domingo, 3 de enero de 2016

No está para ir de pesca, pero me puedo alegrar de contemplar el temporal. Es tan necesaria la limpieza y regeneracion, que estos intensos meteoros de invierno suenan como algo normal.

La ilusión la mantenemos, con independencia de tan pertinaz escasez de lubinas. La ola de fondo y tan poderoso vendaval logran la veda natural, ya imprescindible.

Estas fotos no dicen la verdad de cómo sopla ahora el sudoeste, de cómo se levantan rociones de espuma desde alta mar hasta la costa...







No hay comentarios:

Publicar un comentario