domingo, 25 de enero de 2015

Otra tarde intensa

No sé si tengo edad para serpentear por estos andurriales. El cuerpo me lo pide, y gripes y problemas de espalda aparte, parece que estoy bastante bien físicamente.  Con el objetivo puesto en el sargo, las largas caminatas, los ascensos y descensos de cantil y tantas penurias,  me hacen más fuerte cada día ( para los escépticos que dicen que es una pesca "estática"...)



Hoy volví a tropezar con excelentes  sargos de esta prodigiosa costa.  Fui tarde, tras el café dominguero de familia. Y salí del spot con la noche cerniéndose. Estando cerca de casa me lo puedo permitir. Una corta jornada, pero muy intensa, cargada de sensaciones.




Arreglé la puntera de la caña. Bueno, lo que hice es coger la de la Anessa ( Protako) que me sirve para la arcadia. Le coloqué 4 anillas deslizantes, para mejorar rendimiento, y me ha funcionado a la perfección.



¡Qué más se puede pedir! una caminata preciosa, y camino del hogar, queridos amigos.








Tarde sarguera.



¡Mira que estaba buena la mar! Pero ¡maldita sea la estampa!, por esta zona no aparecen…así que preparé una partida al sargo.



Elegí una zona de costa baja, entre playas. Pesqué bien, hacia unos bajíos que cierran por detrás a media marea. Los sargos entraron en su momento, cuando el agua tapaba los canales.



Ni me enteré cómo, pero tuve la típica incidencia de la rotura parcial de la puntera. Y hoy por hoy no llevo el kit que siempre me acompañaba y que recomiendo ( varias anilas, mechero y palito de cera...) así que apreté bien la anilla última deslizante y corté el tramo sobrante. Aún así,  tuve que maldecir todos los santos, por los enredos de la línea en el puntal tronzado... adaptarse o morir... 





Fueron picadas seguidas, hasta que tuve que salir. Pude aguantar más tiempo, pero  para qué forzar situaciones, no quiero sustos.

Y aún tenía más oportunidades, que aproveché hasta que literalmente no veía la boya. 




Pesqué con la arcadia 7,30, con bajos de fluorocarbono FXR de 0,23mm, anzuelos mustad 515N 1/0  y con gamba arrocera, vamos, todo una “innovación”, je, je…


Si algo es perfecto, por qué cambiarlo…




Un saludo.






viernes, 23 de enero de 2015

Es como si un agujero negro nos separase. Es tal la diferencia que casua pasmo. Entrar en el fishing show que se organiza este fin de mes, como todos los años, en Japón, es como una alucinación para la mentalidad y forma de relacionarnos aquí, en la vieja europa. Alcanzar a ver cómo evoluciona la tecnología, cómo y cuántas marcas compiten en un mercado, cuán es de "exagerada" la pasión que los japos ponen en todo ello...

No sé, creo que definitivamente somos diferentes, que no peores claro está. Con una cinnetic y un vinilo casero solucionamos todo, es así, para lo bueno y lo malo. Y fuera de eso, reproducciones orientales a bajo costo distribuidas como low cost.  Bajo el cielo, unos pocos artesanos que realizan estupendas creaciones, pero una absoluta minoría...

Y sin embargo, la creatividad hispana está ahí, escondida, agazapada no sé a la espera de qué...



http://www.fishingshow.jp/

martes, 20 de enero de 2015

Esperando "caramelos"

Todo no se puede probar, hay que seleccionar. Bajo esta premisa muevo mis búsquedas de señuelos. Si practico spinning 90% M-MH preciso cierta capacidad en mi coleccón de artificiales. El presupuesto es muy limitado y hoy por hoy  intento ser muy escrupuloso en mi selección. 

Además, no se atisban grandes revoluciones ni en diseño ni en tecnología. Bueno, probé los LBO de Megabass y  -sobre todo el Flat Backer 110- me han gustado, sí,  pero no maravillado. Los sistemas empleados en la serie Z de Daiwa y en la AR-C de shimano ya los podemos considerar como muy vistos, pese a sus cotas de excelencia. DUO, IMA, Eclipse, Jumprize, Bassday, ZipBaits....también empiezan a ser "predecibles", salvo novedades 2015 que desconozco.

Pero ya no sé qué encontraremos en un futuro próximo, aunque no pongo límite alguno ( quién se imaginaría, hace solo quince años, la evolución cursada en el desarrollo de plugs lubineros...) a la originalidad que venga.

Así las cosas me conformo con ir comprobando cómo funcionan algunos de los plugs que más o menos recientemente  aparecen en los catálogos de las marcas más afamadas.

En breve plazo llegarán a mis manos y he de deciros que una vez más me siento ilusionado, algo que espero no sea considerado como un "pecado":

(Tackle House) Feed shallow 155. ¿Cómo no probar el hermano mayor de este top ventas de la serie contact? Será interesante comprobar la capaciddad de lance en relación al 128 ( y sobre todo al 128 PLUS) y cómo las nuevas dimensiones afectan a la soberbia y tradicional acción del mismo.




http://www.tacklehouse.co.jp/saltwater/contact/contact.html#03

 (Daiwa) Shore Line Z 125 S-DR, un increíble long bill de 26 gramos que supera las cotas en distancia del poderoso Z 140 LD-S. Para escenarios con gradiente alto de profundidad parece muy indicado, eso espero.





http://all.daiwa21.com/fishing/item/lure/sea_le/sls_z125s_dr/index.html

(Daiwa )Shore line Z 120F-SSR, un "Z" para zonas de poco calado, que promete.



 http://all.daiwa21.com/fishing/item/lure/sea_le/sls_z120f_ssr/


(Shimano) Escrime 139 F X AR-C, que está fabricado en una resina ligerísima (AR-C Shell) y presentará una flotabilidad de alto índice lo que permite jugar con la relación  de pesos en el STM.


http://fishing.shimano.co.jp/product/lure/3772


(IMA) Komomo SF 145, un gran Komomo, que ya lleva tiempo en el mercado. Estaba esperando la versión Counter, que pronto saldrá, pero no me quedo sin probar esta versión del SF-145 nacida a finales de 2013...


http://www.ima-ams.co.jp/products/komomo#tab5

lunes, 19 de enero de 2015

Investigando en Apia

Supongo que una fiebre lleva a la otra. Una semana  encerrado en la habitación, postrado ante un proceso gripal que me dejo extenuado. Ahora voy muy bien y parece que mi organismno ha respondido con la habitual energía.

Llevo tiempo prestando atención a los movimientos dentro de la casa Apia http://www.spartas.jp/ dominada por un staff que está crenado diseños muy actualizados.

Y cómo no, me he ido directamente a la colección más seabass, donde hay varias colecciones diferenciadas por la calidad y precio. Pero el acceso a Apia ya podemos comprobar que aporta una excelente relación entre ambos apartados.


Pensando en la estación invernal, qué duda cabe que mis intenciones van de la mano de las Foojin´R Rock & Storm. Fijaos sobre todo en la 110H, que me parece más que competente para el manejo de nuestros señuelos del frío. No es muy ligera, pero el blank promete contundencia.



http://www.spartas.jp/product/rod/foojin_r/#rock

Una joya para spinning ML deberá ser la Foojin ´Z  95 ML night hawk, ya un blank muy serio y dotada de componentes de tanta calidad como las anillas AGS. Pero claro, el precio, muy elevado. Y el peso (158 gramos declarados) una exageración si la comparamos con una Morethan branzino demon wading custom ( 130 gramos declarados) que es poco más cara.

http://www.spartas.jp/product/rod/foojin_z/#rod95

 La serie Foojin ´go marca el acceso a esta colección en el estrato más económico.Nada menos que 9 tipos diferentes, que cubren casi todas las posibilidades L a M.

http://www.spartas.jp/product/rod/redline_premium/index.html#thor


Enfin, mucho donde mirar y elegir, algo que bien sabemos está muy presente en el mercado japonés, marcado por un espíritu competitivo y una inagotable creatividad, algo que vamos descubriendo poco a poco.


martes, 13 de enero de 2015

Exist y Saltiga 2015...Señores de Daiwa, realmente no hacía falta...


Vaya, apenas comenzamos y Daiwa ya tiene sus buques insignia para la presente temporada. No hacía falta tanta prisa, señores, que tenemos mucho vicio y también hay que comer y pagar la factura de la luz...









¡Hala, sigan este enlace y a "sufrir!

http://daiwa-fishingshow.globeride.jp/2015ss/index.html

domingo, 11 de enero de 2015

Errores, providencia y ganas de contarlo.

Errores, providencia y ganas de contarlo. 

Estas pasadas fiestas navideñas pude contar con más tiempo. Lo aproveché, ¡vaya que sí! dejando la estela de mi reverente paso acá y acullá: desde los pedregales tapiegos hasta territorio pixueto, al menos veinte posturas tuvieron ocasión de dar la bienvenida a este individuo. 

Tanto esfuerzo tuvo el premio, pero no guinda; las lubinas, absolutamente desaparecidas, me dieron la espalda. Entonando para mis adentros un estribillo del tipo “¡qué estará pasando, dónde estarán; los roballos por el saco me están dando…!”, acabé por asumir esta agria perspectiva. 

Las imágenes de esas playas y cantiles, bien grabadas en lo más profundo del encéfalo, sirven de consuelo ante un pesimista panorama. Ahora, incorporado a mis quehaceres y responsabilidades, las jornadas serán más esporádicas. Me quedarán los sábados, siempre gracias a la colaboración de mi familia, que me entiende y comprende. 

Así las cosas, puse rumbo solitario a un tramo de costa capaz de soportar el temporal de poniente. El mar está muy pasado, pese a la persistencia del anticiclón. Un acceso sin incidencias y una planificación lenta y meditada, desde el comienzo del flujo de marea. Las perspectivas, empañadas por la certidumbre que en estas posturas los sargos hace tiempo que no pululan en cantidad. A sabiendas de este factor tan importante, me decline por este spot, quizá por motivos sentimentales. 



Con paciencia y poniendo el aparejo en los lugares adecuados pude tentar algún espárido glotón. Las picadas fueron contadas y al final una docena pudieron combar la caña de siete y medio. 



En el pero, los errores de principiante, as saber: 

Dejé la caña encima de un promontorio mientras iba a buscar la mochila. Una ola imprevista me la lleva y la golpea violentamente. Llego a tiempo del rescate, tirando de la puntera. El carrete, mojado (aunque no ha sido problema, pues el TP 5000 SW aguanta mojaduras, siempre que sean rápidas). En fin, salvada “por los pelos” 

Al final de la jornada me parapeto en un saliente. Para pasar dejo el cubo de macizo y el cebo y otra ola me lo lleva. Bueno, ¡esto ya es para preocuparse, en qué estoy pensando! Lo que se transforma, a la postre, en una bendición, pues me obliga a tomar la retirada. 

Sin cebo y visto que los sargos tampoco estaban por la labor, camino hacia delante a buscar el vericueto en el terraplén. Subo y compruebo, con tremenda desazón, que la trocha está absolutamente tupida de tojos. ¡Puñeta de primera! Empiezo a caminar, desbrozando, pero me retiro. Es un trecho demasiado largo hasta el tramo de salida, por encima del cierre de marea que pasé a bajamar sin la suficiente previsión (creí, que el camino por arriba estaba abierto). 
¡Huyuyuy! la noche se cierne y me quedan dos opciones, pues por abajo no podré pasar, salvo esperando la bajamar, algo que ni me planteo: la una, remontar y dar un penoso ascenso y una caminata de órdago para llegar al coche; o bien ascender por el cantil inmediato al paso, con lo que me quedarían solo unos 30-40 metros para poder llegar a la playa contigua y tomar el sendero inicial. 
Espoleado por la inmediata oscuridad tiro haciendo pasos lentamente en el prado inclinado. No son más de quince metros. Llego y doy un paso complicado. Bajar ya no bajo, que a ver cómo lo hago. Solo queda una opción y no pasa por entregarse y empezar a temblar, ja, ja. Estos cantiles bajos asientan arriba tojo, pero está muy quemado del salitre. Así que unamos a tanta precariedad la falta de agarre. Meto los puños en el fondo y empujo. ¡Dios, el terreno se va a mis pies! “¡qué coño hago yo metido en este berenjenal!” me da tiempo a pensar mientras me agarro como si mi vida dependiera de ello (y mal que me pese dependía, para qué nos vamos a engañar…). Os aseguro que no están las cosas para otros pensamientos, que no sean empujar y empujar hasta dar con un leño robusto al que asirse. 

¡Uf, ya estoy libre! Suerte, sin dudas: salvé la caña, aunque con algún desperfecto; perdí el cebo, algo providencial para encarar el retorno con suficiente tiempo; pude remontar, con cierto estrés, pero pude…cambiarse, una cerveza reparadora y un asado de costillas para desentumecer, sin olvidar un combinado con tónica para restañar heridas. Mañana será otro día… 

En fin, amigos míos, una historia corriente en estas aventuras pesqueras. Plena de errores, que no suelo cometer…pero el que esté libre de pecado…os quedáis cortos si pensáis que estoy loco…