domingo, 18 de octubre de 2015

Albergó sentimientos contradictorios:de una parte, mantengo la pasión, contra viento y marea; de otra, cierta desazón al comprobar cuánto hay que esforzarse para culminar nuestro sueño.

Los grandes róbalos, ese tótem quasi sacro , van desapareciendo, paulatina pero inexorablemente. En plena madurez, mi cuerpo se resiente. Mantener tanta energía es ya un gravámen. No sin cierto escepticismo, me mantengo a una distancia prudente. Sé que es muy complicado, así que he optado por seleccionar, en la medida de mis posibilidades, las mejores mareas y mares.

Es una decisión llamemos técnica, basada en la experiencia de tantas jornadas aciagas. Quizá sea un eleccion que vulnera mis propios principios, pero es, hoy por hoy, lo que toca. Quede claro que esta postura se verá modificada ante cualquier aviso que la mar me dé sobre la llegada de lubinas.

 Días y días sin movimiento. Algunas lubinas que han salido en arenales. Mucha presión pesquera. El cambio se acerca. Y será bienvenido...



Casi sin aviso, este año ha aparecido alguna versión interesante. El shore line Z vértice 140 LD-S me llegará en unos días. Estoy por apostar que se erigirá como el mejor plug long distance del panorama lubinero internacional.

En cuanto al Z LH 150 F HD no me quedaré sin probar este heavy minnow , que estimó superará anteriores versiones.


Tiempo al tiempo...

1 comentario:

  1. Si yo te contara. Por mi zona grandes robalos muy pocos hay, solo alguno en invierno pero a surf casting. Pero tu al menos pescas alguna curioso de vez en cuando. Esi si. Lubinas kileras hay.
    Un saludo maestro.

    ResponderEliminar