miércoles, 29 de julio de 2015

Graver Hi 115S // rada minnow 114S //Komomo SF-145 Counter







En todos resalta el “made in japan”, tanto en diseño como en los componentes y materiales utilizados. Busco, como siempre y a riesgo de equivocarme,  jerkbaits SW que puedan servirnos en nuestro proceloso pero inquieto océano. Estos tres ejemplares son, simplemente, maravillosos, veamos porqué:


Graver Hi 115 S: es de lo “más” que ha diseñado Ja-Do (Valley hill) para la pesca del suzuki. Como todo lo que veo de este polifacético staff de diseñadores me parecía algo “ligero”, me decidí a probar un minnow más pesado. Y viene advirtiendo, con sus 23 gramos de peso y un montaje con dos anzuelos triples Owner ST que creo que son del nº 1, al menos. Así quedan claras las intenciones de Ono, el hombre que ha dado vida al Graver.

Los colores son espectaculares, aunque tampoco se descubre nada nuevo bajo el sol. He optado, dadas las limitaciones de presupuesto (pues me los compraría todas, claro está) por dos tonos.




Un cuerpo compacto, un STM que se nota ( es por transferencia directa de bolas) y un labio de diseño fuera de los estándares, pero ya visto – al menos algo similar- en otros productos.

Hay que buscarle acomodo, pues no nos encontramos con un jerk que funcione bien a bajas revoluciones. Tiene un aspecto al que le doy valor y a partir del cual podemos hacernos una idea de sus capacidades. Es un fast sinking, de hecho he contabilizado unos 5 segundos hasta la cota de 1,5 metros.



Baja rápido y luego tiene una respuesta muy interesante ante jerking de inicio, pues el contorneo es natural. Luego, en modo cranking veremos cómo a baja cadencia no aporta mucho, más bien un cierto slalom que no transmite. Hay que imprimirle energía y entonces sobresale un rolling de muy corto ángulo. El graver 115 es un “HI-HI” (high vibration- High speed)

Así las cosas, creo que la mejor manera de sacarle partido es jugar con los S&G (hay que contar rápido, para evitar enroques) cercanos a un bajío y luego someterlo sin contemplaciones a un modo jerking y manejarlo con soltura y determinación. Siempre viene bien un jerk minnow fuera de la ortodoxia, nunca se sabe en qué momento necesitaremos de ello.

Vamos con el Komomo SF-145 en su versión “Counter”. Impresiona la contundencia de la apuesta de IMA, pues este modelo suma 4 gramos al ya fornido SF-145. Sin más, han situado una bola en el espacio habilitado en posición delantera y otra atrás. Con ello se dota de más estabilidad y peso, con lo que la acción varía de forma que consigue mantener en un estrato más bajo a este minnow que sigue estando diseñado para nadar en aguas más bien someras. La nueva compensación hace que tras bajar durante el nado, si paramos la recuperación asciende muy lentamente, casi como un típico suspending, lo que le dota de un interés suplementario.

 

Su adaptación a las corrientes y movimientos de onda habrá que verla con el tiempo, ya que los komomo  fueron pensados para pescar la lubina en su entrada a caudales fluviales. Pero no me resisto a probarlos en mis spots más indomables, donde me ha reportado muy agradables sensaciones, incluso con mar de fondo como estos días. Eso sí, siempre hay que manejarlo con la puntera cercana al agua, por lo que su uso desde cantil alto será más bien aleatorio, en función del estado de la mar.

Jinsei Shimada, un nombre mítico en la escena lubinera japonesa. Hay clase, sin duda, nada más hay que ver el rada 114S. Es ya un jerk más liviano, para emplear con tino en mares adecuados. 17 gramos, pero destreza para alcanzar buenas distancias, pese a que las bolas del canal de transferencia (magnético, con placa delantera) son de reducido diámetro. Pero está tan bien  compensado con una bolita trasera y otra delante, que  consigue trayectorias  que cortan el aire sin problema.



El labio recuerda tímidamente al diseño tipo del DC-12 de DUO, pero en la parte inferior presenta un saliente que lo diferencia. Los anzuelos, pues quizá los mejores del panorama comercial, unos SP-MH #6 de Gamakatsu, una maravilla, pero cara.




Colores, como no podía ser de otra forma al elegir dos unidades opté por el tono azulado y el verde brillante, que no me suelen fallar. Pero la gama impulsada por Jackall es muy tentadora, pues todos los tonos son espectaculares, y me quedo corto.

Un Slow sinking que me ha reportado registros de bajada de unos 15 segundos por metro y medio (longitud del leader, pues mido tiempo en segundos desde superficie hasta nudo con el PE, lo que me sirve de indicador). Perfecto para recrearse en el S&G porque el resto de manifestaciones son de gran calidad.
Ya a baja cadencia de recuperación, tanto como un S2-S3 (2-3 segundos por vuelta de manivela) se contornea de forma natural. Al incrementar la velocidad el ritmo se vuelve frenético en un W&R muy típico, pero que me ha resultado prodigioso en este señuelo. No sé, da sensación de naturalidad y contrarresta las impresiones dubitativas que tenía al ver el diseño del labio. La prominencia inferior hace que manifieste más firmeza de la esperada.

Creo, al fin, que el vídeo no deja lugar para la duda. Una nota alta para el maestro Shimada. 










2 comentarios:

  1. Es fascinante el universo japan, son muy imaginativos, sus creaciones enamoran no sólo a las suzukis, también lo consiguen con nosotros. Haría falta un enorme baúl de caudales para satisfacer el apetito.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Sí, julio, y sería poco. Me conformó con ir poco a poco, rasgando algún euro para probar sólo alguna de las imaginativas propuestas. Pero ver y le engatusarme es todo uno,je,je.

    ResponderEliminar