lunes, 28 de marzo de 2016

El mar está pasado, y me alegro por cuanto le pueda ir de bien a la lubina. Eché dos lances en zona muy protegida, pero no insistí.

Como práctica habitual en los chivos, el rascado para dar brillo al plomo.Acostumbrarnos al respecto es buena opcio, pues más de un roballo notará la diferencia.







4 comentarios:

  1. Veo que has conseguido alguna unidad más del Biga Mackerel.Yo,habitualmente,suelo llevar siempre uno en la riñonera,aunque lo cierto es que hasta la fecha,no me ha proporcionado ninguna alegría ,aunque no desespero de que el día menos pensado salte la liebre.

    Saludos,Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justo, no hace milagros pero casi, je,je. La cabeza hace mucho y este color es cazalubinas. Pero cuando se acabe buscaré otras combinaciones. Voy a probar los savage 3D sardine y los Daiwa duck fin live shad a ver qué tal. Un saludo, nin.

      Eliminar
  2. Ahí están (como la Puerta de Alcalá) los desaparecidos y codiciados “biga mackerel”con sus cabezas que parecen que tienen (con algunos chocazos) más vuelos que la flota entera de Iberia.
    Envidia cochina es lo que me da cuando veo esas vistas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José, estos días pasados de agua,je,je, pero es un placer pasear por la costa noroeste. Los biga mackerel especie extinta, una pena. Me compraría 1000. Un saludo.

      Eliminar