lunes, 25 de enero de 2016

Esta temporada me he propuesto visitar zonas de pesca. " Viejos conocidos" spots, algunos de los cuales llevo años sin pisar.




El tiempo pasa y, al caminar por veredas de acantilado que pasaba ágil y alegre hace casi 20 años, me doy cuenta que he envejecido.

La norma general es la ya poco noticiable escasez. Hay pocos róbalos en esas puestas de siempre. Deberían estar a fecha de hoy. Pero no, no aparecen en cantidad.




Estoy " tocando" algún pez. Pero es un " cara o cruz " porque a lo sumó consigo uno o dos ataques. Hoy por la tarde, una embestida a un chivo de 75 gramos, pues no estaba el mar para menos.

Lo sujeto con firmeza, le doy fuerte para meterlo en el canal y se suelta...es lo que hay, queridos amigos. Esperando más cantidad, porque lo poco que "toco" es de calidad, eso sí.


4 comentarios:

  1. Eso de envejecido son "bobaducas"; estàs en un momento òptimo de equilibrio entre un fìsico curtido en mil batallas y la experiencia "master del universo" de otras mil; en fìn ,bajando unos gramos recuperarìas totalmente soltura y prestancia por las piedras -en mi caso asì es- y si no, pues tampoco pasa nada.Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, J.J. eso anima. La última anduve la troha este de corme. Llevaba tiempo sin ir. Me prestó ver las echadas . tuve muy buenos lances a chivo y un guapo róbalo soltó . son listos OS cabrons. Un abrazo. Ando por 108 kilos, una burrada, no sé ni como me meto en tanto berenjenal

      Eliminar
    2. Gracias, J.J. eso anima. La última anduve la troha este de corme. Llevaba tiempo sin ir. Me prestó ver las echadas . tuve muy buenos lances a chivo y un guapo róbalo soltó . son listos OS cabrons. Un abrazo. Ando por 108 kilos, una burrada, no sé ni como me meto en tanto berenjenal

      Eliminar
  2. Cuando uno comienza a "padecer" achaques de la edad, puede comparar con los tiempos pretéritos. Y entonces nos damos cuenta de que ya no somos los mismos. Coincido con J.J.Ares, en que menos peso facilita la labor. Ya sea menos peso en equipo y señuelos, o en uno mismo. Eso sí, el desayuno no se perdona.
    Saludos

    ResponderEliminar