miércoles, 16 de marzo de 2016

Hace falta dar marcha atrás al reloj un año para que retorne a la memoria ese luctuoso día.

Yo andaba lanzando por la bahía y al llegar a casa me llegó la triste noticia.

No ha habido un día de pesca por el Seixo blanco en que no viniera a mí.
No eramos amigos, pero si compañeros de afición y de alguna tertulia a pie de cantil, por Dexo.

Un recuerdo para su familia. Su esposa y sus hijos tan pequeños le recordarán con dolor en estos días.

Acompaño ( presumo de su autorización) enlace al blog de sus colegas.

¡Qué pena de joven!

http://vareandoporelatlantico.blogspot.com.es/search?updated-min=2015-01-01T00:00:00%2B01:00&updated-max=2016-01-01T00:00:00%2B01:00&max-results=2&m=0



4 comentarios:

  1. ¡Ufff! Conmociona su corta historia tela Carlos; al mismo tiempo, tristemente de nuevo, nos recuerda el potencial peligro que tiene la mar y que todas las precauciones que tomemos son pocas.
    Un fuerte abrazo para su familia y amigos.

    ResponderEliminar
  2. Me impactó mucho, por la historia de munain, de tanta lucha y luego perder la vida así, tan cerca de mí. La vida es tan dura e injusta...

    ResponderEliminar
  3. He leído Carlosel artículo de sus amigos de pesca y la verdad es que es muy triste perder la vida tan joven. El mar no perdona y más en esas zonas tan delicadas de Dexo y que tu conoces bien, pero hay que seguir siempre a pie de costa en alerta.


    Un saludo Carlos, mi pésame a familia y amigos

    ResponderEliminar
  4. Lamentable la pérdida de una vida en plenitud. Al menos,murió haciendo lo que amaba.Desde luego,ésto no será consuelo para sus allegados,y ,ciertamente,es un lugar común que se suele repetir siempre en estos casos,pero,no por ello,deja de ser menos cierto.

    Descanse en paz

    ResponderEliminar