lunes, 28 de diciembre de 2015

Salvando el hecho de que se trata de dos señuelos muy diferentes, diré que el flat backer es un acierto ejemplar de Megabass y el Marine Gang 120S, pues simplemente un buen minnow.

Juzguen ustedes, pero la acción, siendo poderosa y activa, no lo es más que la ofrecida por muchos señuelos con los que puede competir. Me entusiasma el sasuke 120 (IMA) y el surface wing (jumprize), por ejemplo, y que relaciono porque los usé en las mismas condiciones de pesca.




El "Marine" 120 S es de hundimiento lento. Mantiene un correcto W&R, pero a baja velocidad me ha extrañado que en ocasiones parece desfallecer, sin aportar un movimiento adecuado.

Pero hay un "arma" que este plug atesora: capacidad en distancia. El aplomo con que el sistema LBO es capaz de proyectar a este pez artificial de 22 gramos alcanza altas cotas. Tanto que solo he conseguido registros superiores en 2 -3 manivelas (Shimano aero AR-C 4000XG) con el modelo 140F ( 26 gramos), y esto es mucho decir.

Sea lo que fuera, es un hardbait que suma cualidades a la vasta colección de señuelos lubineros. Toma posiciones dentro de mí selección. Ahora espero la llegada del Marine Gang 140 S. Tengo muchas -y buenas- expectativas en esta variante, de 28 gramos.




https://youtu.be/APOj4fLbf44

domingo, 27 de diciembre de 2015

Puedo atestiguar que he vivido épocas muy buenas en la pesca de la lubina. De un tiempo a esta parte estamos en horas bajas. Y me temo que el futuro es incierto, pero más bien con enfoque pesimista.

Las aguas presentan gradientes de temperatura inusuales para la estación del año. Pensar que esto no va a afectar al comportamiento de las especies marinas es de incrédulos.








Así todo, me vale con el paseo que, siempre que estoy en mi querida tierra de Barcia, forma parte irrenunciable del guión. Portizuelo, de día como de noche, lloviendo o de secano...es una playa maravillosa.



El mar está bien, muy adecuado. Y no escatimé en lances a las mejores aguas. Usé una gama amplia de plugs. Pero sin comensales, da igual caviar que patatas pobres.







sábado, 26 de diciembre de 2015

Alguna partida sin la suficiente intensidad. Tanta escasez de lubinas plantea la necesidad de incrementar la dedicación o someterse al destino y la "suerte". De lo primero encuentro que no dispongo del suficiente tiempo; en la suerte, definitivamente no creo.

En los spots que he visitado sólo he tenido contacto con lubinas menores, salvo una un poco más crecida. De grandes róbalos, nada de nada, lo cual ya me preocupa. Como carezco de respuesta, pues nada, a seguir intentándolo, aunque tal vez tenga que cambiar la " fórmula " mágica, je,je.

El tiempo sigue mostrando un extraño comportamiento. Temperaturas altas para la época, vientos continuos de tercer cuadrante y mar de fondo de noroeste.

No anima a la roballiza, pero a cambio crea un ambiente agradable para la pesca y luces muy adecuadas para plasmar la belleza de nuestra costa. Alguna de esas imágenes, que inundan y alimentan mi imaginación, os dejó aquí.

















miércoles, 23 de diciembre de 2015

Deseo que empresas como Megabass sigan manteniendo el gusto por la innovación. Teniendo en cuenta la calidad de componentes y acabados y lo que deberíamos abonar a cuenta del esfuerzo I + D,  hasta me parecen baratos.

La versión Sinking del Marine Gang 120, abunda en esa capacidad técnica, que dota a este hardbait de una estabilidad y una elasticidad de movimientos notables.

Con 22 gramos y un diseño tan aerodinámico, los lances, gracias a la potencia suministrada por el sistema LBO, siempre son largos. Debemos acostumbrarnos al fuerte golpe del pistón, que no es moco de pavo.

Luego, los rodamientos facilitan la traslación del mismo y su asentamiento en la zona delantera dejando un centro de gravedad que genera una acción poderosa y tremendamente ágil a la menor sugerencia de nuestra muñeca.

En fin, una criatura casi perfecta y una gama de estudiados colores con los que testar nuestros spots favoritos.







viernes, 18 de diciembre de 2015

Como habituaba durante las primeras etapas del blog, me apetece contar, sea a vuelapluma y sin más intención que la de compartir las experiencias de la vida, las impresiones que me ha entregado este año 2015.

La pesca se vuelve más y más complicada. Por mucho que técnicas, materiales y conocimientos vayan mejorando, la escasez reiterativa de peces en el mar nos hace volver a la cruda realidad.

He dispuesto de oportunidades. Las lesiones me han dejado practicar esta pasión. Hombros, rodillas, espalda...todo está envejecido y me causa padecimiento ; pero con todo, sí he podido lanzar, y lanzar, y lanzar...

He viajado a spots que llevaba tiempo sin ver; he contemplado maravillosas puestas de sol; he tenido la oportunidad de probar diversos materiales; he disfrutado de la pesca compartida, con excepcionales personas; y sobre todo, he visto a mí hijo pescar su primer pez, un hecho que consideraba impensable hace años.

Las grandes lubinas, muy difíciles. No obstante, tuve encuentros seguidos antes del verano. Y luego, con cuentagotas, algún róbalo peleón.

Pero el comienzo de año, hasta marzo, fue eminentemente sarguero. Dediqué horas de esfuerzo, que me fueron bien recompensadas. Hubo sargos, en cantidad y calidad. Sin dudas, este ejemplar se lleva la palma, aunque no fue el único que puso a prueba la resistencia de la caña.


Y otros que, sin dudas, me han regalado intensas emociones.








En cuanto a la lubina se trata, una temporada que sigue escenificando un crudo panorama. La arribada al veril , escasa y rara. Demasiados aparejos profesionales y un comportamiento que las ha mantenido a distancia de la costa.

No obstante, hago recuento de un puñado de buenos róbalos, muy solitarios pero que plantaron cara a los equipos que he usado. Como referencia del año, está hembra, de unos 92 cm, que no llegó por bien poco a los 7 kilogramos, dada su delgadez.



Y otras que, sin llegar a tanto, sí consiguieron llevarme a ese estrés tan deseado:














He compartido momentos con pescadores dotados de infinita curiosidad y gran conocimiento y bonhomìa, como Noboru Funakubo. Nuevas amistades.




Y viejos amigos...



Y he probado algunos materiales. Siempre sabe a poco, pues los recursos no lo permiten. 

Ha habido resultados muy positivos, otros menos funcionales y algunos que, por uno u otro defecto, no pasaron las exigentes pruebas a que los someto en condiciones reales de pesca.




La versión vértice del Z 140 S no añade nada nuevo a una excelente creación daiwa. La Apia R&S 110 H, una bestia con un estupendo blank. Y la lateo Q110 MH, una maravilla en calidad/precio.



El balt de ecogear funciona muy bien, pero tiene escasa resistencia. El feed 155 F no alcanza prestaciones esperadas, pero pronto probaré la versión S.


El jugulo 180. Me defraudó por la nula resistencia del babero. Triste para un slim muy capaz.


Todo un salpicón de emociones saladas, que contribuyen a hacer la vida de este humilde bípedo, un poco más agradable.

Sin duda, el mejor momento fue éste:




Te quiero, mí vida...

Y nada más, amigos, desearos lo mejor y que con salud podáis añadir escenas tan sublimes como  éstas a lo vivido; pues todo resulta efímero y ni el presente es seguro...yo he llegado a los 50 años;ahora espero llegar a los años 50...