miércoles, 17 de febrero de 2016




En época de temporales y de tiempo libre tasado, la suerte manda mucho. No poder elegir condiciona, pero es lo esperable en una vida cargada de responsabilidades.

Me " escapo"  cuando puedo, y siempre me parece poco. Está modalidad cada temporada es más exigente, por causa de tan claro declive.

En un período tan corto de tregua, aguado hoy a mediodía con la entrada de otro frente, echar un par de lances tardíos compensa, a duras penas, tan contenida pasión.

Da gusto ver el sol, tan oculto estas semanas. Y siempre aparece el momento ideal para tirar de cámara del smartphone.

Este sábado tendré a mí disposición una tarde entera. Espero que la meteorologia me regale un paréntesis y un encuentro con algún róbalo...



4 comentarios:

  1. Carlos,tengo amistad con Cronos; le voy a decir que te de cuartelillo, que te eche un cable para que te conceda más tiempo de ocio por toda la dedicación de categoría que le das a la hermandad de los exageraos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por detalle, José Manuel, ja,ja. Tengo un mono que creí es compartido,je,je. El próximo roballo te lo dedicó.

      Eliminar
    2. Gracias por detalle, José Manuel, ja,ja. Tengo un mono que creí es compartido,je,je. El próximo roballo te lo dedicó.

      Eliminar
    3. ¡Hombreé! Si me dedicas el robalo le pido del tirindoli la jubilación anticipada, pero no vaya ser que dejes el Cantábrico seco... Moderación.

      Eliminar