miércoles, 24 de junio de 2015

HGS Vs AR-C





No sabría poner uno por encima del otro. Haciendo medidas que comparan las prestaciones en distancia con el peso del señuelo, el Shore Line Z 140LD-S sale mejor parado, pues acaso sea el plug más lanzador del panorama actual. Son unos 28 gramos frente a los 32 gramos del Silent Assassin 160F, mucha diferencia  que no se traduce en más prestaciones para el ingenio de Shimano.

Los dos sistemas de transferencia de masa están en la vanguardia de lo que hoy por hoy se está llevando a cabo en el mundo del diseño de señuelos.

Ambos emplean el émbolo cilíndrico montado sobre una guía de acero. El AR-C se contrae mediante la interposición de un muele helicoidal que se comprime durante el momento del lance gracias a la inercia primaria y la fuerza centrífuga subsiguiente.

El HGS ( Hold Gravity System) de Daiwa contiene también un cilindro que se desplaza de manera simple, por gravedad.

El AR-C se sostiene, durante fase de natación, por la propia estabilidad y tensión del muelle ya recuperado y por un tubito plástico que limita el acceso hacia la parte delantera, dejando el émbolo en una situación óptima.

EL HGS retiene el cilindro mediante una pestaña en forma de seta invertida. Aquí hay algún  problema pues  no acaba por retener de la misma manera en todas las ocasiones.

Vemos fotos y comentarios que aclaran algo un tema tan interesante.


HGS


 En teoría incorpora dos topes amortiguadores, pero en esta unidad no los he visto, pese a que fue abierta con cuidado.  Hay una placa basal que da un mejor balance.


 En la posición delantera, la pestaña superior retiene con suavidad el émbolo.





AR-C








 El pistón principal es un poco más pesado en el Z-140










jueves, 18 de junio de 2015

Daiwa Lateo 110 MH Q



Ya he probado la caña. Primero, constatar que, como a mí me gusta, hay correspondencia de datos. La he pesado y da lo que Daiwa consigna en su web oficial (http://www.daiwaweb.com/jp/fishing/item/rod/salt_rd/lateo/), esto es: 210 gramos. Empezamos bien.



Albergaba otra incógnita: la composición del anillado. La duda me la planteaba el montaje que esta serie Lateo en Australia. Allí montan el anillo de alconite. Pero no, como debía de ser, esta colección, montada en Vietnam todo hay que decirlo, viene con las SIC oficiales. La diferencia es tan notable que solo por eso ya merece la pena la caña (teniendo en cuenta el precio de estas últimas, y  la calidad, muy superior a las alconite). Luego hablamos más acerca de anillas, pues la calidad pasa con nota, pero el montaje elegido podría ser mejor.



Mirad, el grip es simplemente maravilloso. Un foam de alta estofa, un portacarretes “oval” (oval reel seat)  tipo morethan preciso y cómodo. No sobran  detalles y colores  que trasmiten calidad y, por qué no decirlo, sensación de algo bien hecho, de gama alta.

Una MH verdadera, estupendamente calibrada. Prontamente se nota la diferencia entre una H como la Apia R&S 110 H y esta lateo.  Así que, por C.W. y potencia también hay que reconocer que daiwa no engaña ni un palmo.

Bueno, vamos por partes:

Denominación:

Daiwa lateo 110MH Q



Dimensiones, peso:

334,5 cm ( desde extremo anilla puntera hasta talón)

210 gramos (168 +42)







 Grip:

Perfecto. Foam negro. Partido, con un talón largo de unos 29centímetros centímetros entre pie del carrete y talón. Para una MH de 11 pies y solo 210 gramos es perfecto. 



El porta carretes (reel seat) oval es un diseño que ha salido redondo. Ajusta a la perfección y es muy ergonómico. Además es bonito y encaja muy bien con el conjunto. 



Anillas:

8+tip

1 KWSG
1KLSG
6KTSG

No lo comprendo bien, y me supuso una sorpresa al ver la caña. Me parecen demasiadas KT. Por una parte me alegro, pues son más resistentes que las L (dobla con mayor facilidad) pero no guardan progresión  que debería llevar en cuanto a diámetros de la ventana. Porque pasamos de una KWSG  que debe ser una 25 o 30 a una KLSG solitaria que debe ser una nº 14 y luego 6 KTSG  iguales.

No me gusta. Iría con más progresión colocando al menos 3 KLSG 20-16-14 y luego ya podría acoplar en tip 4 KTSG todas 10 o bien 2 del nº 12 y dos del 10 (o 10/8 respectivamente, no hay problemas).
Agradeciendo de antemano a Mon 67 que introdujera el tema en el debate ( ver comentarios), reconozco que no se me ocurrió pensar en ello, se me pasó. Porque  luego me vinieron varios ejemplos de cañas (ver serie huntaway PE de major craft y similares) que emplean las KT de esta manera, en línea seguida con puente muy bajo y una anilla más grande ( en la Lateo Q la KWSG). El sistema lleva años en el mercado y parece que es eficiente para líneas PE. El caos es que no tenía ni idea que la Lateo Q había optado por algo similar y me desorientó totalmente.
Una vez  dicho esto y sometida al caña a una praxis intensa, y teniendo en cuenta la calidad de estas SIC, la línea sale perfectamente y la pérdida de distancia o la sensación de roce del braid tampoco se notan mucho. 

Blank:

Utiliza la clásica fibra de carbono High Volume Fiber (HVF) que es algo menos densa que la superior SVF (y menos que la bestial Súper SVF de la serie branzino), que ya se encuentra en modelos de hace años, pero sigue vigente. Con un contenido del 97 % de carbono, el blank debe estar muy afinado. Pero sólo podemos aligerar incrementando módulo y reduciendo resinas, no hay otra vía hoy por hoy. 



Ante tal panorama,  ya que conseguimos un tubo ligero pero que puedo fracturar, lo que se hace es incorporar en el mandril dos capas  de fibra   en un ángulo de 45 grados. Un X45 que bueno, ya no es  signo de modernidad, pues se ve en blanks de otros fabricantes. Pero consigue limitar la torsión y reforzar el conjunto. O eso dicen…

Acerca del módulo no he conseguido información, por lo que me siento - y esto es habitual- muy perdido, ante datos que me gustaría conocer y que no están disponibles en la información a la que tengo -tenemos- acceso. ¿30Tn? es lo que hay…
C.W:

En este apartado comprobamos enseguida que es una MH auténtica. Las diferencias con una H (como la apia) se notan a la primera de cambio, pese a que un C.W. 12-60 pueda parecer no tan alejado de un 14-70. Pero sí que lo está, pues con la MH empezamos a encontrar el tramo óptimo con señuelos de 25-30 gramos, que a la H le cuesta más cargar. Legados al tramo 55-65 ya topamos con un límite claro (la apia 110H se carga con gran fuerza usando pesos de 70-75 gramos)

Potencia:

El butt es muy potente y con reserva, pero no dispone del par que esperaba, pues presenta una zona, cercana al final donde está la anilla KWSG un poco más blanda. Claro, es una MH pero pensé que el blank iba a ser más “duro” y amansarse a partir del comienzo del tip. Hay que considerar que el modulo es menor que en las SVF y en algún lado tiene que repercutir.

Acción:

Teniendo en cuenta lo anterior, es más complicado valorar la acción, que más bien es, como dicen los japoneses,  regular, antes que fast.

Sensaciones:

Estupendo acabado, especificaciones japonesas y montaje en Vietnam. Calidad, precio y prestaciones, para una serie de cañas que Daiwa lanzó en el año 2013, quizá para apurar las posibilidades de tan longevos blanks como los HVF, haciendo una mejora y pulido de los mismos.

Me quedan en el tintero datos que he de comprobar, y corroborar algún otro. Nos vemos para contarlo y deseo que acompañados de un estupendo robalo.

domingo, 14 de junio de 2015

Tiempo de esperanza.

Aquellos que gozáis del privilegio de poder mirar el océano desde la costa noroeste, con seguridad os encontráis esta temporada disgustados por el mal tiempo que acaece. Son meteoros típicos de verano, que hacen neutralizar la onda de fondo atlántico y dejan un panorama aciago para la práctica de nuestra disciplina. 

Podemos intentar, y tener suerte en ello, la pesca en superficie; pero hay escasez de lubinas, una merma que es consustancial a la sobreexplotación que día y noche comprobamos en el litoral. Con todo, es posible disfrutar de otras maravillas que nos ofrece este apasionante deporte: una puesta de sol memorable desde una playa coruñesa, en la que una caminata nos ayuda a desengrasar; unos lances crepusculares, apurando  todos ellos, siempre con la ilusión puesta en ese ataque al paseante, que no llega y son las diez...en fin, recordar con cariño la última captura, que seguramenate no será la última, a poco que cambie el panorama atmosférico.  

Yo poco puedo hacer, como no sea volver a mostraros lo que unas simples instantáneas puedan trasmitir, porque la visión directa siempre es más emotiva, donde los fotones impactan directamente sobre la retina y esos aromas se cuelan haciendo cosquillas agradables en nuestras fosas nasales...












sábado, 13 de junio de 2015

Esperando, desesperado, el mar robalero; y de paso, esperando la Daiwa Lateo 110 MH Q



Aunque disfruto como un niño con zapatos nuevos, en cierta forma me disuade hurgar entre las colecciones de gama alta de los principales creadores nipones. Aún y todo, estuve haciendo una comparativa entre algunos modelos. Buscaba una MH de +- 11 pies, ligera, potente y lo más económica posible. Para no manteneros en vilo, ya adelanto que al despejar la ecuación salió el resultado que me esperaba: Daiwa Lateo 110 MH Q (12-60/210/32500)*, no hay nada que hacer…

El máx C.W son 60 gramos, perfecto. Y el blank es similar al que monta el modelo labrax AGS. Paso de las anillas AGS, y de pagar 20.000 yenes más y además no hay una 110, sí una 106MH. (12-60/195/52000)

Aunque los 50-55 gramos de máximo rendimiento en C.W (que es  un poco el más común ente las MH de calidad) son algo escasos (ya que valoro este factor en función de mis necesidades y mis vinilos favoritos pesan  algo más de 55 gramos), tampoco esta traba iba a suponer mucho.

Porque me encantan cañas como la G-Craft Seven sense Moss 1102 MF+ (max55/246/61000). Carbono de 45 Tn en butt y un blank ya veterano pero que debe ser absolutamente perfecto. Ahora viene con montaje de anillas T-K. 

Las Fuji Titanium encarecen estos modelos, en este caso hasta los 60.000 Yenes (unos 440 euros). Hacemos el cálculo de costes (transporte y aduanas) y nos llevan a cifras cercanas a los 600 euros, un montante que no estoy en condiciones de asumir en la actualidad. Así que sueño roto, porque me gusta estrenar cañas cada cierto tiempo y este es un desembolso exagerado.

Pero no queda aquí la cosa, porque la  Aims Black arrow Rock Face ultimate 110 MH (12-55/235/73000)  debe ser maravillosa, pero el precio es disuasorio.

La Apia 116 M (10-56/227/35900) tampoco me desagrada. Con un C.W adecuado, aunque algo justo para mis requerimientos en la parte alta, es ligera y  con un precio asumible. Pero ya tengo la 110 H y no me quería repetir, a pesar de estar muy satisfecho con las prestaciones de estos blanks R&S.

Buscando más, pues cañas tan alucinantes como la Daiko innocent 110 MH (12-65/216/56000) y  la ripple fisher Avarice 110MH (max45/ 218g/ 64,050)

En esta alta gama, la Daiko es la que más (por potencia y peso) se acerca a lo que busco, pero es un precio alto. Es lo que pasa con todas estas colecciones, que el montaje de anillas T sube mucho el precio.

La  S1102MH (12-56/255/31000) de la colección Furious es impecable, pero  fijaros el peso, casi 50 gramos más que la Lateo…

 Al final de este proceso,  que marea más que ilustra, opté por el valor seguro del blank HVF de Daiwa, qué le vamos a hacer. Ahora a esperar la llegada, y el correspondiente paseo por los despachos de la aduana…

Ya os contaré, colegas, y que el mar  se torne bravío, y que los robalos se apoderen de la costa, que el tiempo pasa y nos hacemos viejos; y deseo seguir deleitándome, durante algunas temporadas más,  con los placeres de la pesca de esta especie tan apasionante.


* Detalles corresponden a (C.W./peso/precio), todos los datos suministrados por fabricante en sus webs oficiales.

lunes, 1 de junio de 2015

Robalete al cambio



Duermo mal, vamos dormito pero no descanso lo suficiente. Me cuesta madrugar, cada vez más. La mañana fue agradable, de paseo por la playa de Frejulfe con Pepe. Unos lances, para comprobar cómo hoy tampoco habría que anotar capturas. Así que, robalizas  con dni asturiano, cero.


Ya en Coruña no me acomodé, pese al cansancio que mi cuerpo notificaba.  Con cambio de tiempo, ya acobardado de tanto e insufrible nordeste, busqué el rumbo preciso, por la zona más cercana. Algún robalo queda por esos lares, pese al trasiego de barcos dedicados al embalo.

Mutaba el tiempo y también las lubinas quisieron hacer sus recorridos. Empecé pescando unas cuantas de tamaño juvenil, salvo una (que vemos en vídeo) un poco más talluda. Pero no había otra “cosa”, pese a una serie de lances que se siguieron de un reposo, tal era el dolor de hombro y codo…




Necio hasta la sepultura, eso sí que soy. Para lo bueno y lo malo, en la salud y la enfermedad…Así que fui a romper el aciago pronóstico, a una postura que desde finales de 2012 (y ya es tiempo) me da capote tras capote.

Pero bueno, en un tercer lance preciso, casi encima del bajío, allá donde sé que un canal sirve de reposadero a nuestras amigas, ahí noté el tirón. No se entregó fácilmente, la condenada. Un robalete muy bonito, que no zafó del Silent Assassin 165, para su desgracia y mi regocijo.



Lo que fue, es…

La vida es así, hoy perdió el pez, mañana perderé yo…