domingo, 31 de enero de 2016

Con un fuerte temporal se despide este mes de enero. Por la costa, lubinas muy ralas, sin querencia. Ayer lo intenté, de "mala manera" dado lo perturbado del tiempo.

En una zona de resguardo pude echar unos lances. No hubo respuesta, algo que ya forma parte de la cotidianidad del pescador de ribera, por muy apasionado que sea.

 Os dejó una instantánea que refrescará a aquellos que, prudentemente, habéis apostado por permanecer al calor del lar.


2 comentarios:

  1. Haber si pa febrero o marzo ya empiezan a arrimar las lobas. Ya caerán. Ye cuestión de paciencia. Y encima con tu buen hacer seguro que nos sorprendes con buenos ejemplares. Aunque eso sí, la cosa va cada vez a menos. Es una pena.
    Un cordial saludo Carlos.

    ResponderEliminar
  2. En lanzarote también estamos despidiendo enero con fuertes vientos,aunque no puedo quejarme,estamos teniendo un invierno primaveral la verdad.Un saludo a todos.

    ResponderEliminar