viernes, 18 de marzo de 2016

Fui un rato. Probé la caña. No cansa, potente y muy vinilera. Hacía frío. Las lubinas no comían y yo tenía hambre. Unas fotos a detalle y para casa.










1 comentario:

  1. Así, así se hace, pa casita del tirón, sin repostar, ja. Tu y la lubis con el compás cambiao... La caña, virguera, virguera ¡Que chula!
    Saludos, Carlos.

    ResponderEliminar