara tan larga (que sin duda resulta, por otro lado, imprescindible) como una arcadia 7,50, todo son líos con esos pinchos tan afilados.  

Mira que llevo años pescando así, desde cantil alto, asomado al vacío y entregando mi alma. Gracias a esas horas impagables, he conseguido mantener una relación equilibrada de amor-odio que me permite aventurarme donde pocos pescadores posan su mirada. Y en estos spots, complicados de “manejar”, sé bien que los sargos comen confiados. 

No fue una excepción, tras un intento el sábado tarde comprobando que los peces estaban muy embalados. Ayer tuve un rato, ya de tarde, y fui a “tiro fijo”. No entraron a la primera de cambio; pero sí luego, que llegaron en tropel… 

Mucha satisfacción, con picadas constantes, luchas potentes (que lo son menos desde esa altura, gracias a la capacidad de la vara y a tantos metros de nailon) y recuperaciones con “dolor”.  

Tiro de la potencia de arrastre del carrete, pues desde estos encaramos no empleo utensilio alguno de recogida. O puede el carrete o bajas la vara y vas tirando de la línea. Así que todo depende de la fuerza del mismo.  



El Caldia 4000 se porta bien, pero parece empezar a dar muestras de agotamiento. Tengo un Daiwa Saltiga Game, una máquina que ya no uso para  spinning que voy a comprometer en estas aventuras. Y ese carrete sí arrastrará lo que sea. Porque remontar a piñón un sargo de más de 1,5 kilos es complicado, pongas como te pongas. 

Desde alturas, más si hay que conseguir cierta distancia en plano, prefiero emplear flotadores más bien grandes. Y como bajo, uso fluorocarbono, normalmente del 0,26mm para arriba (remontar un ejemplar de 1,5 kilos con un 0,23mmm ya es arriesgado, creedme) 

Muy importante conocer la calada, dónde lanzar el macizo (en caso de usarlo) y  cómo posicionarse de forma segura. Son posturas que nunca carecen de peligro y hay que moverse en una estrecha área. Los sempiternos tojos  pondrán tu paciencia a prueba. Por ello conviene estudiar los movimientos y siempre hacer los mismos, tanto al posar la vara como al cogerla para cambiar o cebar el anzuelo. 


Y nada, a disfrutar, que de estas jornadas muchas he tenido por suerte. ¡Y que vengan muchas más!





Voy a enlazar este vídeo. Es muy largo ( comparado con los que publico habitualmente). Muestra unos lances durante media hora. Lo hago pues durante el mismo realizo apuntes  acerca de la técnica. Evidentemente, responden de forma humilde a mi visión y experiencia personal. No están pensados para sentar cátedra alguna.  Lamentablemente no se escucha bien, dadas las limitaciones tecnicas.






miércoles, 19 de noviembre de 2014

Mundo Daiko, para acelerar el pulso...

Había perdido el contacto con las novedades Daiko. Bueno, estuve dando vueltas a algún modelo como la Evoltia TZ-Tuned, una máquina increíble. Pero me interesan los modelos potentes, pues preciso cierta capacidad de carga para los vinilos más pesados.


Fijaros que no hay que acudir a las tan potentes cañas más bien diseñadas para shore jigging. La serie innocent hira suzuki es perfecta.

http://www.f-daiko.com/lure/product/innocent/innocent.html


ロッドバリエーション/ INNOCENT:イノセント

La 110 MH, con un C.W.: 12-65, como anillo al dedo. Equipadas con un anillado Torzite, están al día en cuanto equipamiento.

http://www.f-daiko.com/lure/product/innocent/spec_price.html

Pero no son cañas económicas.

 La serie Furious  ya muestra precios competitivos. Van equipadas con la serie K. La S1102H parece definitiva para mover plugs, soft y metal lures con un C.W.14/70. Pero hay  una 13 pies S1303MH que es una gran apuesta, pues son 310 gramos, tres tramos y C.W.14/60...y el precio es de 33.000 Yen,  unos 220 euros...Me la quedo, je,je...





ロッドバリエーション/Raevn:レイヴン

http://www.f-daiko.com/lure/product/furious/spec_price.html







lunes, 17 de noviembre de 2014

Megabass Marine Gang 140



Si asombraba el ruido del golpe del sistema de transferencia de los “tackle house” pues ya verás cómo suena el “megabass”…

Algún sargo, pescado –cómo no- con el empleo de la caña larga y aparejo de flotador. Pues el tiempo disponible durante el fin de semana lo dediqué a esta técnica tan apasionante.





Tiempo, es lo que me falta en la actualidad…pero hoy he tenido un intervalo a mi plena disposición. Aprovechando que me llegó el envío, me hizo mucha ilusión acercarme a un cantil conocido a probar el Marine Gang 140, último artilugio de la casa Megabass.





Respeto y admiro la dedicación y profesionalidad del equipo de Yuki ITO. Han profundizado en el diseño de un sistema de transferencia novedoso, cuyas características ya hemos visto con anterioridad. Ahora era el turno para la prueba en campo, que es determinante a la hora de inclinarme por uno u otro señuelo de pesca.



Las formas del Marine Gang (140mm – 26 gramos) recuerdan un tanto a un silent assassin (SHIMANO).  Pero hemos de reconocer que este tipo de estilismo ya está un poco en serie tan popular como los clásicos Vision Oneten.






Vayamos al grano. Nos interesa tanto la capacidad de lance como la estabilidad y acción.


Empleando este equipo (Morethan 121 M-W// Certate 3012H // Tournament 8X 0,16mm), en una tarde con viento de noroeste, y lanzando con apoyo lateral del aire.

Varios lances hasta conseguir el mayor. Sólo relaciono intervalo frecuente:

Marine Gang 140:66-69 (no ha llegado a 70)

Tide minnow advanced line 140 Flyer (DUO):72-74
X-140 SW (Megabass):71-72
Log Surf 140 F (Bassday): 58-62


Shore line Z 140-S: 78-82


No alcanza distancias de minnows como el Flyer 140, pese a disponer de 5 gramos más de peso. El Z 140 S se va mucho más lejos, inalcanzable. Incluso el X-140 SW, de igual fabricante, le supera, por un margen más estrecho.

No es un mal resultado. Tampoco me esperaba un “milagro”. El SL Z-F (no dispongo ahora de ninguna unidad) ya es más aproximado en peso y performance.  La aerodinámica del X-140SW y del Flyer 140 se muestran como factores decisivos ante un señuelo más corpulento, con más superficie de rozamiento.




Por ello podemos dar por buena la capacidad del marine gang, pero con un aprobado raspado.



El Sistema de transferencia tiene un funcionamiento extraño. Para hacer que el cilindro se mueva se precisan lances vigorosos, pues la retención en la zona delantera es impresionante. Lo notaremos en el tremendo “clack”.

El lado positivo hay que buscarlo en que se asegura un equilibrio perfecto durante la fase de natación. Este aspecto resulta trascendental y ya he visto cómo el aplomo dentro del agua es notable.


Se genera un movimiento que es un rolling y un  movimiento lateral más bien de corto recorrido. Es ciertamente un W&R apretado, al menos en las primeras impresiones (ver vídeo). Si lo comprobamos con, por ejemplo, un Sasuke 130, vemos las diferencias, ya que éste último genera un wobbling increíblemente intenso, muy vibrátil y que se capta enseguida.











Creo que requiere tiempo para interpretar de forma objetiva la capacidad del ingenio de Megabass. Una acción irreprochable dotada de estabilidad y  sin aparentes saltos, una aceptable capacidad para conseguir metros y la calidad de la marca, son argumentos que me hacen pensar en el Marine gang como un señuelo con futuro en la difícil pesca en los escenarios donde se mueve el robalo del norte.

Pero , al final, la partida la gana el vinilo de este año...



miércoles, 12 de noviembre de 2014

Otro plug a probar: Escrime 139F X AR-C

Shimano sigue a dar la batalla dentro de tan competitivo mundo como es el referente al diseño de señuelos de pesca. Ya avisó con la línea "excense" que iba a por todas. Y así ha llegado a modelos como este "escrime", que promete dejarnos entusiasmados.

Han huído de las resinas convencionales para incorporar un material espumoso que han bautizado como "AR-C Shell". Es mucho más ligera que la convencional, lo que asegura una gran flotabilidad, que es lo que buscan en este artificial. Porque muchas veces interesa un minnow que podamos llevar a muy baja velocidad en plena superficie, con tal que consiga una adecuada acción a esa cadencia mínima.


Si se consigue reducir el peso de resina a igual volumen, queda margen para incrementar el peso del sistema de transferencia (y con ello una mayor potencia de lance junto con una acción más desequilibrada) sin perder la flotabilidad. No hay otra manera, a expensas de llegar a STMs más evolucionados, que seguro llegarán con el tiempo. Por ahora, esta resina es un ejemplo elocuente de lo que Shimano puede hacer.

Tal y como hemos visto, se vierte más potencial al sistema de transferencia, cargando de forma suplementaria el ya conocido sistema de guía con cilindros y muelle tensor. Asegura -siempre según datos de la marca- una capacidad 23,4 % superior al sistema anterior.

Me gustaría probar la versión de 139mm. Para mi tipo de pesca siempre buso las versiones más pesadas y con ás capacidad para lograr distancia.

Como quiera que todo lo expuesto con anterioridad responde a pruebas e informaciones suministradas por Shimano en su espacio web, queda pendiente incorporar la visión objetiva que solo pueden arrojar pruebas de campo. Para mí, es lo que más interesa, siempre a cobijo de la influencia que el marketing pueda tener en nosotros, ávidos pescadores de lubinas.



http://fishing.shimano.co.jp/product/lure/3772  


http://tv.shimano.co.jp/movie/dvd/140903_2014lure_01/

domingo, 9 de noviembre de 2014

Reculando al este...

Por un  periodo indefinido estaremos sometidos al vaivén cícico de los temporales de otoño. Inhabilitados los espacios frontales de la costa, es tiempo de recogerse al este, en los spots de invierno. Con tanto mar de fondo, encontraremos ciertas dificulatades para hallar acomodo a nuestro aparejo de flotador.  Por ello conviene hacer cálculos acertados, pues  esta época nos dará muchos momentos de emoción.

Es necesario verlo de forma optimista, que no entusiasta, pues a la par que las horas de luz son pocas, el mal tiempo limita siempre nuestras expectativas. Lo que sí estoy en condiciones de aseguraros es que, salvando los intervalos de mar imposible ( ciclogénesis potentes) encontraremos posturas a lo largo de la costa; y en todas podremos pescar excelentes ejemplares de sargo.









jueves, 6 de noviembre de 2014

Esperando los Megabass LBO

Como encuentro ahora unos minutos "libres", escribo unas notas para comentaros que estuve dando vueltas a la idea de probar dos modelos de Megabass que incorporan el nuevo sistema de transferencia L.B.O (Linear Bearing Oscillator)

Y para tentar a nuestras resabiadas lubinas no se me ocuerren mejores ejemplos que el Marine Gang 140 y el Flat Backer 110. Espero mucho de una tendencia innovativa de este nivel. Mi apuesta se centra en una mejora en la capacidad de lance y en una acción más regular y estable.

 La marca nos ha engatusado con parámetros técnicos que para mí son realmente importantes como el ángulo de  entrada en acción, que se ha reducido con respecto a otros plugs de la competencia. Es determinante, sobre todo si hacemos funcionar un minnow en zonas de corrientes o cerca de un bajío. Será un "plus" , quiza trascendental a los efectos de conseguir un ataque fulminante.


El BBX Marine Gang, con 140mm y 26 gramos promete mucho entre los artificiales de su categoría. Sin duda lo compararé con los top, como el Advanced slim flyer 140 y similares.




http://www.megabass.co.jp/site/products/marine-gang-2/

El Flat backer es más reducido, unos 110 mm y 22 gramos. Pero me parece que va a dejar a los zonk muy atrás, se verá...

 Este "GG akakin" me pone nervioso, je,je...

http://www.megabass.co.jp/site/products/flatbacker/

 Lo que sí me produce "envidia sana"es ver al staff técnico megabass planificando los detalles.

Ahora a esperar el paquetito...

domingo, 2 de noviembre de 2014

Sargos: mismo spot, misma época...repetir año tras año...

Otra jornada sarguera acompañada de excelentes capturas. Este spot me da muchas alegrías, pero hay que estar muy atento, pues determinadas posturas de acantilado son muy peligrosas. Con unos escasos metros cuadrados para moverse, es imperativo tener todo el material bien colocado y dar los pasos justos, sin  arriesgar. Todo por encontrar el lugar adecuado, cuando un mar de fondo hace imposible la pesca en llugares más expuestos.




Las lubinas no dan la cara, al menos los robalos, porque sí he pescado alguna menor. Conviene dejar la tenacidad que impone esta disciplina y regresar, de vez en cuando, a la búsqueda de  este espárido tan popular y combativo.